Di­rec­tor del In­juv ex­pli­ca cuá­les son hoy las de­man­das y ne­ce­si­da­des de los jó­ve­nes

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PORTADA - DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

QUIE­NES en la ac­tua­li­dad —de­fi­ni­ti­va­men­te— no son mi­llen­nials y bor­dea­ban los 18 años en los ’90, se acor­da­rán de la clá­si­ca y va­lo­ra­da “Tar­je­ta Jo­ven”, una es­pe­cie de lla­ve pa­ra mi­les de des­cuen­tos en co­mi­da, es­pec­tácu­los y otras ac­ti­vi­da­des. In­clu­so aún es­tá en la me­mo­ria de esa ge­ne­ra­ción, aque­lla con­cu­rri­da sede del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Ju­ven­tud (In­juv) en la Ala­me­da, con re­vis­tas, dia­rios, compu­tado­res e in­ter­net… ¡gra­tis!

Pe­ro eso cam­bió y el In­juv ha te­ni­do que adap­tar­se a las nue­vas ca­rac­te­rís­ti­cas de la Ge­ne­ra­ción Y. “Una más de­man­dan­te, más opi­nan­te, pe­ro a la vez al­go más in­di­vi­dua­lis­ta”, se­gún el aná­li­sis que ha­ce Nicolás Far­fán, ac­tual di­rec­tor del In­juv.

Far­fán tie­ne 33 años. O sea, es un mi­llen­nial. Es so­ció­lo­go y en 2014 fue ase­sor del ga­bi­ne­te de la Mi­nis­tra del Tra­ba­jo y Previsión So­cial y lue­go, je­fe del De­par­ta­men­to de Diá­lo­go So­cial de la Sub­se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo. Con esa ex­pe­rien­cia, ha­ce ca­si dos años es­tá a la ca­be­za de una en­ti­dad que, jus­ta­men­te, tie­ne un fuer­te fo­co en lo so­cial.

¿Có­mo han cam­bia­do las ac­cio­nes y po­lí­ti­cas del In­juv en los úl­ti­mos años?

— En sus 25 años de his­to­ria, el In­juv ha ido to­man­do las te­má­ti­cas de los jó­ve­nes, gra­cias a que nues­tra prin­ci­pal ac­ti­vi­dad son jus­ta­men­te los es­tu­dios. En ba­se a ellos es­truc­tu­ra­mos nues­tra ofer­ta pro­gra­má­ti­ca. An­tes, la tar­je­ta jo­ven era muy im­por­tan­te. Hoy es una app, que mien­tras el usua­rio va ca­mi­nan­do por la ciu­dad, le aler­ta acer­ca de un con­ve­nio aso­cia­do cer­ca de don­de se en­cuen­tra.

¿Qué otros ele­men­tos tie­ne es­ta nue­va ofer­ta?

— Pa­ra otras ge­ne­ra­cio­nes los be­ne­fi­cios pa­ra es­pec­tácu­los y te­má­ti­cas lú­di­cas era lo prin­ci­pal. Hoy, ade­más de eso, exis­te una am­plia ofer­ta de des­cuen­tos en edu­ca­ción (con CFT) y en áreas re­la­cio­na­das a la sa­lud. Por otro la­do, de­ja­mos de gas­tar­nos la pla­ta en gran­des con­cier­tos y nos en­fo­ca­mos al em­pleo jo­ven. Ahí he­mos pues­to nues­tros es­fuer­zos.

¿Por qué?

— Por­que es­ta ge­ne­ra­ción avan­za más rá­pi­do, es­tá más co­nec­ta­da con la tecnología y, ade­más, es más con­tes­ta­ta­ria so­bre las dis­cu­sio­nes de fon­do co­mo la edu­ca­ción y los te­mas la­bo­ra­les. Pe­ro tam­bién han au­men­ta­do los de­no­mi­na­dos “ni­nis” (ni es­tu­dian, ni tra­ba­jan). En­ton­ces, te­ne­mos que ha­cer­nos car­go de to­dos esos cam­bios.

