Jui­cio aca­dé­mi­co a los gue­tos verticales

Fal­ta a la éti­ca, inexis­ten­cia de pla­nos re­gu­la­do­res y nor­ma­ti­vas inade­cua­das, fue­ron las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes de las au­to­ri­da­des de las fa­cul­ta­des de ar­qui­tec­tu­ra de di­fe­ren­tes uni­ver­si­da­des del país.

Pulso - Especial Pulso Extra - - ESPECIALES - CA­MI­LA CAS­TI­LLO

DDEPARTAMENTOS de uno o dos dor­mi­to­rios, ubi­ca­dos en­tre torres de 20 o más pi­sos, en zo­nas cer­ca­nas a me­tros o a las prin­ci­pa­les ave­ni­das de San­tia­go, son mo­de­los de vi­vien­das que se han ido re­pli­can­do a lo lar­go del país. Los de­no­mi­na­dos “gue­tos verticales” se han con­ver­ti­do en re­si­den­cias pen­sa­das en es­tu­dian­tes, jó­ve­nes sol­te­ros y, úl­ti­ma­men­te, in­mi­gran­tes, que bus­can una me­jor ca­li­dad de vi­da sin gas­tar de más.

Ejem­plo de es­to, es el edi­fi­cio cons­trui­do en Es­ta­ción Cen­tral por la in­mo­bi­lia­rias Suk­sa, el cual fue ca­li­fi­ca­do co­mo gue­to el pa­sa­do 6 de abril por el in­ten­den­te Me­tro­po­li­tano, Clau­dio Orre­go, jun­to al se­re­mi de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo y Me­dio Am­bien­te, quie­nes ade­más ad­vir­tie­ron que mu­chos de los pro­yec­tos que se es­ta­ban desa­rro­llan­do en la co­mu­na no con­ta­ban con los per­mi­sos me­dioam­bien­ta­les re­que­ri­dos pa­ra ser edi­fi­ca­dos.

Es­te nue­vo fe­nó­meno in­mo­bi­lia­rio no ha de­ja­do in­di­fe­ren­te a los ex­per­tos de las prin­ci­pa­les Fa­cul­ta­des de Ar­qui­tec­tu­ra del país, quie­nes die­ron a co­no­cer a dia­rio Pul­so sus opi­nio­nes al res­pec­to y los desafíos que se vie­nen a fu­tu­ro en es­ta ma­te­ria.

En es­te con­tex­to, el de­cano de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, Di­se­ño y Es­tu­dios Ur­ba­nos de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le (PUC), Mario Ubi­lla sos­tu­vo que “uno po­dría de­cir que la di­men­sión más im­por­tan­te de es­to y que por su­pues­to le to­ca a la ar- qui­tec­tu­ra, es la di­men­sión éti­ca que hay de­trás”, aña­dien­do que lo que su­ce­dió “nos de­bie­ra ha­cer re­fle­xio­nar, por­que uno cuan­do ha­ce un plan an­ti­ci­pa de­ci­sio­nes”.

“No pue­de ser que un pro­yec­to le qui­te el sol a otro pro­yec­to (…) cual­quier pro­yec­to de ar­qui­tec­tu­ra te obli­ga a un dia­lo­go con el en­torno, más allá del si­tio que se es­tá in­ter­vi­nien­do”, se­ña­ló Ubi­lla.

Asi­mis­mo, sos­tu­vo que “en Es­ta­ción Cen­tral ex­plo­tó por ese la­do y por­que los me­dios le han da­do más im­por­tan­cia a es­te sec­tor, pe­ro es­to pa­sa en mu­chas otras par­tes. A ve­ces uno lo aso­cia a co­mu­nas de San­tia­go, pe­ro tam­bién pa­sa en pro­vin­cias. Es co­sa de mi­rar la es­ca­la que tie­nen al­gu­nos edi­fi­cios en el bor­de cos­te­ro”.

Del mis­mo mo­do, pa­ra el di­rec­tor de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Ma­yor, Jor­ge Hoeh­mann, es­ta si­tua­ción ocu­rre tam­bién en co­mu­nas co­mo San­tia­go y Re­co­le­ta que tie­nen áreas muy den­si­fi­ca­das, aun­que cuen­tan con plan re­gu­la­dor. “Creo que el pro­ble­ma sur­ge al mi­nu­to de ofre­cer so­lo de­par­ta­men­tos de un am­bien­te o dor­mi­to­rio, evi­tan­do el cre­ci­mien­to equi­li­bra­do que incluya fa­mi­lia o di­fe­ren­tes gru­pos so­cia­les”.

En es­ta mis­ma lí­nea, agre­gó que es­ta si­tua­ción “es so­bre di­men­sio­na­da y per­ju­di­cial pa­ra las fa­mi­lias que gran par­te de su pa­tri­mo­nio es­tá pues­ta en esos de­par­ta­men­tos”. “De con­ti­nuar edi­fi­ca­cio­nes de igual den­si­dad a es­te (gue­to de Es­ta­ción Cen­tral) po­dría lle­gar a ser un pro­ble­ma por sus ex­ter­na­li­da­des co­mo trans­por­te y ser­vi­cios”.

