La apuesta de Nissan en Bra­sil.

Con el ob­je­ti­vo de trans­for­mar­se en uno de los tres ac­to­res más im­por­tan­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca, la mar­ca ja­po­ne­sa im­pul­sa su ne­go­cio des­de Bra­sil.

Pulso - Revoluciones x minuto - - AGOSTO2016-EDICIÓN-9 - Por PAU­LA NAMUR DES­DE RIO DE JANEIRO, BRA­SIL

En me­dio de los JJOO de Rio 2016, via­ja­mos a es­te país pa­ra ver có­mo la mar­ca ja­po­ne­sa quie­re con­quis­tar a Amé­ri­ca La­ti­na, con au­tos fa­bri­ca­dos en un 70% en esa na­ción.

DES­DE LOS AÑOS ‘90, el mu­ni­ci­pio bra­si­le­ño de Re­sen­de, al sur de Rio de Janeiro, es un po­lo de la in­dus­tria au­to­mo­triz de Bra­sil. El mu­ni­ci­pio, de ape­nas 120 mil ha­bi­tan­tes, al­ber­ga una se­rie de fá­bri­cas de em­pre­sas co­mo Volks­wa­gen y Peu­geot, y ha­ce dos años, Nissan tam­bién de­ci­dió ins­ta­lar­se en esa ciu­dad con una plan­ta que hoy pro­du­ce mo­de­los co­mo el Ver­sa (se­dán) y el March (hatch­back). La fá­bri­ca pron­to co­men­za­rá a pro­du­cir su re­cién lan­za­do mo­de­lo cros­so­ver Kicks, con una ca­rac­te­rís­ti­ca par­ti­cu­lar: se cons­trui­rá des­de Bra­sil pa­ra la re­gión.

Hoy la plan­ta em­plea a 1.800 tra­ba­ja­do­res, aun­que se ne­ce­si­ta­rán en­tre 600 y 700 más cuan­do se co­mien­ce a fa­bri­car el Kicks el pró­xi­mo año, ex­pli­can du­ran­te una visita a la plan­ta, a la cual fui­mos in­vi­ta­dos por la com­pa­ñía ja­po­ne­sa. La fá­bri­ca co­men­zó a ope­rar en abril de 2014 y des­de en­ton­ces ha pro­du­ci­do más de 80 mil au­tos. El 70% de las pie­zas y par­tes uti­li­za­das pa­ra la fa­bri­ca­ción es lo­cal, ase­gu­ra Nissan.

La plan­ta se ins­ta­ló en es­te lu­gar co­mo una ma­ne­ra de lo­grar los ob­je­ti­vos de cre­ci­mien­to de Nissan en Bra­sil: la com­pa­ñía lle­va 16 años en ese mer­ca­do y aho­ra bus­can al­can­zar un 5% de par­ti­ci­pa­ción en el país, que es el cuar­to ma­yor mer­ca­do de au­tos del mun­do (hoy tie­nen 3%). De acuer­do con ci­fras de la ANAC (Aso­cia­ción Na­cio­nal Au­to­mo­triz de Chi­le), en nues­tro país la com­pa­ñía bor­dea el 7% de par­ti­ci­pa­ción, con lo cual se ubi­ca en el top 5 en ven­tas, y apun­ta a te­ner un 10% de mar­ket sha­re pa­ra ubi-

car­se en el ter­cer lu­gar el pró­xi­mo año.

Pe­ro el ob­je­ti­vo de la plan­ta de Re­sen­de va más allá de sus as­pi­ra­cio­nes a con­ver­tir­se en un gran ac­tor en Bra­sil. Es­te año, la fá­bri­ca se trans­for­mó en un po­lo de exportación de Nissan pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, lue­go de sus pri­me­ros en­víos a Pa­ra­guay. Tam­bién se em­pe­za­ron a pro­du­cir au­tos pa­ra otros mer­ca­dos, co­mo Bo­li­via, Chi­le y Pe­rú. A fi­nes de año tam­bién lle­ga­rán a Ar­gen­ti­na y Uru­guay. Los mo­de­los que ex­por­ta­rán se­rán March y Ver­sa en dis­tin­tas ver­sio­nes y ya el pró­xi­mo año co­men­za­rá la pro­duc­ción de su nue­vo cros­so­ver Nissan Kicks, que tam­bién se es­pe­ra que sea ex­por­ta­do en el fu­tu­ro.