¿Por ejem­plo?

— Sa­ca­mos un pro­gra­ma que se de­no­mi­na “Tu pri­me­ra pe­ga”, que les ayu­da en ese ca­mino. Es­to, por­que se­gún nues­tros es­tu­dios, el 65% de los jó­ve­nes no sa­be ha­cer un CV. El 2016 lan­za­mos 5.000 be­cas de apres­to la­bo­ral, don­de se les en­se­ñó a los be­ne­fi­cia­dos a ha­cer un CV, se les pre­pa­ró pa­ra una entrevista la­bo­ral e in­clu­so, se les hi­zo test psi­co­ló­gi­cos. Lue­go de es­to, pa­san a una bol­sa de em­pleo, son­de hay una se­rie de em­pre­sas que no bus­can per­so­nas con ex­pe­rien­cia la­bo­ral pre­via. Y eso es cla­ve pa­ra el pri­mer tra­ba­jo.

¿Có­mo han si­do los re­sul­ta­dos?

— ¡El 66% de los 5.000 jó­ve­nes ya es­tá tra­ba­jan­do! Ade­más, hay otro te­ma cla­ve. Hoy, mu­chas em­pre­sas ya no bus­can gran­des co­no­ci­mien­tos, sino, ha­bi­li­da­des blan­das co­mo li­de­raz­go, tra­ba­jo en equi­po, co­mu­ni­ca­ción, etc. En esa lí­nea, te­ne­mos una se­rie de ta­lle­res.

Tam­bién pi­den que oja­lá sean bi­lin­gües…

— Sí, pe­ro es­tu­diar un idio­ma en Chi­le aún es ca­ro pa­ra un gran por­cen­ta­je de la po­bla­ción. Por eso, en agos­to lan­za­mos 30 mil be­cas pa­ra es­tu­diar in­glés o chino mandarín. Es­te úl­ti­mo idio­ma es cla­ve, por­que ca­da vez más apa­re­cen in­ver­sio­nis­tas chi­nos. Ade­más, hi­ci­mos una alian­za con Mi­cro­soft pa­ra ca­pa­ci­tar en te­mas in­for­má­ti­cos. Los nú­me­ros más op­ti­mis­tas di­cen que se pier­den cer­ca de 12 em­pleos anua­les en el seg­men­to de los jó­ve­nes por no te­ner com­pe­ten­cias tec­no­ló­gi­cas.

—El ti­mo­nel del In­juv ex­pli­ca có­mo es­ta en­ti­dad se es­tá adap­tan­do a una ge­ne­ra­ción más tec­no­ló­gi­ca y opi­nan­te, pe­ro a la vez, al­go más in­di­vi­dua­lis­ta. —Se­gún Far­fán, el trans­por­te, el me­dioam­bien­te y el re­ci­cla­je, son te­mas cla­ve pa­ra los mi­llen­nials den­tro del en­torno ur­bano.

Ciu­dad y par­ti­ci­pa­ción ¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les de­man­das y ne­ce­si­da­des de los jó­ve­nes con res­pec­to a lo que la ciu­dad les pue­de ofre­cer?

—Lo que bus­ca el mi­llen­nial es una so­cie­dad que es­té cons­tan­te­men­te in­no­van­do. Ellos na­cie­ron es­tu­dian­do en la En­car­ta y lue­go en un no­te­book. Por lo tan­to, bus­ca in­me­dia­tez, la que es­tá de la mano con la in­no­va­ción. Qui­zá los te­mas cla­ve pa­ra los jó­ve­nes de hoy son el trans­por­te y el cui­da­do del me­dioam­bien­te (don­de en­tra tam­bién el re­ci­cla­je). En es­te ám­bi­to es­tán por ejem­plo las ci­clo­vías. Más del 25% de los mi­llen­nials no tra­ba­ja­ría en una em­pre­sa que da­ña el me­dioam­bien­te. Tam­bién es cla­ve la cul­tu­ra, de­por­te y vi­da sa­na y se los es­tán exi­gien­do a ciu­da­des co­mo Santiago.