Por otra par­te, pa­ra la de­ca­na de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, Mar­ce­la Piz­zi, es­ta si­tua­ción pro­vo­ca­da por es­te ti­po de edi­fi­ca­cio­nes se de­be a que “en me­ga ciu­da­des co­mo San­tia­go, la den­si­fi­ca­ción en la zo­nas cer­ca­nas al cen­tro de la ciu­dad es una ne­ce­si­dad, da­do que per­mi­te que los ha­bi­tan­tes es­tén cer­ca­nos a los re­cur­sos que es­ta ofre­ce y aco-

ta los tiem­pos de via­jes al tra­ba­jo y de re­gre­so (..) per­mi­te des­ti­nar ma­yor tiem­po a la vi­da de fa­mi­lia o es­par­ci­mien­to con la con­se­cuen­te me­jor ca­li­dad de vi­da”.

No obs­tan­te, se­ña­ló que “el te­ma es que di­cha den­si­fi­ca­ción de­be rea­li­zar­se con pa­rá­me­tros de ha­bi­tua­li­dad que garantice una ca­li­dad de vi­da en la vi­vien­da, es­to es con­tar con al me­nos su­fi­cien­tes me­tros cua­dra­dos pa­ra des­pla­zar­se, sol, as­cen­so­res en can­ti­dad ade­cua­da y es­pa­cios de ex­ten­sión co­mo áreas ver­des”.

Reali­dad en otros paí­ses

Otro pun­to que las au­to­ri­da­des de las di­fe­ren­tes uni­ver­si­da­des des­ta­ca­ron, fue que es­te he­cho no so­lo es­te fe­nó­meno se ha pro­du­ci­do en Chi­le, sino que tam­bién en el ex­tran­je­ro.

“Paí­ses co­mo Ja­pón con al­tas ta­sas de po­bla­ción con­cen­tra­das en me­ga ciu­da­des han te­ni­do que op­tar por la den­si­fi­ca­ción”, in­di­có Piz­zi.

An­te es­to, la ex­per­ta ase­gu­ró que es­te fe­nó­meno da “pa­ra es­tu­diar có­mo lo han he­cho y si lo­gran ade­cuar­la a ca­li­dad de vi­da a tra­vés de los di­se­ños y de una or­de­nan­za per­ti­nen­te”.

Igual­men­te, pa­ra el di­rec­tor de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les, Ri­car­do Abuauad, en otros paí­ses “han pa­sa­do si­tua­cio­nes peo­res. El te­ma del ha­ci­na­mien­to se plan­tea en ar­qui­tec­tu­ra y ur­ba­nis­mo des­de ha­ce mu­cho”.

“Otro ca­so ex­tre­mo fue el de la ciu­dad amu­ra­lla­da de Kow­loon en Hong Kong, ya de­mo- li­da. Pe­ro si­tua­cio­nes analó­gi­cas a es­ta se dan en va­rias ciu­da­des, co­mo por ejem­plo Sao Pau­lo”, di­jo.

Asi­mis­mo, agre­gó que es­ta si­tua­ción se ase­me­ja con hi­tos ocu­rri­do en el pa­sa­do: “Un ca­so muy co­no­ci­do es el de las ciu­da­des in­gle­sas en la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, que ge­ne­ró gran­des mo­vi­mien­tos hi­gie­nis­tas pa­ra evi­tar sa­tu­ra­ción”.

Desafíos y so­lu­cio­nes

A raíz de es­to y de las fu­tu­ras si­tua­cio­nes que se po­drían ge­ne­rar gra­cias a los gue­tos verticales, es que Abuauad in­di­có que en las Fa­cul­ta­des de Ar­qui­tec­tu­ra hay un desafío nue­vo que tra­ba­jar pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes “ge­ne­rar cur­sos de vi­vien­da que pon­gan por de­lan­te la ca­li­dad de vi­da de los ha­bi­tan­tes. Eso y cur­sos de ur­ba­nis­mo que les ex­pli­quen a los alum­nos las den­si­da­des ade­cua­das”.

Por otra par­te, pa­ra la de­ca­na de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, Ur­ba­nis­mo y Pai­sa­je de la Uni­ver­si­dad Cen­tral, Ana­ma­ría Lis­boa, lo que su­ce­dió en Es­ta­ción Cen­tral “lo que es­tá he­cho no tie­ne al­ter­na­ti­va”.

Asi­mis­mo, se­ña­ló que “la úni­ca so­lu­ción de­be es­ta­ble­cer­se pa­ra lo que vie­ne pa­ra de­lan­te y es­to pa­sa por una se­rie de con­di­cio­nes que de­ben dar­se: exis­ten­cia de pla­nos re­gu­la­do­res y nor­ma­ti­vas ade­cua­das; ur­gen­cia de que las in­mo­bi­lia­ria asu­man el sig­ni­fi­ca­do de ha­cer ciu­dad y la vo­lun­tad po­lí­ti­ca y el tra­ba­jo con­jun­to y com­pro­me­ti­do de quie­nes tra­ba­ja­mos pa­ra la ciu­dad y sus ha­bi­tan­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.