170

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - News -

si­cas o men­ta­les.

En la lí­nea de los es­can­di­na­vos, en 1994 Sue­cia ya con­ta­ba con le­yes con­tra la dis­cri­mi­na­ción de dis­ca­pa­ci­ta­dos en el tra­ba­jo, su­ma­do a ello, en 2008 fue par­te de la Con­ven­ción so­bre los de­re­chos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, de la ONU, en 2008. Cua­tro años más tar­de desa­rro­lló un pro­gra­ma que in­vo­lu­cra a es­pa­cios pú­bli­cos, in­fraes­truc­tu­ra en em­pre­sas y es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les, las cua­les ve­lan por la in­te­gra­ción de in­di­vi­duos que tie­nen de­fi­cien­cias fí­si­cas o men­ta­les.

En cam­bio, con el mé­to­do de sis­te­ma de cuo­tas, Por­tu­gal exige al me­nos un 2% de em­plea­dos con dis­ca­pa­ci­dad en el sec­tor pri­va­do y un 5% en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Ini­cia­ti­vas que apor­tan a la me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da de los 17,4% de los por­tu­gue­ses con esa mis­ma con­di­ción, se­gún ci­fras de la Or­ga­ni­za­ción Ibe­roa­me­ri­ca­na de Se­gu­ri­dad So­cial. En ese con­tex­to, el Es­ta­do por­tu­gués rea­li­za ca­pa­ci­ta­cio­nes pro­fe­sio­na­les y pla­nes que otor­gan in­cen­ti­vos a los tra­ba­ja­do­res y em­plea­do­res en la in­cor­po­ra­ción de per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes.

Los lu­si­ta­nos tam­bién in­te­gran en sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas as­pec­tos co­mo la do­ta­ción de in­for­ma­ción so­bre pues­tos de tra­ba­jo, orien­ta­ción vo­ca­cio­nal pa­ra in­cor­po­rar de for­ma efi­cien­te a los dis­ca­pa­ci­ta­dos y tam­bién sub­si­dios com­pen­sa­to­rios des­ti­na­dos a em­pre­sas.

Es­pa­ña es re­fe­ren­te en in­clu­sión la­bo­ral en His­pa­noa­mé­ri­ca, ya que ade­más de es­tar sus­cri­ta a tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les en es­ta ma­te­ria, el 29 de no­viem­bre de 2013 el go­bierno de Mariano Ra­joy pro­mul­gó la Ley Ge­ne­ral de de­re­chos de las per- Paí­ses es­tán en la Con­ven­ción so­bre los de­re­chos de PeSD, ade­más la UE y la OIT tra­ba­jan en me­jo­rar las con­di­cio­nes de es­tas per­so­nas, con el fin de fo­men­tar su in­cor­po­ra­ción al mer­ca­do la­bo­ral. so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y de su in­clu­sión so­cial. Agre­gan­do en ella, una ley de cuo­tas pa­ra las em­pre­sas con más de 50 per­so­nas, las cua­les de­ben te­ner al me­nos un 2% de sus tra­ba­ja­do­res en aque­lla con­di­ción.

Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Reino Uni­do tam­bién po­seen po­lí­ti­cas de no dis­cri­mi­na­ción ha­cia los dis­ca­pa­ci­ta­dos. En el ca­so es­ta­dou­ni­den­se se ge­ne­ran con­di­cio­nes de in­cen­ti­vos a las em­pre­sas me­dian­te pre­mios a las com­pa­ñías que in­cor­po­ren de ma­ne­ra in­te­gral a los ex­clui­dos del mer­ca­do la­bo­ral. Po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na que se com­ple­men­ta con la ley “Es­ta­dou­ni­den­ses con Dis­ca­pa­ci­da­des”, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la pro­tec­ción le­gal an­te cual­quier ti­po de dis­cri­mi­na­ción, en con­jun­to a una su­ma de con­di­cio­nes que per­mi­tan la par­ti­ci­pa­ción y, con ello, el au­men­to del em­pleo de dis­ca­pa­ci­ta­dos.

Sin em­bar­go, a pe­sar de que hay paí­ses lí­de­res en in­clu­sión la­bo­ral, la ta­sa de em­pleo de los dis­ca­pa­ci­ta­dos se­gún da­tos de la OCDE, si­gue sien­do ba­ja, ya que el 44% de los in­di­vi­duos es par­te de la po­bla­ción ocu­pa­da, ci­fra que mar­ca una di­fe­ren­cia de un 31% con per­so­nas que no cum­plen es­ta con­di­ción.

Se­gún ci­fras de la OMS, un 53% de los hom­bres dis­ca­pa­ci­ta­dos po­see em­pleo y un 20% en el ca­so de las mu­je­res, lo cual se tra­du­ce en una bre­cha de 12 y 10 pun­tos fren­te al pro­me­dio del mer­ca­do la­bo­ral. P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.