¿Có­mo con­ver­tir a San­tia­go en una ciu­dad in­te­li­gen­te?

In­cor­po­rar tec­no­lo­gía y fo­men­tar el tra­ba­jo mul­ti­sec­to­rial son par­te de los desafíos que en­fren­ta la ca­pi­tal para con­se­guir la tan an­he­la­da smart city. Hoy los prin­ci­pa­les fo­cos de tra­ba­jo son: me­dioam­bien­te, se­gu­ri­dad y mo­vi­li­dad .

Pulso - Especial Pulso Extra - - ESPECIALES - PAU­LA NÚÑEZ LÓ­PEZ

CCAPITAL HU­MANO, cohe­sión so­cial, eco­no­mía, ges­tión pú­bli­ca, go­ber­nan­za, me­dioam­bien­te, mo­vi­li­dad, pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal y tec­no­lo­gía son al­gu­nas de las di­men­sio­nes con las que in­ter­ac­túan las ini­cia­ti­vas que bus­can trans­for­mar a San­tia­go en una ciu­dad in­te­li­gen­te.

Bar­ce­lo­na o Áms­ter­dam son al­gu­nas ciu­da­des que han si­do con­si­de­ra­das co­mo “smart”, pe­ro en Chi­le es­te con­cep­to no ha pe­ne­tra­do pro­fun­da­men­te... aún. De he­cho, só­lo un 32% de los chi­le­nos sa­be qué es o ha es­cu­cha­do ha­blar del con­cep­to smart city, según una en­cues­ta rea­li­za­da el año pa­sa­do por GfK Adi­mark.

De acuer­do a un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Pa­rís, el 40% de las ciu­da­des con po­bla­ción so­bre 100.000 ha­bi­tan­tes es­tá desa­rro­llan­do es­tra­te­gias para con­du­cir­las a ser in­te­li­gen­tes. La pro­me­sa es que la ar­ti­cu­la­ción de la ciu­dad se­rá más efi­cien­te y de­mo­crá­ti­ca, tra­zan­do un recorrido de la mano de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca para me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas.

San­tia­go es­tá den­tro de ese por­cen­ta­je. Ha­ce po­co más de tres años, el Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes, jun­to a ac­to­res co­mo Fun­da­ción País Di­gi­tal, la In­ten­den­cia de San­tia­go y Cor­fo em­pe­za­ron a tra­ba­jar en torno a es­te con­cep­to. Así na­ció “SE San­tia­go”, pro­gra­ma es­tra­té­gi­co orien­ta­do, prin­ci­pal­men­te, a im­pul­sar la trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va, in­no­va­ción y el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la ciu­dad. La ini­cia­ti­va bus­ca coor­di­nar re­cur­sos y es­fuer­zos pú­bli­cos y pri­va­dos. “Bus­ca­mos con­ver­tir a San­tia­go en una ur­be más in­te­gra­da, in­clu­si­va y con una me­jor ca­li­dad de vi­da, usan­do de ma­ne­ra estratégica las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción hoy dis­per­sas por la ca­pi­tal”, di­ce Claudio Orre­go, in­ten­den­te de San­tia­go. La au­to­ri­dad re­gio­nal agre­ga ade­más que “el fu­tu­ro de las gran­des ciu­da­des pa­sa por dar mayores atri­bu­cio­nes a sus go­bier­nos para ar­ti­cu­lar el te­rri­to­rio y, en con­jun­to con la co­mu­ni­dad, de­fi­nir las es­tra­te­gias de desa­rro­llo. So­lo así ten­dre­mos una ciu­dad más jus­ta y hu­ma­na”.

El es­tu­dio fran­cés tam­bién se­ña­la que para tra­zar el road­map ha­cia una smart city, pri­me­ro se de­be iden­ti­fi­car las áreas para po­ten­cial y prio­ri­zar. “En ese sen­ti­do, he­mos iden­ti­fi­ca­do tres prin­ci­pa­les ejes de ac­ción: me­dioam­bien­te, mo­vi­li­dad y se­gu­ri­dad, que de­ter­mi­nan la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas”, di­cen des­de SE San­tia­go.

Co­mo se­gun­do pa­so, se­ña­la el es­tu­dio, es­tá el re­pen­sar ser­vi­cios y es­truc­tu­ras. “Para con­se­guir trans­for­mar la ciu­dad es ne­ce­sa­rio con­tar con alian­zas que con­tem­pla des­de pro­vee­do­res de pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas has­ta au­to­ri­da­des”, se­ña­la el in­for­me.

Pe­dro Vidal, di­rec­tor del SE San­tia­go coin­ci­de con es­ta vi­sión. “El te­ner un tra­ba­jo man­co­mu­na­do es la cla­ve. Si ca­da agen­cia u ONG bus­ca se­guir su pro­pio ca­mino, al fi­nal del día na­die ha­brá con­se­gui­do avan­zar”.

Co­mo ter­cer pa­so es­tá el in­cluir la in­te­li­gen­cia, por ejem­plo, a tra­vés de sen­so­res y co­nec­ti­vi­dad. “En mu­chas de las ciu­da­des, in­ter­net pa­sa a ser un re­cur­so bá­si­co des­de don­de se ar­ti­cu­lan el res­to de los ser­vi­cios. Allí no só­lo es más ba­ra­to sino que hay pun­tos de ac­ce­so de bue­na ca­li­dad”, co­men­ta Juan An­drés Fon­tai­ne, fun­da­dor de Ac­cio­net, em­pre­sa ha­bi­li­ta­do­ra de re­des wi­fi en es­pa­cios pú­bli­cos y gra­tis para la co­mu­ni­dad, que aca­ba de “ilu­mi­nar” al Mer­ca­do Cen­tral de la mano de Sam­sung.

El cuar­to pa­so bus­ca la in­cor­po­ra­ción ade­cua­da de tec­no­lo­gía. La se­gu­ri­dad es uno de los pun­tos dé­bi­les de la ciu­dad -el por­cen­ta­je de ho­ga­res don­de al­gún miem­bro de la fa­mi­lia ha si­do víc­ti­ma en la ca­pi­tal es de 40,4%, según Fun­da­ción Paz Ciu­da­da­na- y la lu­mi­na­ria in­te­li­gen­te po­dría ser la sa­li­da. “La re­no­va­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra de ilu­mi­na­ción de ciu­da­des y es­pa­cios pú­bli­cos ofre­ce una opor­tu­ni­dad para me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas a tra­vés de be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, so­cia­les y am­bien­ta­les. La tec­no­lo­gía led y sis­te­mas de con­trol, cum­plen un pa­pel re­le­van­te, ya que per­mi­ten crear un en­torno de vi­da ener­gé­ti­ca­men­te más efi­cien­te y más se­gu­ro, ade­más de trans­for­mar las ciu­da­des en lu­ga­res más atrac­ti­vos para vi­vir y vi­si­tar”, di­ce To­más Ara­go­na, ma­na­ger de Phi­lips Ligh­ting para Chi­le.

El quin­to pa­so con­sis­te en la mantención. “Una vez que se ha ins­ta­la­do es­te ti­po de tec­no­lo­gía es cla­ve que se man­ten­ga en el tiem­po para que res­pon­da efec­ti­va­men­te a las de­man­das de la ciu­da­da­nía”, di­ce Jai­me So­to, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Chi­le­na de Aso­cia­cio­nes de In­no­va­cio­nes y Tec­no­lo­gías (FEDIT). Ⓟ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.