La vía chi­le­na a la eco­no­mía cir­cu­lar,

Pulso - - PORTADA - Por Pablo Ba­de­nier

RE­CIEN­TE­MEN­TE se cum­plie­ron dos años des­de que se pro­mul­ga­ra en nues­tro país la pri­me­ra Ley de Fo­men­to al Re­ci­cla­je, ini­cia­ti­va pio­ne­ra en La­ti­noa­mé­ri­ca. Es­ta ley es el ini­cio de la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de nues­tro ca­mino sin re­torno ha­cia la eco­no­mía cir­cu­lar. Esa que pri­vi­le­gia vir­tuo­sa­men­te el re­ci­cla­je de ma­te­rias pri­mas y la va­lo­ri­za­ción ener­gé­ti­ca de re­si­duos, an­tes que op­tar por re­sig­na­ción y obli­ga­ción a en­te­rrar es­tos “re­si­duos” en re­lle­nos sa­ni­ta­rios.

Por ley se creó tam­bién la de­no­mi­na­da Res­pon­sa­bi­li­dad Ex­ten­di­da al Pro­duc­tor (REP), co­mo ins­tru­men­to re­gu­la­to­rio fun­da­men­tal que bus­ca que los im­por­ta­do­res o fa­bri­can­tes de de­ter­mi­na­dos bie­nes -una vez ter­mi­na­da su vi­da útil- se ha­gan car­go de su re­co­lec­ción y va­lo­ri­za­ción ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad de un re­gu­la­do. Lo an­te­rior, le per­mi­ti­rá al país aho­rrar ener­gía y el uso de ma­te­rias pri­mas vír­ge­nes, dis­mi­nu­yen­do la pre­sión de explotación de re­cur­sos na­tu­ra­les. Cons­truir esa ca­de­na vir­tuo­sa es el desafío, in­te­gran­do a mu­ni­ci­pios, re­co­lec­to­res de ba­se, em­pre­sas y con­su­mi­do­res.

El gran acier­to de es­te nue­vo marco nor­ma­ti­vo es el de ge­ne­rar el trán­si­to des­de un en­fo­que me­ra­men­te sa­ni­ta­rio en la ges­tión de los re­si­duos a un en­fo­que am­bien­tal, que in­cen­ti­va la dis­mi­nu­ción en la ge­ne­ra­ción de re­si­duos y que pri­vi­le­gia el va­lor de es­tos co­mo ma­te­ria pri­ma.

Ade­más, no pue­de des­co­no­cer­se el im­pac­to que ten­drá el au­men­to de in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca co­mo pun­tos ver­des y lim­pios en nues­tras co­mu­nas, el di­se­ño y eti­que­ta­do de pro­duc­tos pa­ra que el con­su­mi­dor pue­da dis­tin­guir­los, y sis­te­mas de de­pó­si­to y re­em­bol­so pa­ra la dis­po­si­ción de re­si­duos.

En es­ta lí­nea y más im­por­tan­te aún, se­rá in­ter­na­li­zar co­mo so­cie­dad que la ba­su­ra es un error de di­se­ño, co­mo di­ce Gon­za­lo Mu- ñoz de Tri­ci­clos. Con el eco­di­se­ño, la in­no­va­ción y las nue­vas tec­no­lo­gías- in­tro­du­ci­das en la ley- se ge­ne­ra­rá un mun­do de po­si­bi­li­da­des pa­ra pro­du­cir en­va­ses con me­nos im­pac­tos. Trans­for­mar es­ta in­dus­tria es una de las gran­des me­tas que ins­pi­ra es­ta po­lí­ti­ca pú­bli­ca. Asi­mis­mo, te­ne­mos co­mo país la opor­tu­ni­dad de de­jar atrás y su­pe­rar el pre­sen­te mo­de­lo eco­nó­mi­co li­neal de “to­mar, ha­cer, desechar” y pa­sar un mo­de­lo de eco­no­mía cir­cu­lar, re­pa­ra­do­ra y re­ge­ne­ra­ti­va con el me­dio am­bien­te y sus re­cur­sos.

No obs­tan­te, la eco­no­mía de los re­si­duos tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des. Pa­ra el ciu­da­dano de a pie le pa­re­ce ser gra­tui­to ge­ne­rar re­si­duos, pe­ro los mu­ni­ci­pios in­cu­rren en gas­tos de has­ta el 27 % del pre­su­pues­to mu­ni­ci­pal y el 50% de las pro­pie­da­des es­tá exen­ta del pa­go por el ser­vi­cio de re­co­lec­ción, tras­por­te y eli­mi­na­ción de re­si­duos. Só­lo por po­ner un ejem­plo, la cuen­ta mu­ni­ci­pal en ges­tión de re­si­duos en el 2016 lle­gó a una ci­fra de $312 mil mi­llo­nes.

Mien­tras que paí­ses Ocde va­lo­ri­zan has­ta el 90% de sus re­si­duos, en Chi­le los va­lo­res son in­ver­sa­men­te pro­por­cio­na­les. In­cen­ti­var la nue­va in­dus­tria del re­ci­cla­je es cre­ci­mien­to pa­ra el país, pues­tos de tra­ba­jo ver­des de la nue­va eco­no­mía cir­cu­lar y mi­les de em­pren­di­mien­tos lo­ca­les y re­gio­na­les.

De­be­mos ser per­se­ve­ran­tes en com­ple­tar nues­tro marco re­gu­la­to­rio, crean­do incentivos rea­les pa­ra su­mar más ac­to­res a la eco­no­mía cir­cu­lar y de es­ta ma­ne­ra se­guir dan­do pa­sos ha­cia ade­lan­te pa­ra me­jo­rar nues­tro en­torno y la ca­li­dad de vi­da en nues­tras ciu­da­des, pa­ra así trans­for­mar a Chi­le en uno de los paí­ses pio­ne­ros en abra­zar la eco­no­mía cir­cu­lar y es­ta­ble­cer­la co­mo un eje es­tra­té­gi­co de nues­tro desa­rro­llo sos­te­ni­ble. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.