La lu­cha por es­tar en las al­tas es­fe­ras

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - ESPECIALES - Un re­por­ta­je de DANIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

Aún exis­ten mu­chas ba­rre­ras cul­tu­ra­les pa­ra que las mu­je­res lle­guen a al­tos car­gos de de­ci­sión en las com­pa­ñías, pe­ro una se­rie de ini­cia­ti­vas pri­va­das, pú­bli­cas y de or­ga­ni­za­cio­nes es­tán, de a po­co, que­bran­do es­ta bre­cha y de­mos­tran­do con re­sul­ta­dos y es­tu­dios por­qué es me­jor que ca­da vez más exis­ta pre­sen­cia fe­me­ni­na en di­rec­to­rios y ge­ren­cias.

SE­GÚN el Ran­king Mu­je­res en la Al­ta Di­rec­ción 2018, de Co­mu­ni­da­dMu­jer y Vir­tus Part­ners, so­lo el 6,4% de los in­te­gran­tes de di­rec­to­rios de las prin­ci­pa­les em­pre­sas del país son mu­je­res, ci­fra in­clu­so me­nor a la re­gis­tra­da en 2017, de 6,9%. Ade­más de la si­tua­ción a ni­vel eje­cu­ti­vo, el país re­gis­tra una de las me­no­res ta­sas de par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral fe­me­ni­na de Amé­ri­ca La­ti­na, que lle­ga al 43%, se­gún da­tos de Mi­chael Pa­ge de abril de 2017, ver­sus el 54% pro­me­dio de la re­gión.

Es­te es uno de los desafíos que tie­nen las mu­je­res que quie­ren lle­gar a al­tos car­gos en las em­pre­sas, al­go que no es fá­cil, ya que aún exis­ten mu­chos as­pec­tos cul­tu­ra­les, ses­gos cons­cien­tes e in­cons­cien­tes co­mo las prin­ci­pa­les ba­rre­ras a la ma­yor pre­sen­cia fe­me­ni­na en la al­ta di­rec­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes en Chile.

Pa­ra Isa­bel Aranda, pre­si­den­ta de Red Mad, pa­ra so­lu­cio­nar es­to, por el la­do de las mu­je­res es cla­ve que to­men con­cien­cia de la im­por­tan­cia de ges­tio­nar sus ca­rre­ras, cui­dan­do la per­sis­ten­cia y el avan­ce. “Y por el la­do de las em­pre­sas fo­men­tar en­tor­nos la­bo­ra­les que fa­ci­li­ten la com­ple­men­ta­rie­dad de ta­len­tos, la me­ri­to­cra­cia y el desa­rro­llo de sus ta­len­tos fe­me­ni­nos, es cla­ve”, di­ce Isa­bel Aranda.

De he­cho, jus­to hoy se rea­li­za­rá el pri­mer Sum­mit Mu­jer y Li­de­raz­go, “De la Equi­dad a la Com­ple­men­ta­rie­dad”, or­ga­ni­za­do por Red MAD, Mu­je­res en Al­ta Di­rec­ción, IE Bu­si­ness School y Pro­qua­li­tas Con­sul­to­res, cu­yo ob­je­ti­vo es re­fle­xio­nar so­bre las me­jo­res prác­ti­cas en equi­dad de gé­ne­ro y el po­der de la com­ple­men­ta­rie­dad en la con­for­ma­ción de go­bier­nos cor­po­ra­ti­vos en or­ga­ni­za­cio­nes lí­de­res.

En los paí­ses don­de se han adop­ta­do cuo­tas, co­mo No­rue­ga y Di­na­mar­ca, no so­lo ha au­men­ta­do la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en pues­tos eje­cu­ti­vos, sino que los pro­ce­sos de se­lec­ción y eva­lua­ción de los miem­bros de una jun­ta di­rec­ti­va, se han pro­fe­sio­na­li­za­do y for­ma­li­za­do. Por otro la­do, las mu­je­res ge­ne­ran el 37% del PIB global, a pe­sar de re­pre­sen­tar el 50% de la po­bla­ción tra­ba­ja­do­ra y con­tro­lar la ma­yor par­te del gas­to de los ho­ga­res, se­gún el IE Bu­si­ness School.