Pa­ra la re­gión, la me­ta es am­bi­cio­sa: es­tar en el top 3 en el me­diano pla­zo, ase­gu­ró es­te mes el CEO de la com­pa­ñía, Car­los Ghosn, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de dos nuevos vehícu­los in­te­li­gen­tes en Rio de Janeiro, en el mar­co de los Juegos Olím­pi­cos y Pa­ra­lím­pi­cos, de los cua­les Nissan es uno de los aus­pi­cia­do­res.

La in­ver­sión ini­cial pa­ra es­ta plan­ta fue de 2.600 mi­llo­nes de rea­les (US$830 mi­llo­nes), y la in­ver­sión pa­ra la pro­duc­ción de Nissan Kicks en Bra­sil fue de 750 mi­llo­nes de rea­les (US$240 mi­llo­nes).

Ro­bert Bauer, chief de­sig­ner del es­tu­dio de di­se­ño de Nissan en Rio de Janeiro, y par­te del equi­po que di­se­ñó el Kicks, ex­pli­ca que los con­su­mi­do­res hoy bus­can es­tar co­nec­ta­dos li­te­ral­men­te con el mun­do en­te­ro, y por eso, es­tán an­sio­sos por co­no­cer y te­ner nuevos pro­duc­tos. “To­dos los co­men­ta­rios que uno so­lía es­cu­char so­bre Nissan era que eran muy bue­nos en ca­li­dad, con­fia­bles, apor­ta­ban un gran va­lor al con­su­mi­dor, pe­ro que les fal­ta­ba ca­rác­ter, que les fal­ta­ba una ‘ca­ra fuer­te’, por­que el au­to­mó­vil es una ex­ten­sión del due­ño y es lo que to­dos ven, en­ton­ces to­dos quie­ren que ex­pre­se su pro­pia per­so­na­li­dad. En­ton­ces tu­vi­mos eso en men­te cuan­do ela­bo­ra­mos el Kicks, que tu­vie­ra to­das los atri­bu­tos de ca­li­dad, pe­ro que tam­bién tu­vie­ra una gran per­so­na­li­dad y ca­rác­ter”, ex­pli­có.

La com­pa­ñía es­te año es­tre­nó el con­cep­to de “mo­vi­li­dad in­te­li­gen­te”, que orien­ta­rá las de­ci­sio­nes cla­ve so­bre los au­tos del fu­tu­ro con el ob­je­ti­vo de lo­grar ce­ro emi­sio­nes y ce­ro ac­ci­den­tes.

Pro­ce­so de fa­bri­ca­ción

En el com­ple­jo se rea­li­zan to­das las eta­pas de pro­duc­ción de los vehícu­los, des­de el cor­te de las ho­jas me­tá­li­cas has­ta el en­sam­bla­je de los vehícu­los y prue­bas de ma­ne­jo pa­ra el 100% de los au­tos que sa­len de esa plan­ta.

El pro­ce­so co­mien­za con la es­tam­pe­ría, don­de se cor­tan las par­tes pa­ra dar cuer­po al vehícu­lo. Tam­bién es­tá el área de in­yec­ción de plás­ti­co, don­de, por ejem­plo, se pro­du­cen y pin­tan las dis­tin­tas par­tes del au­to­mó­vil. En el área de pin­tu­ra se rea­li­za una apli­ca­ción de tres eta­pas, y en nin­gu­na de ellas el au­to pa­sa por se­ca­do, con lo cual el pro­ce­so se ha­ce más efi­cien­te. De acuer­do con la com­pa­ñía, se uti­li­za el 90% de la pin­tu­ra, lo cual lo ha­ce tam­bién un pro­ce­so efi­cien­te, de­bi­do a que el res­to de las plan­tas pue­den lle­gar a des­per­di­ciar has­ta el 30% de la pin­tu­ra du­ran­te la apli­ca­ción.

Lue­go de pin­tar el cuer­po, el au­to va al en­sam­bla­je fi­nal, don­de se mon­tan las par­tes pe­que­ñas, con to­dos los de­ta­lles. Es­te pro­ce­so du­ran­te cer­ca de tres ho­ras. Lue­go al au­to­mó­vil se le en­sam­blan las ven­ta­nas, y se ins­ta­la el mo­tor. De acuer­do con la com­pa­ñía, cer­ca de 20,5 ho­ras se de­mo­ra la fa­bri­ca­ción com­ple­ta de un au­to­mó­vil des­de el cor­te de las lá­mi­nas de me­tal has­ta acá. Fi­nal­men­te se ha­ce el test dri­ve de to­dos los au­to­mó­vi­les pro­du­ci­dos en la plan­ta.

