Ideal pa­ra des­ca­po­ta­bles.

“Una ex­pe­rien­cia sin igual”. Así es co­mo mu­chos de­fi­nen via­jar en un con­ver­ti­ble. La mez­cla per­fec­ta en­tre co­mo­di­dad y vistas pri­vi­le­gia­das, ha he­cho de es­te ti­po de au­tos uno de los pre­di­lec­tos.

Pulso - Revoluciones x minuto - - AGOSTO2016-EDICIÓN-9 - por PAU­LA NU­ÑEZ L.

El no­res­te de Chi­na, la Ru­ta 550 de EEUU o La Tos­ca­na (Ita­lia), son al­gu­nos de los lugares re­co­men­da­dos pa­ra “pa­sear” en es­tos fa­mo­sos y de­por­ti­vos mo­de­los.

POR DÉ­CA­DAS han cau­ti­va­do a los aman­tes del mun­do mo­tor, aun­que se tien­da a aso­ciar a es­te ti­po de au­tos con mar­cas co­mo Pors­che o Lam­borg­hi­ni, su his­to­ria se re­mon­ta a fi­na­les de 1800, cuan­do se lan­zó el mo­de­lo Benz Vic­to­ria que per­mi­tía ple­gar su ca­po­ta. De ello han pa­sa­do ca­si 125 años y la evo­lu­ción del con­cep­to ha si­do ab­so­lu­ta. Atrás que­da­ron las rue­das de ma­de­ras y los fa­ro­les ex­pues­tos, hoy la co­mo­di­dad y tec­no­lo­gía de es­tos vehícu­los lle­ga a tal pun­to, que se pue­de ir prác­ti­ca­men­te a cual­quier des­tino sin im­por­tar las con­di­cio­nes.

Con­si­de­ra­do co­mo un ver­da­de­ro “sue­ño” por mu­chos, el tu­ris­mo en es­te ti­po de au­tos em­pie­za a cre­cer. So­bre to­do en el vie­jo con­ti­nen­te y en Es­ta­dos Uni­dos, don­de el mer­ca­do de au­tos con­ver­ti­bles es­tá más desa­rro­lla­do. Kurt Hor­ta, ex pi­lo­to y di­rec­tor de la ca­rre­ra y se­gu­ri­dad en el Rall­yMo­bil cuen­ta que “es­tar en un au­to de ese ti­po es si­nó­ni­mo de dis­fru­te pa­ra cual­quier per­so­na, no im­por­ta la épo­ca, ni el lu­gar. Siem­pre se­rá un agra­do, so­bre to­do aho­ra que cuen­tan con tan­ta tec­no­lo­gía”. Del mis­mo mo­do, el ex­per­to se­ña­la que hay una se­rie de co­sas a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de ar­mar ru­tas. “Los via­jes se dis­fru­tan siem­pre; pe­ro si se es­tá pre­pa­ra­do, mu­cho más. Por eso hay que te­ner pre­sen­te una se­rie de as­pec­tos lo­gís­ti­cos an­tes de ha­cer un via­je en uno de ellos”.

El ex pi­lo­to cuen­ta que hay que tra­zar ru­tas con­si­de­ran­do as­pec­tos co­mo la alimentación, ca­da cuán­to tiem­po se va a pa­rar y con qué fin, y qué pai­sa­jes se bus­ca ver. Tam­bién hay que iden­ti­fi­car pun­tos de apo­yo téc­ni­co, de ma­ne­ra que, en ca­so de te­ner al­gu­na di­fi­cul­tad re­sol­ver­la de for­ma rá­pi­da sin de­mo­rar el via­je.

Uno de los des­ca­po­ta­bles pre­fe­ri­dos por los jó­ve­nes es el Mi­ni Ca­brio, que só­lo de­mo­ra 18 se­gun­dos en abrir o ce­rrar su ca­po­ta. Al usar­la abier­ta, es re­co­men­da­ble ha­cer­lo en un cli­ma des­pe­ja­do o so­lea­do. Así la sen­sa­ción de li­ber­tad y ‘Go-Kart Fee­ling’ se po­ten­cia al con­du­cir sin te­cho, da­do que su mo­to­ri­za­ción es la mis­ma que la de un te­cho rí­gi­do y com­par­te la mis­ma tec­no­lo­gía y mo­dos de con­duc­ción”, di­ce Ben­ja­min Band, Ge­ren­te de Mi­ni Chi­le. Pa­ra dis­fru­tar del pai­sa­je, él su­gie­re la zo­na cen­tral y nor­te de Chi­le y tam­bién se re­co­mien­da paí­ses tro­pi­ca­les y de buen cli­ma. Sin em­bar­go, se­ña­la, que el nue­vo Ca­brio ad­vier­te de po­si­bles llu­vias o cam­bios cli­má­ti­cos, per­mi­tien­do que se apro­ve­che al má­xi­mo el ma­ne­jo sin te­cho de es­te vehícu­lo.

