Do­mi­ci­lio le­gal elec­tró­ni­co,

Pulso - - PORTADA - Por Clau­dio Or­tiz

En el pa­sa­do, Chi­le es­tu­vo a la van­guar­dia en el di­se­ño e im­ple­men­ta­ción de he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas que tu­vie­ron al­to im­pac­to en la pro­vi­sión efi­cien­te de ser­vi­cios pú­bli­cos. La di­gi­ta­li­za­ción del pa­go de im­pues­tos, la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca uni­ver­sal y el por­tal Chi­le Com­pra, en­tre otros, son ejem­plos de po­lí­ti­cas pú­bli­cas exi­to­sas que, por los cam­bios in­vo­lu­cra­dos, fue­ron ini­cial­men­te de di­fí­cil asi­mi­la­ción, pe­ro que hoy son va­lo­ra­das por todos los ac­to­res e imi­ta­das en va­rios paí­ses. Han pa­sa­do mu­chos años des­de la úl­ti­ma in­no­va­ción pú­bli­ca de im­pac­to ma­si­vo, por lo que es tiem­po de pen­sar qué cam­bios dis­rup­ti­vos pue­den fa­vo­re­cer la con­tac­ta­bi­li­dad en­tre las ins­ti­tu­cio­nes y las per­so­nas.

Los cam­bios abrup­tos que ha vi­vi­do la so­cie­dad chi­le­na nos obli­gan a pen­sar en so­lu­cio­nes que se adap­ten a es­ta nue­va reali­dad. Tiem­pos de des­pla­za­mien­to, cam­bios de vi­vien­da pro­duc­to de la mo­vi­li­dad so­cial, sis­te­mas de se­gu­ri­dad más so­fis­ti­ca­dos y re­si­den­cia tem­po­ral en el ex­te­rior, son ejem­plos de la di­fi­cul­tad que tie­nen los ser­vi­cios pú­bli­cos y las em­pre­sas pa­ra en­con­trar a las per­so­nas en sus ho­ga­res y en­tre­gar­les do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria. La ciu­da­da­nía va­lo­ra in­for­ma­ción opor­tu­na de los or­ga­nis­mos del Es­ta­do y las em­pre­sas en beneficios, co­mo la en­tre­ga de sub­si­dios y me­jo­ras en los pro­duc­tos, pe­ro tam­bién –de­bi­do a la res­pon­sa­bi­li­dad in­he­ren­te del chi­le­no­va­lo­ra la no­ti­fi­ca­ción a tiem­po en ma­te­rias im­po­si­ti­vas, ju­di­cia­les o con­trac­tua­les.

Cree­mos opor­tuno avan­zar en un pro­yec­to-país que con­tri­bu­ya a so­lu­cio­nar es­tas di­fi­cul­ta­des, im­pul­san­do el do­mi­ci­lio le­gal elec­tró­ni­co. Es­to, pue­de te­ner múl­ti­ples for­mas y, a mo­do de ejem­plo, pue­de ser una ca­si­lla elec­tró­ni­ca per­so­nal o, en su de­fec­to, una pro­vis­ta por el Es­ta­do a tra­vés del Re­gis­tro Ci­vil, otor­ga­da du­ran­te el pro­ce­so de re­no­va­ción de la cé­du­la de iden­ti­dad –tal co­mo se in­clu­ye ac­tual­men­te el tí­tu­lo pro­fe­sio­nal–, u otro or­ga­nis­mo pú­bli­co. Es­to po­dría con­ver­tir­se en el pri­mer pa­so pa­ra avan­zar ha­cia la iden­ti­dad digital tal co­mo lo tie­ne, por ejem­plo, Es­to­nia.

Es­ta ini­cia­ti­va, de muy ba­jo cos­to y de al­to im­pac­to país, re­sol­ve­ría los múl­ti­ples pro­ble­mas que tie­nen tan­to or­ga­nis­mos pú­bli­cos co­mo las em­pre­sas pa­ra con­tac­tar a tiem­po a los ciu­da­da­nos.

En el ca­so de las com­pa­ñías, po­dría fa­ci­li­tar el en­vío de in­for­ma­ción for­mal, com­ple­tar el pro­ce­so de con­tra­ta­ción y to­ma de con­sen­ti­mien­to -el que, con la im­ple­men­ta­ción de la fir­ma elec­tró­ni­ca pa­ra do­cu­men­tos pú­bli­cos, po­drá ce­rrar­se in­te­gral­men­te de ma­ne­ra re­mo­tay ma­te­ria­li­zar un lar­go an­he­lo de los con­su­mi­do­res: po­ner tér­mino a con­tra­tos en for­ma no pre­sen­cial.

Pa­ra el Es­ta­do se sim­pli­fi­ca­rá la con­tac­ta­bi­li­dad con los ciu­da­da­nos, aba­ra­tan­do el cos­to de no­ti­fi­ca­cio­nes en ma­te­rias tri­bu­ta­rias, beneficios so­cia­les e in­clu­so en la ela­bo­ra­ción de cen­sos po­bla­cio­na­les.

Me­jo­rar los ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad y mo­der­ni­zar el Es­ta­do, pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te por re­du­cir los cos­tos de transac­ción en una eco­no­mía. Cree­mos que la crea­ción de un do­mi­ci­lio le­gal elec­tró­ni­co po­dría ser un buen pun­to de par­ti­da. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.