La fá­bri­ca bus­ca ser sus­ten­ta­ble des­de dis­tin­tos pun­tos de vis­ta. Res­pec­to de su in­fra­es­truc­tu­ra, la plan­ta fue di­se­ña­da pa­ra apro­ve­char de la me­jor ma­ne­ra la ven­ti­la­ción e ilu­mi­na­ción na­tu­ral. Por otra par­te, los pro­ce­sos de pro­duc­ción tam­bién bus­can ser sus­ten­ta­bles, por ejem­plo, me­dian­te la re­uti­li­za­ción del agua a tra­vés de la fil­tra­ción de só­li­dos pa­ra su re­ci­cla­je, o me­dian­te el re­ci­cla­je del 100% de los pa­ra­cho­ques que re­sul­tan de­fec­tuo­sos. Otro as­pec­to que re­fle­ja su in­te­rés por la sus­ten­ta­bi­li­dad es que se han preo­cu­pa­do de dar em­pleo no só­lo a los hom­bres: un 15% de los tra­ba­ja­do­res de la fá­bri­ca son mu­je­res.

De­bi­li­dad en la in­dus­tria

Si bien la fá­bri­ca tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir has­ta 200 mil vehícu­los y 200 mil mo­to­res al año, has­ta aho­ra só­lo ope­ra a un ter­cio de su ca­pa­ci­dad, es de­cir, fun­cio­na só­lo un turno del to­tal de tres. De to­das ma­ne­ras, la em­pre­sa se jac­ta de ser la úni­ca fá­bri­ca de ese po­lo in­dus­trial que no ha des­pe­di­do per­so­nal ni ha re­du­ci­do su pro­duc­ción.

La in­dus­tria en Bra­sil no pa­sa por su me­jor mo­men­to, lo cual que­dó re­fle­ja­do con la caí­da en las ven­tas de au­tos en ese país, en me­dio de la peor re­ce­sión del país en dé­ca­das.

Du­ran­te una con­fe­ren­cia en Rio de Janeiro, en el mar­co de los Juegos Olím­pi­cos, el CEO de la com­pa­ñía, el bra­si­le­ño Car­los Ghosn, ex­pli­có que la nor­ma­li­za­ción de la eco­no­mía en ese país per­mi­ti­ría a los con­su­mi­do­res au­men­tar la com­pra de au­tos nuevos. “Sin du­da es­ta­mos en el fon­do del po­zo, lis­tos pa­ra vol­ver a cre­cer. Nos es­ta­mos pre­pa­ran­do pa­ra re­to­mar el mer­ca­do”, ase­gu­ró con op­ti­mis­mo, en me­dio del pun­to de in­fle­xión que pa­re­ce es­tar lle­gan­do en la in­dus­tria en al­gu­nos paí­ses.

En tan­to, el vi­ce­pre­si­den­te de ven­tas de la em­pre­sa pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, Jo­sé Ro­mán, plan­tea que pe­se a la des­ace­le­ra­ción en la re­gión, Nissan se es­tá be­ne­fi­cian­do. “La in­dus­tria au­to­mo­triz no es­tá en­fren­tan­do su me­jor mo­men­to, por­que los TIV (To­tal in­dustry vo­lu­mes) es­tán ca­yen­do en los di­fe­ren­tes mer­ca­dos, pe­ro no­so­tros en es­te en­torno es­ta­mos cre­cien­do en par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do muy fuer­te­men­te. Te­ne­mos una es­tra­te­gia de ma­nu­fac­tu­ra im­por­tan­te”, ase­gu­ra, ejem­pli­fi­can­do con la plan­ta de Re­sen­de, a la cual se su­mó una re­cien­te in­ver­sión de US$500 mi­llo­nes anun­cia­da en Cór­do­ba, Ar­gen­ti­na, pa­ra cons­truir pic­kups. “Den­tro de ese en­torno, te­ne­mos 10 mer­ca­dos prin­ci­pa­les: Bra­sil es el más gran­de, lue­go Ar­gen­ti­na y des­pués es­tá Chi­le”, di­ce Ro­mán.R

“La in­dus­tria no es­tá en­fren­tan­do su me­jor mo­men­to, por­que los TIV (to­tal in­dustry vo­lu­mes) es­tán ca­yen­do en los di­fe­ren­tes mer­ca­dos, pe­ro no­so­tros en es­te en­torno es­ta­mos cre­cien­do en par­ti­ci­pa­ción”, ex­pli­ca Jo­sé Ro­mán, ge­ren­te de ven­tas pa­ra la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.