¿Có­mo es el ni­vel de los jó­ve­nes con res­pec­to a par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na? ¿Es­tán real­men­te em­po­de­ra­dos, to­man­do en cuen­ta que en ge­ne­ral, no se mo­ti­van mu­cho por vo­tar?

— Ten­go un do­ble diag­nós­ti­co de eso. Los jó­ve­nes es­tán muy mo­ti­va­dos en dar su opi­nión (y lo ha­cen mu­cho en re­des so­cia­les). Pe­ro a la vez, tie­nen un gran va­cío en tér­mi­nos de edu­ca­ción cí­vi­ca, por lo que no po­de­mos pe­dir­les que se en­tu­sias­men a emi­tir un vo­to, sino en­tien­den la real im­por­tan­cia de ha­cer­lo. Pe­ro don­de sí se ve su en­tu­sias­mo es en la par­ti­ci­pa­ción de cau­sas. Es­pe­ro, eso sí, que au­men­te su par­ti­ci­pa­ción en los su­fra­gios. En una elec­ción tan com­pe­ti­ti­va co­mo la que es­ta­mos vien­do, los jó­ve­nes se­rán cla­ve.

¿Qué pro­yec­tos tie­ne ac­tual­men­te el In­juv con res­pec­to a una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de los jó­ve­nes?

— Es­ta­mos desa­rro­llan­do las “Es­cue­las de Ciu­da­da­nía”, don­de si­mu­la­mos pro­ce­sos elec­to­ra­les en es­cue­las mu­ni­ci­pa­les. Es­to, por- que, los es­tu­dios in­di­can que un jo­ven de Vi­ta­cu­ra, vo­ta en pro­me­dio, cua­tro ve­ces más que uno de La Pin­ta­na. Tam­bién tra­ta­mos mu­cho los te­mas de equi­dad de gé­ne­ro y de par­ti­ci­pa­ción so­cial.

¿Es­ta ge­ne­ra­ción es más so­cia­ble que otras?

— Hi­ci­mos una en­cues­ta a los jó­ve­nes y los re­sul­ta­dos in­di­ca­ron que la ma­yo­ría cree que en cin­co años más van a es­tar me­jor, pe­ro que en ese mis­mo pe­río­do, el país va a es­tar peor. Eso cla­ra­men­te habla de un ma­yor in­di­vi­dua­lis­mo, por eso, es una ba­ta­lla que te­ne­mos que dar y eso pa­sa mu­cho por la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

Pe­ro se en­tu­sias­man mu­cho con los vo­lun­ta­ria­dos

— Exac­to. Los mi­llen­nials ven a la so­li­da­ri­dad co­mo un va­lor fun­da­men­tal. Más de 25.000 jó­ve­nes han pa­sa­do por nues­tros pro­gra­mas de vo­lun­ta­ria­do en los úl­ti­mos cin­co años. In­clu­so, cuan­do ha­ce­mos pro­gra­mas en sec­to­res ru­ra­les o fue­ra de la ciu­dad, es­tán im­pe­di­dos de lle­var tecnología, por­que que­re­mos que se co­nec­ten con el en­torno y con lo que es­tán ha­cien­do.

PRO­GRA­MAS LA­BO­RA­LES “Se­gún nues­tros es­tu­dios, el 65% de los jó­ve­nes no sa­be ha­cer un Cu­rrí­cu­lum Vi­tae”

BE­CAS DE CHINO MANDARÍN “Sa­ber es­te idio­ma es cla­ve, por­que ca­da vez más apa­re­cen in­ver­sio­nis­tas chi­nos en nues­tro país”

LA CIU­DAD SE ADAP­TA “Lo que bus­ca el mi­llen­nials es una so­cie­dad que es­té cons­tan­te­men­te in­no­van­do”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.