La ver­sión 2.0 de los Sis­te­mas de In­for­ma­ción Geo­grá­fi­ca

Des­de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca a una cam­pa­ña de mar­ke­ting usan las nue­vas he­rra­mien­tas de geo­rre­fe­ren­cia.

Pulso - Especiales - - ESPECIAL INTELIGENCIA TERRITORIAL - PAULA NÚ­ÑEZ - DA­NIEL FA­JAR­DO

MEZ­CLAN soft­wa­re con hard­wa­re, da­tos geo­grá­fi­cos y los cru­zan con di­fe­ren­tes fuen­tes. Los Sis­te­mas de In­for­ma­ción Geo­grá­fi­ca (SIG) pro­mue­ven la to­ma de de­ci­sio­nes in­te­li­gen­tes y dan ma­yor cer­te­za a las ven­ta­nas de opor­tu­ni­dad.

Hay un sin­fín de áreas en que la uti­li­za­ción de los GIS ha de­mos­tra­do au­men­tar la efi­ca­cia de los pro­ce­sos. Por ejem­plo en la in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­do per­mi­te ca­rac­te­ri­zar ba­rrios y a las per­so­nas que son ob­je­to de es­tu­dio. Eso, ade­más de es­ta­ble­cer cuá­les son los lu­ga­res ade­cua­dos pa­ra rea­li­zar en­cues­tas o to­ma de mues­tras. Del mis­mo mo­do, per­mi­te co­no­cer in­for­ma­ción de ven­tas y clien­tes pa­ra ge­ne­rar áreas don­de los pro­duc­tos es­tán sien­do ame­na­za­dos por com­pe­ti­do­res o aque­llas en que la in­fluen­cia de un de­ter­mi­na­do pro­duc­to es mar­ca­da.

En ge­ne­ral cual­quier ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va pue­de ocu­par­lo. En la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na lo ha­cen pa­ra re­vi­sar el fo­rra­je y mo­vi­mien­to del ga­na­do; en Co­pen­ha­gue, pa­ra pla­ni­fi­car los sis­te­mas de re­ci­cla­je; en Hon­du­ras, pa­ra con­tro­lar al mos­qui­to Ae­des; en Na­pa Va­lley, pa­ra la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión en la in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la; y en Chi­le, los can­di­da­tos a al­cal- de ya es­tán co­ti­zan­do y com­pran­do ser­vi­cios de es­te ti­po pa­ra sa­ber có­mo apli­car­los a sus cam­pa­ñas.

“En ge­ne­ral, los sis­te­mas de in­for­ma­ción y aná­li­sis geo­grá­fi­co per­mi­ten lo­grar una in­te­li­gen­cia de te­rri­to­rios y zo­nas que an­tes era im­pen­sa­da. Por ejem­plo, hoy es po­si­ble ac­ce­der a in­for­ma­ción pú­bli­ca y pri­va­da de ma­ne­ra ubi­cua, in­clu­so des­de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Es­to com­bi­na­do con tecnologías de geo­po­si­cio­na­mien­to y reali­dad au­men­ta­da (ver re­cua­dro) abren to­da una nue­va lí­nea de ne­go­cios y ca­pa­ci­da­des”, co­men­ta Ro­ber­to Cam­hi, CEO de Map­city, em­pre­sa que lle­va más dos dé­ca­das en el ru­bro. “Es­to de­fi­ni­ti­va­men­te es una gran evo­lu­ción a cos­tos muy ac­ce­si­bles y a dis­po­si­ción de cual­quier per­so­na o em­pre­sa”, agre­ga.

Mar­ke­ting

En el mun­do del mar­ke­ting, los sis- te­mas de in­for­ma­ción geo­grá­fi­ca pue­den me­jo­rar las cam­pa­ñas crea­ti­vas al des­cu­brir el seg­men­to ob­je­ti­vo en­ten­dien­do su edad, re­li­gión, pro­fe­sión y sus te­mas re­cu­rren­tes en re­des so­cia­les.

De acuer­do a es­tu­dios de la com­pa­ñía Es­ri, GIS es am­plia­men­te usa­do pa­ra pro­mo­ver la efi­cien­cia de las em­pre­sas. Una im­ple­men­ta­ción tra­di­cio­nal pue­de aho­rrar en­tre el 10% y 30% en gas­tos ope­ra­cio­na­les, pues per­mi­te op­ti­mi­zar re­cur­sos co­mo el com­bus­ti­ble y ho­ra­rios de tra­ba­jo, ade­más de me­jo­rar el ser­vi­cio al clien­te.

