El mi­nis­tro del Tra­ba­jo, Ni­co­lás Monc­ke­berg, en­tre­ga su pun­to de vis­ta

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - Portada - —por NI­CO­LÁS MONC­KE­BERG— Mi­nis­tro del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial

UNO DE LOS PRIN­CI­PA­LES desafíos ac­tua­les di­ce re­la­ción con la in­ser­ción de per­so­nas que, aten­di­da su con­di­ción o ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les, se ven mu­chas ve­ces mar­gi­na­das del mer­ca­do la­bo­ral, lo cual no só­lo afec­ta a di­chas per­so­nas, sino que res­ta al mun­do del tra­ba­jo de un apor­te sig­ni­fi­ca­ti­vo de in­te­gra­ción y ri­que­za de su te­ji­do so­cial.

Las le­gis­la­cio­nes del mun­do y dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, se han ocu­pa­do de es­te te­ma, sien­do hoy su prin­ci­pal desafío la in­clu­sión la­bo­ral de per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad.

Las so­lu­cio­nes que se han da­do a lo lar­go del tiem­po han si­do muy va­ria­das, pa­san­do por el he­cho de in­cor­po­rar es­ta con­di­ción den­tro las ra­zo­nes con­si­de­ra­das co­mo dis­cri­mi­na­ción, has­ta la adop­ción de me­di­das de in­cen­ti­vo tan­to pa­ra el sec­tor pú­bli­co co­mo pa­ra el sec­tor pri­va­do.

Se­gún el II Es­tu­dio Nacional de la Dis­ca­pa­ci­dad, el 20% de las per­so­nas de 18 años o más, es de­cir 2.606.914 per­so­nas, se en­cuen­tra en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad en nues­tro país. El 56% de las per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad le­ve a mo­de­ra­da y el 24,3% de las per­so­nas en si­tua- ción de dis­ca­pa­ci­dad se­ve­ra par­ti­ci­pa en el mer­ca­do la­bo­ral.

Fren­te a las preo­cu­pan­tes ta­sas de de­socu­pa­ción de las per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad, mu­chos paí­ses han pro­mo­vi­do –vía ley– la in­cor­po­ra­ción de cuo­tas obli­ga­to­rias de con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­res en es­ta con­di­ción, no sien­do Chi­le una ex­cep­ción. Es así co­mo du­ran­te el año 2017 apro­ba­mos por una­ni­mi­dad la ley 21.015 que fun­da­men­tal­men­te es­ta­ble­ció una cuo­ta mí­ni­ma obli­ga­to­ria de con­tra­ta­ción de per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad de un 1%, tan­to en las em­pre­sas de 100 o más tra­ba­ja­do­res co­mo en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas con una do­ta­ción anual de 100 o más fun­cio­na­rios o tra­ba­ja­do­res.

Es­ta nue­va nor­ma­ti­va co­men­za­rá a re­gir a par­tir del pró­xi­mo pri­me­ro de abril. Es im­por­tan­te des­ta­car que, con­jun­ta­men­te con es­ta­ble­cer un sis­te­ma de cuo­tas, re­gu­la me­ca­nis­mos de cum­pli­mien­to al­ter­na­ti­vo que di­fe­ren­cian el ré­gi­men es­ta­ble­ci­do pa­ra el sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do. Ello, por­que es­ta po­lí­ti­ca pú­bli­ca en su fa­se pri­ma­ria, tie­ne en con­si­de­ra­ción aque­llas em­pre­sas o ser­vi­cios que pue­den pre­sen­tar di­fi­cul­ta­des en la im­ple­men­ta­ción in­me­dia­ta de la in­clu­sión vía con­tra­ta­ción, por lo que la ley con­tem­pla me­ca­nis­mos que per­mi­ten que la or­ga­ni­za­ción ade­cue su in­fraes­truc­tu­ra, o en al­gu­nos ca­sos sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos pa­ra ge­ne­rar una in­clu­sión que per­du­re en el tiem­po. Uno de los pro­ble­mas que se tra­ta de evi­tar, es la im­po­si­ción de una ley que no de­je es­tos már­ge­nes y, co­mo ha ocu­rri­do en la ex­pe­rien­cia es­pa­ño­la, los em­plea­do­res se vean for­za­dos a sim­ple­men­te pa­gar un suel­do a una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad en un con­tra­to inexis­ten­te con el so­lo fin de cum­plir la nor­ma.

La in­clu­sión es un gran desafío pa­ra los paí­ses que nos obli­ga a ir mu­cho más allá de una so­la ley de­cla­ra­ti­va, nues­tra ta­rea a par­tir de aho­ra es ha­cer más com­pa­ti­bles los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos con una cul­tu­ra de in­te­gra­ción y la in­clu­sión al in­te­rior de la em­pre­sa y el tra­ba­jo, ése es el se­llo que el Pre­si­den­te Se­bas­tián Piñera nos ha pe­di­do im­pri­mir en es­ta eta­pa de im­ple­men­ta­ción de es­ta le­gis­la­ción.

Es­te es un pri­mer pa­so de enor­me im­por­tan­cia, co­mo to­da le­gis­la­ción de­be­mos es­tar per­ma­nen­te­men­te eva­luan­do su im­ple­men­ta­ción e in­clu­so si se re­quie­re ana­li­zar per­fec­cio­na­mien­tos de la nor­ma, pe­ro sin du­da da­re­mos a una po­lí­ti­ca pú­bli­ca con ca­pa­ci­dad de crear nuevas reali­da­des más vir­tuo­sas, ge­ne­ro­sas y hu­ma­nas.

Un se­gun­do desafío fun­da­men­tal que abor­da­re­mos pa­ra te­ner un mer­ca­do la­bo­ral mu­cho más in­clu­si­vo, es ge­ne­rar una ma­yor adap­ta­bi­li­dad en las nor­mas la­bo­ra­les, que eli­mi­ne o mo­ri­ge­re lo más po­si­ble los obs­tácu­los que la le­gis­la­ción la­bo­ral ge­ne­ral pro­vo­ca en es­tos tra­ba­ja­do­res prin­ci­pal­men­te rem­pla­zan­do la ri­gi­dez de las jor­na­das de tra­ba­jo ge­ne­ra­les por una que com­bi­nen el tra­ba­jo pre­sen­cial y desde el ho­gar, así co­mo el tra­ba­jo con apo­yo, que ha da­do muy bue­nos re­sul­ta­dos en al­gu­nos paí­ses.

Sin du­da los desafíos que plan­tea es­ta nue­va reali­dad, van en el ca­mino de crear una cul­tu­ra la­bo­ral in­clu­si­va que for­ma par­te sus­tan­ti­va de los tiem­pos me­jo­res por los que es­ta­mos com­pro­me­ti­dos pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res y em­plea­do­res de nues­tro país.

La in­clu­sión es un gran desafío pa­ra los paí­ses que nos obli­ga a ir mu­cho más allá de una so­la ley de­cla­ra­ti­va, nues­tra ta­rea a par­tir de aho­ra es ha­cer más com­pa­ti­bles los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos con una cul­tu­ra de in­te­gra­ción y la in­clu­sión al in­te­rior de la em­pre­sa y el tra­ba­jo, ése es el se­llo que el Pre­si­den­te Se­bas­tián Piñera nos ha pe­di­do im­pri­mir en es­ta eta­pa de im­ple­men­ta­ción de es­ta le­gis­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.