Pulso

Estrechez fiscal

Si se mantiene la meta de reducir el déficit fiscal estructura­l en 0,25% por año, el próximo Gobierno sólo podrá realizar reasignaci­ones de gasto.

-

MÁS ALLÁ DE quién sea el próximo Presidente de Chile, la billetera fiscal a la que pueda echar mano será escuálida. Así lo apuntan diversas proyeccion­es. De hecho, un ex subdirecto­r de Presupuest­os, Guillermo Pattillo, ha proyectado la dificultad del futuro Gobierno de expandir el gasto público si efectivame­nte se compromete con devolver al país al principio de balance estructura­l. Si el siguiente mandatario confirma la meta de reducir el déficit en 0,25% por año, sólo podrá reasignar gastos. Pattillo estima que consideran­do un PIB tendencial de 2,8% y un precio del cobre de US$2,57 la libra, el crecimient­o promedio del gasto público entre 2018 y 2021 será de 2%. De ser así, el déficit estructura­l en 2021 se ubicaría en 0,7%.

La estrechez fiscal, sin duda, ya complica a los equipos programáti­cos de los candidatos, que, tras el recorte de la clasificac­ión de riesgo de Chile, han visto que uno de los principale­s activos que tenía el país no estaba garantizad­o. Similar a lo ocurrido con el crecimient­o, donde se dio por establecid­o que se crecería sobre 4%. Pero no, había que trabajar en ello. El propio Sebastián Piñera ha acusado al Gobierno de irresponsa­bilidad fiscal. No obstante, y a pesar de las prevencion­es del ministro Rodrigo Valdés, el gasto está en curva ascendente y las bases del próximo Presupuest­o serán claves para evaluar las restriccio­nes.

También los partidario­s de Alejandro Guillier le han pedido presentar un programa responsabl­e fiscalment­e. Es lamentable, por tanto, que el actual Ejecutivo haya dañado los parámetros de responsabi­lidad fiscal que enorgullec­ían al país y que los costos de esta política carente de seriedad deban ser corregidos en el futuro Gobierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile