Alejandro Fox­ley: “La eco­no­mía se ha fre­na­do y hay que re­im­pul­sar­la, pe­ro no ais­la­da­men­te”

Pulso - - PORTADA - PAULA GALLARDO

— Fue uno de los gran­des pro­ta­go­nis­tas de la tran­si­ción a la de­mo­cra­cia ba­jo el cua­trie­nio de Pa­tri­cio Ayl­win y ar­ti­cu­la­dor de los acuer­dos pú­bli­co-pri­va­do a ini­cios de los 90 que no só­lo per­mi­tie­ron que se apro­ba­ra la pri­me­ra re­for­ma tri­bu­ta­ria post dic­ta­du­ra, sino que el país lo­gra­ra una im­por­tan­te ex­pan­sión eco­nó­mi­ca.

Alejandro Fox­ley, ex mi­nis­tro de Ha­cien­da y Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y ex se­na­dor, des­de ha­ce al­gu­nos años en Cie­plán, fue uno de los con­vo­ca­dos a la me­sa de desa­rro­llo in­clu­si­vo con­vo­ca­da por el go­bierno, y que se cons­ti­tu­yó ayer, en La Mo­ne­da.

¿Có­mo eva­lúa es­ta con­vo­ca­to­ria rea­li­za­da por el go­bierno y la trans­ver­sa­li­dad de sus in­te­gran­tes?

—Es­ta ini­cia­ti­va es muy opor­tu­na, por­que el país y so­bre to­do su eco­no­mía ne­ce­si­tan un re­im­pul­so, y ade­más por­que es im­por­tan­te la for­ma de dis­cu­sión pa­ra lo­grar que se con­si­ga el ob­je­ti­vo. Par­ti­ci­pé mu­cho en la pri­me­ra tran­si­ción a la de­mo­cra­cia, don­de hi­ci­mos es­te mis­mo ejer­ci­cio, y lo­gra­mos que la eco­no­mía cre­cie­ra a unas ta­sas no­ta­ble­men­te su­pe­rio­res al del res­to de Amé­ri­ca La­ti­na, has­ta que­dar en el nú­me­ro 1.

¿Es el mo­men­to de la “se­gun­da tran­si­ción” co­mo plan­teó el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra, cuan­do asu­mió el man­do?

—Es­cri­bí un li­bro con ese título un po­qui­to an­tes de que el Pre­si­den­te co­men­ta­ra eso y es­toy muy de acuer­do de que es lo que real­men­te se ne­ce­si­ta. Em­pe­zar a mi­rar el pre­sen­te co­mo una opor­tu­ni­dad de es­cu­char al otro, de no de te­ner un pen­sa­mien­to úni­co y su­mar a un país. Que la gen­te sien­ta que el país em­pie­za a mar­char de nue­vo, la gen­te tie­ne ga­nas de ha­cer las co­sas bien y de con­vo­car a to­dos, sin ex­cep­ción. Hoy día la eco­no­mía se ha fre­na­do, la pro­duc­ti­vi­dad no cre­ce y hay que re­im­pul­sar­la, pe­ro no ais­la­da­men­te, por­que eso no fun­cio­na.

¿Có­mo ha­cer­lo?

—Hay que ser ca­pa­ces de con­ver­ger en te­mas co­mu­nes, que in­ter­pre­tan a la gen­te y que abran opor­tu­ni­da­des más allá de la co­yun­tu­ra, pen­san­do en 10 o 15 años, que la gen­te sien­ta que un gru­po co­mo és­te es ca­paz de po­ner­se por en­ci­ma de la po­lí­ti­ca co­ti­dia­na y los con­flic­tos po­lí­ti­cos, mi­rar al país, lo que el país ne­ce­si­ta y lo que la gen­te ne­ce­si­ta. El men­sa­je prin­ci­pal es bus­car acuer­dos en las gran­des ideas que le im­por­tan al país pa­ra los pró­xi­mos 15 años.

¿Cuá­les fue­ron las ideas que se con­ver­sa­ron en la reunión con el Pre­si­den­te?

