El cre­cien­te ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co-so­cial de los CEO,

Pulso - - PORTADA - Por Ka­ren Po­nia­chik

El “2018 Edel­man Trust Ba­ro­me­ter“re­ve­la que la cre­di­bi­li­dad/con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes con­ti­núa ca­yen­do a ni­vel glo­bal, sien­do Es­ta­dos Uni­dos don­de más se ha des­plo­ma­do. Pe­ro un da­to en par­ti­cu­lar me lla­mó la aten­ción: Dos ter­cios de los en­cues­ta­dos cree que los lí­de­res em­pre­sa­ria­les de­ben pro­mo­ver el cam­bio en lu­gar de es­pe­rar que el go­bierno lo ha­ga. De he­cho, el es­tu­dio mues­tra que la cre­di­bi­li­dad de los CEOs au­men­tó sie­te pun­tos, pa­ra lle­gar al 44%, lue­go de que va­rios ex­pre­sa­ran pú­bli­ca­men­te sus pos­tu­ras so­bre te­mas con­tin­gen­tes, in­clui­dos el cam­bio cli­má­ti­co, los de­re­chos de in­mi­gran­tes y el res­pe­to a las mi­no­rías se­xua­les.

En un in­for­me de Stra­tegy Group, es­ta vez en­fo­ca­do en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, a di­fe­ren­cia del de Edel­man que cu­bre 28 paí­ses, ca­si el 80% de los en­tre­vis­ta­dos pos­tu­la que los CEOs tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­mo­ver cam­bios so­cia­les. En la mis­ma lí­nea, una in­ves­ti­ga­ción de We­ber Shand­wick re­ve­ló que un al­to por­cen­ta­je de mi­llen­nials sos­tie­ne que es­te ti­po de ac­ti­vis­mo es fac­tor cla­ve en sus de­ci­sio­nes de com­pra.

Has­ta ha­ce po­co, los em­pre­sa­rios ha­bla­ban só­lo so­bre te­mas atin­gen­tes a sus negocios, co­mo im­pues­tos, ba­rre­ras a la in­ver­sión y re­gu­la­cio­nes. Las ac­ti­tu­des ra­di­ca­les de Trump y la cre­cien­te po­la­ri­za­ción en EEUU co­men­za­ron a pro­vo­car un cam­bio: En 2017, cien em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas pre­sen­ta­ron un es­cri­to an­te la jus­ti­cia bus­can­do re­ver­tir la de­ci­sión del man­da­ta­rio de ve­tar la en­tra­da al país de in­mi­gran­tes pro­ce­den­tes de paí­ses con ma­yo­ría mu­sul­ma­na. Po­co des­pués, Ken­neth Fra­zier de Merck fue el pri­mer CEO en re­nun­ciar al Con­se­jo de Ma­nu­fac­tu­ras, que ase­so­ra­ba al Pre­si­den­te en ma­te­rias em­pre­sa­ria­les, cuán­do és­te tu­vo una ac­ti­tud equi­vo­ca fren­te a even­tos de vio­len­cia ra­cial en Char­lot­tes­vi­lle. A Fra­zier le si­guie­ron los de GE, Johnson & Johnson, 3M… has­ta que al fi­nal Trump se vio obli­ga­do a di­sol­ver el Con­se­jo.

El fe­nó­meno, a pe­sar de se­guir con­fi­na­do a Es­ta­dos Uni­dos, obe­de­ce a un apa­ren­te cam­bio de pa­ra­dig­ma, se­gún re­ve­la una pu­bli­ca­ción del Har­vard Bu­si­ness Re­view de fe­bre­ro pa­sa­do: “Nues­tro rol co­mo CEOs in­clu­ye pro­nun­ciar­nos so­bre lo que cree­mos es co­rrec­to… en te­mas que va­yan más allá de los negocios”, di­jo Brian Mo­yi­nihan de Bank of Ame­ri­cas tras fir­mar una car­ta con­tra una ley an­ti-mi­no­rías se­xua­les en Ca­ro­li­na de Nor­te y que ya ha­bía si­do sus­cri­ta por Tim Cook de Ap­ple, en­tre otros. Dan Schul­man de Pay­pal can­ce­ló pla­nes pa­ra abrir un cen­tro de ope­ra­cio­nes en ese es­ta­do, que hu­bie­ra crea­do 400 em­pleos ca­li­fi­ca­dos, por la mis­ma ra­zón.

En pa­la­bras de Marc Ba­nioff de Sa­les­for­ce, uno de los ac­ti­vis­tas más cons­pi­cuos en ma­te­rias re­la­cio­na­das con de­re­chos ci­vi­les “los CEOs no só­lo de­ben adop­tar pos­tu­ras en fa­vor de sus ac­cio­nis­tas sino tam­bién de sus em­plea­dos, clien­tes, so­cios, la co­mu­ni­dad, el me­dioam­bien­te… to­do”.

El ac­ti­vis­mo de los CEOs es un fe­nó­meno al que hay que es­tar aten­to por las con­se­cuen­cias repu­tacio­na­les y es­tra­té­gi­cas que pue­de te­ner tan­to pa­ra las cor­po­ra­cio­nes que en­ca­be­zan co­mo pa­ra el sec­tor em­pre­sa­rial en su con­jun­to. Yo, al me­nos, lo aplau­do con en­tu­sias­mo. Me pre­gun­to si hoy en Chi­le --con te­mas co­mo in­clu­sión, di­ver­si­dad, in­mi­gra­ción, aco­so se­xual y equi­dad de gé­ne­ro en el ta­pe­te-- los lí­de­res em­pre­sa­ria­les lo­ca­les es­tán pre­pa­ra­dos y dis­pues­tos a se­guir el ejem­plo de sus pa­res de Es­ta­dos Uni­dos. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.