En tan­to pa­ra las te­le­cos y sec­tor de uti­li­ties per­mi­ten ana­li­zar te­rri­to­rial­men­te su in­for­ma­ción pa­ra pre­de­cir sus prio­ri­da­des de in­ver­sión tan­to ope­ra­cio­na­les co­mo de mar­ke­ting. Tam­bién uti­li­zan téc­ni­cas de big da­ta pa­ra pre­ve­nir frau­des co­mo la in­ter­ven­ción de me­di- Los go­bier­nos y mu­ni­ci­pios son otro fo­co de los sis­te­mas de in­for­ma­ción geo­grá­fi­ca. Es­te ti­po de he­rra­mien­ta per­mi­te ma­pear los de­li­tos y ge­ne­rar ma­pas de tem­pe­ra­tu­ra pa­ra ver la con­cen­tra­ción de ellos. Así, se pue­den to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes co­mo la ins­tau­ra­ción de lu­mi­na­ria o pa­tru­lla­je. Otras co­mu­nas lo usan pa­ra ha­cer le­van­ta­mien­tos de in­for­ma­ción pa­ra ha­cer si­tios web pa­ra mos­trar la co­mu­na y sus atrac­ti­vos. El co­no­cer el per­fil de­mo­grá­fi­co de los ha­bi­tan­tes de una co­mu­na per­mi­te, por ejem­plo, me­jo­rar la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Si a es­to se in­cor­po­ran ele­men­tos co­mo el co­rreo elec­tró­ni­co, pue­de ge­ne­rar ma­yor con­vo­ca­to­ria.

A ni­vel país, exis­te el Sis­te­ma Na­cio­nal de In­for­ma­ción Te­rri­to­rial (SNIT) que fue ce­rra­do el 2006 y es­tá a ma­nos del Mi­nis­te­rio de Bie­nes Na­cio­na­les.

Ál­va­ro Mo­nett, se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Na­cio­nal de Coor­di­na­ción de In­for­ma­ción Te­rri­to­rial, del Mi­nis­te­rio del Bie­nes na­cio­na­les, ex­pli­ca la im­por­tan­cia de es­tas so­lu­cio­nes en el sec­tor pú­bli­co en ge­ne­ral. “La idea es pro­mo­ver un sis­te­ma in­te­gra­do y co­la­bo­ra­ti­vo en­tre to­das las re­par­ti­cio­nes del Es­ta­do pa­ra to­mar de­ci­sio­nes en di­ver­sos ám­bi­tos y a la vez, ser un me­ca­nis­mo de co­mu­ni­ca­ción ha­cia la ciu­da­da­nía”, di­ce Mo­nett.

En tér­mi­nos sim­ples, el sis­te­ma se ba­sa en la “In­te­ro­pe­ra­bi­li­dad Tec­no­ló­gi­ca”, don­de ca­da mi­nis­te­rio y ser­vi­cio pú­bli­co lle­van sus da­tos te­rri­to­ria­les a ma­pas di­gi­ta­les. De al­gu­na u otra for­ma, to­das las re­par­ti­cio­nes tie­nen al­gún ele­men­to geo­rre­fern­cia­ble.

“El Mi­nis­te­rio de Bie­nes Na­cio­na­les, por ejem­plo, ne­ce­si­ta to­mar de­ci­sio­nes con res­pec­to al uso de las pro­pie­da­des fis­ca­les, y así, to­mar de­ci­sio­nes so­bre el te­rri­to­rio en que es­tán asen­ta­das. Hay va­ria­bles co­mo las lí­neas eléc­tri­cas, áreas ver­des, den­si­fi­ca­ción, ca­rac­te­rís­ti­cas so­cio­cul­tu­ra­les y ni­vel de ca­mi­nos ca­rre­te­ras que son cla­ve. De es­ta for­ma, se rea­li­zan las zo­ni­fi­ca­cio­nes”, apun­ta Ál­va­ro Mo­nett.

Área in­mo­bi­lia­ria

Pa­ra las te­le­cos y uti­li­ties per­mi­ten pre­de­cir sus prio­ri­da­des de in­ver­sión ope­ra­cio­na­les.

Pa­ra el sec­tor in­mo­bi­lia­rio re­sul­ta re­le­van­te pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca. Per­mi­te es­ta­ble­cer los lu­ga­res don­de la in­ver­sión pue­de ser más fruc­tí­fe­ra de me­jor ma­ne­ra. Si se su­ma a mo­de­la­mien­to sa­te­li­tal, pue­de ana­li­zar la pro­pie­dad y el en­torno en que se em­pla­za­ría co­mo cuá­les son los co­mer­cios y ser­vi­cios más cer­ca­nos al pro­yec­to (ver pá­gi­na 7).

Pe­ro tam­bién per­mi­ten co­no­cer si el pa­go que se ha­ce es equi­li­bra­do o no, por­que pue­den ana­li­zar el pre­cio de las pro­pie­da­des cer­ca­nas co­mo su plus­va­lía y pre­cio de me­tro cua­dra­do ade­cua­do.

Hay un sin­fín de áreas en que los GIS pue­den ser usa­dos, co­mo mar­ke­ting, po­lí­ti­ca e in­mo­bi­lia­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.