—Lo pri­me­ro es có­mo im­pul­sar el cre­ci­mien­to y la in­ver­sión. En se­gun­do lu­gar, que hay que trabajar en un es­ce­na­rio mun­dial que es­tá cam­bian­do mu­cho y don­de un país co­mo Chi­le, que es de los más abier­tos del mun­do, va a te­ner que ade­lan­tar­se a al­gu­nos des­ór­de­nes que se es­tán pro­du­cien­do, don­de hay re­tro­ce­sos muy cla­ros en los es­que­mas de in­te­gra­ción con el te­ma del Naf­ta. Una ter­ce­ra prio­ri­dad es la ca­li­dad de la edu­ca­ción.

¿Có­mo de­be abor­dar­se el te­ma de la edu­ca­ción?

—El én­fa­sis no de­bie­ra es­tar tan­to en la gra­tui­dad de la edu­ca­ción su­pe­rior, el én­fa­sis de­be es­tar en me­jo­rar la ca­li­dad y eso em­pie­za en los pri­me­ros mil días de un ni­ño. El ni­ño que es de una fa­mi­lia de in­gre­sos ba­jos apren­de 500 pa­la­bras en los pri­me­ros mil días; el hi­jo de una fa­mi­lia pro­fe­sio­nal apren­de 1.500 pa­la­bras. Ahí em­pie­za el te­cho pa­ra un con­jun­to de la po­bla­ción que des­pués le cues­ta mu­cho sa­lir de la po­bre­za y abrir opor­tu­ni­da­des pa­ra sus hi­jos. Des­de ahí de­be­mos ver qué es lo que pa­sa en la sa­la de cla­ses, en la edu­ca­ción bá­si­ca y se­cun­da­ria. Te­ne­mos que re­en­tre­nar a los pro­fe­so­res pa­ra en­trar a la era di­gi­tal. Hay que po­ner mi­ra­das fres­cas, con sen­ti­do de fu­tu­ro, so­bre có­mo va a ser el mun­do en 10 o 15 años más y ade­lan­tar­nos en la so­lu­ción.

¿Se abor­dó el te­ma de las pen­sio­nes?

—El te­ma de pen­sio­nes tam­bién fue muy cla­ve, creo que hay que ha­cer un es­fuer­zo muy grande des­de el pun­to de vis­ta del Es­ta­do pa­ra me­jo­rar so­bre to­do las pen­sio­nes so­li­da­rias, las pen­sio­nes más ba­jas que es­tán fue­ra de las po­si­bi­li­da­des si es que uno quie­re que la gen­te ten­ga una ca­li­dad de vi­da o de ali­men­ta­ción mínima. Hay que bus­car una fór­mu­la pa­ra que el va­lor es­pe­ra­do pa­ra la ju­bi­la­ción au­men­te pa­ra to­dos.

A su jui­cio, ¿es ne­ce­sa­rio au­men­tar la edad de ju­bi­la­ción y ele­var el por­cen­ta­je de co­ti­za­ción vi­gen­te?

—De­be­ría ser una mez­cla de am­bas, po­dría ayu­dar mu­cho au­men­tar la edad de ju­bi­la­ción en Chi­le, eso es­tá ocu­rrien­do en mu­chos paí­ses y ayu­da­ría a me­jo­rar las pen­sio­nes. Lo se­gun­do, es que efec­ti­va­men­te hay que au­men­tar las co­ti­za­cio­nes. Va a ha­ber una dis­cu­sión en el Con­gre­so, no me ca­be du­da que hay que abor­dar­lo.

¿Y una re­for­ma tri­bu­ta­ria?

—No se en­tró en ese te­ma, pe­ro creo que se ins­ta­la­rá bá­si­ca­men­te en el Con­gre­so.

CO­YUN­TU­RA “La eco­no­mía se ha fre­na­do y hay que re­im­pul­sar­la, pe­ro no ais­la­da­men­te”.

PRIO­RI­DA­DES

“El én­fa­sis de­be es­tar en me­jo­rar la ca­li­dad de la edu­ca­ción”. PEN­SIO­NES “Po­dría ayu­dar mu­cho au­men­tar la edad de ju­bi­la­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.