Si­mi­lar vi­sión tie­ne Fernando Ci­fuen­tes, je­fe de in­te­li­gen­cia de

Con­si­de­ra­do co­mo un ver­da­de­ro “sue­ño” por mu­chos, el tu­ris­mo en es­te ti­po de au­tos em­pie­za a cre­cer. So­bre to­do en el vie­jo con­ti­nen­te y en Es­ta­dos Uni­dos, don­de el mer­ca­do de au­tos con­ver­ti­bles es­tá más desa­rro­lla­do.

mer­ca­do y clien­tes de BMW Chi­le. Él es­ta­ble­ce que ma­ne­jar un au­to con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas “pro­du­ce una sen­sa­ción muy pla­cen­te­ra, po­dría des­cri­bir­la co­mo al­go muy si­mi­lar a ma­ne­jar a una mo­to­ci­cle­ta, ya que te per­mi­te sen­tir la li­ber­tad y que el ai­re en­tre en con­tac­to con los ocu­pan­tes del vehícu­lo”. Él es­ta­ble­ce que los des­ca­po­ta­bles de la com­pa­ñía de ori­gen ale­mán in­cor­po­ran as­pec­tos que los ha­cen úni­cos co­mo se­gu­ri­dad, “cuen­ta con un sis­te­ma de ba­rra an­ti­vuel­co que se ac­ti­va au­to­má­ti­ca­men­te al de­tec­tar un vol­ca­mien­to. En cuan­to a co­mo­di­dad, los au­tos BMW vie­nen con un de­flec­tor de vien­to re­mo­vi­ble que per­mi­te re­du­cir las co­rrien­tes y tur­bu­len­cias en la zo­na de hom­bros y en la nu­ca, que ocu­rre cuan­do se ma­ne­ja sin la ca­po­ta. En tan­to, la Se­rie 4 de BMW al ser de te­cho du­ro ge­ne­ra una sen­sa­ción de un ma­ne­jar un coupé cuan­do es­tá ce­rra­do.

Pai­sa­jes idea­les

Ubi­ca­do en el par­que na­cio­nal Zhang­jia­jie al no­res­te de Chi­na, el ca­mino que lle­va a la mon­ta­ña Tian­men es co­no­ci­do co­mo el “ca­mino al cie­lo”, con un sin­fín de cur­vas y una ve­ge­ta­ción exul­tan­te, don­de la ex­pe­rien­cia de ma­ne­jo re­sul­ta úni­ca. Se re­co­mien­da pa­ra ex­pe­ri­men­ta­dos pues ha si­do des­ta­ca­da co­mo una de las más pe­li­gro­sas del país asiá­ti­co. A tra­vés de las 99 cur­vas muy ce­rra­das se lle­ga a más de 1.300 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

La Ru­ta 550 que pa­sa por Co­lo­ra­do, en Es­ta­dos Uni­dos, es otra de las que en­tra en la ca­te­go­ría “Ex­pe­ri­men­ta­dos”. Con mu­chas cur­vas, re­sul­ta en­tre­te­ni­do re­co­rrer­la. Ade­más, tie­ne pai­sa­jes que en oto­ño e in­vierno en­tre­gan es­ce­nas úni­cas por su co­lo­ri­do. Quie­nes no son tan ex­per­tos o quie­ren via­jar de for­ma más re­la­ja­da, la Ru­ta 66 —tam­bién co­no­ci­da co­mo la ca­lle ma­yor de Es­ta­dos Uni­dos— es otra de las al­ter­na­ti­vas que per­mi­te re­co­rrer una de las ca­rre­te­ras más an­ti­guas, que atra­vie­sa des­de Ca­li­for­nia has­ta Illi­nois.

En el vie­jo con­ti­nen­te uno de los pa­seos in­fal­ta­bles en des­ca­po­ta­ble es La Tos­ca­na, Ita­lia. De que­rer arren­dar un vehícu­lo de es­te ti­po pa­ra re­co­rrer la zo­na, se re­co­mien­da ha­cer­lo con tiem­po, pues son los más re­que­ri­dos pa­ra des­pla­zar­se. Vi­si­tar vi­ñas o lo­ca­li­da­des co­mo Vol­te­rra o Flo­ren­cia es un im­per­di­ble.

Quie­nes pre­fie­ren dis­fru­tar de vistas al mar, Chap­man’s Peak Dri­ve en Su­dá­fri­ca es ideal. Ahí se mez­clan ca­bos, con mon­ta­ñas y pla­yas de co­lo­res úni­cos.R

Ubi­ca­do en el par­que na­cio­nal Zhang­jia­jie al no­res­te de Chi­na, el ca­mino que lle­va a la mon­ta­ña Tian­men es co­no­ci­do co­mo el “ca­mino al cie­lo”, con 99 cur­vas y una ve­ge­ta­ción exul­tan­te, es­pa­cio don­de la ex­pe­rien­cia de ma­ne­jo re­sul­ta úni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.