“Es cla­ve ma­yor equi­dad de gé­ne­ro en los di­rec­to­rios pa­ra ace­le­rar los cam­bios que se re­quie­ren pa­ra ce­rrar las bre­chas ac­tua­les, la com­ple­ji­dad del en­torno que es­tán en­fren­tan­do las em­pre­sas hoy re­quie­re que los di­rec­to­rios to­men de­ci­sio­nes con la ma­yor diversidad de mi­ra­das posibles de ma­ne­ra de ase­gu­rar su sus­ten­ta­bi­li­dad”, agre­ga la pre­si­den­ta de Red Mad.

En es­te as­pec­to, las or­ga­ni­za­cio­nes con tres o más mu­je­res en el Co­mi­té de Di­rec­ción tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos en las nue­ve di­men­sio­nes de Desem­pe­ño de la Or­ga­ni­za­ción me­di­dos por McKin­sey, se­gún IE Bu­si­ness School.

Deu­da del sec­tor pri­va­do

Pe­ro a pe­sar de que la bre­cha de gé­ne­ro a ni­vel de al­ta di­rec­ción es­tá dis­mi­nu­yen­do en paí­ses más desa­rro­lla­dos a ni­vel pri­va­do, en Chile pa­sa lo con­tra­rio. El por­cen­ta­je de di­rec­to­ras de em­pre­sas Ip­sa dis­mi­nu­yó res­pec­to del pe­río­do an­te­rior, pa­san­do de 7,3% en 2017 a 6,3% en 2018. Una evo­lu­ción preo­cu­pan­te, cuan­do con­si­de­ra­mos que el pro­me­dio de los paí­ses Ocde bor­dea el 20%. Es más, en el G20, las mu­je­res re­pre­sen­tan el 17% de los Consejos de Ad­mi­nis­tra­ción y el 12% de los co­mi­tés eje­cu­ti­vos.

“Se va­lo­ra la pro­mo­ción de más mu­je­res en al­tos car­gos, tan­to en el sec­tor pú­bli­co co­mo pri­va­do. Una se­ñal clara de que se tra­ta de un te­ma que el eje­cu­ti­vo ha to­ma­do co­mo un de­sa­fío prio­ri­ta­rio”, co­men­ta Ale­jan­dra Aranda, pre­si­den­ta de Hu­ma­ni­tas/Cor­ners­to­ne In­ter­na­tio­nal Group.

De he­cho, en el Sis­te­ma de Em­pre­sas Pú­bli­cas (SEP) la pre­sen­cia fe­me­ni­na pro­me­dio en di­rec­to­rios su­pera el 40%, lo que ha­bla muy bien de lo que se es­tá ha­cien­do a ni­vel es­ta­tal. “Es cla­ve que las ini­cia­ti­vas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en­cuen­tren eco en el sec­tor pri­va­do. Jus­ta­men­te, en esa lí­nea, al­gu­nas de las prin­ci­pa­les firmas de bús­que­da de Chile fir­ma­mos un de­cá­lo­go de bue­nas prác­ti­cas im­pul­sa­do por la Ini­cia­ti­va Pa­ri­dad de Gé­ne­ro pa­ra pre­sen­tar can­di­da­tu­ras ba­lan­cea­das y pro­pi­ciar así una ma­yor pre­sen­cia de mu­je­res en ese ni­vel”, ex­pli­ca Ale­jan­dra Aranda, y agre­ga: “Son ne­ce­sa­rias las cuo­tas? Es una dis­cu­sión pen­dien­te”

Al res­pec­to, la pre­si­den­ta de Red Mad opina: “El ha­ber de­fi­ni­do una agen­da de mu­jer es un im­por­tan­te avan­ce, pe­ro ca­da día me con­ven­zo más que una ley de cuo­tas tem­po­ral po­dría ser una bue­na al­ter­na­ti­va”. P

Las or­ga­ni­za­cio­nes con tres o más mu­je­res en el Co­mi­té de Di­rec­ción tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.