So­bre ta­sas y mo­ne­das

Es un he­cho que nues­tra deu­da no­mi­nal si­gue ca­ra, por lo que de­be­ría­mos ob­ser­var que las ta­sas ba­se con­ti­núen al al­za.

Pulso - - TRADER - El au­tor es ge­ren­te de estudios de Tan­ner In­vest­ments. JOA­QUÍN AGUI­RRE

UNO pen­sa­ría que in­ver­tir en deu­da chi­le­na es mu­cho más ren­ta­ble que ha­cer­lo en deu­da nor­te­ame­ri­ca­na. La ra­zón de es­ta im­pre­sión tie­ne ba­se en la clasificación de ries­go, pues Chi­le es A+, mien­tras EEUU es AAA, cua­tro es­ca­las cre­di­ti­cias ma­yor. Por eso lla­ma la aten­ción que nues­tra deu­da en pe­sos a dos años, por ejem­plo, en­tre­gue só­lo 80 pun­tos ba­se más, una di­fe­ren­cia que ha pro­me­dia­do apro­xi­ma­da­men­te 230 pun­tos ba­se en los úl­ti­mos tres años, es de­cir, ca­si tres ve­ces más.

Si bien es­ta­mos com­pa­ran­do pe­ras con man­za­nas -son dis­tin­tas mo­ne­das- no po­de­mos de­jar de ex­pli­ci­tar que el pre­mio re­la­ti­vo que pa­ga Chi­le por su deu­da so­be­ra­na es hoy muy ba­jo. Es­to apa­ren­te­men­te evi­den­cia que no nos he­mos con­ta­gia­do con las al­zas de ta­sas en EEUU.

En lo que va del año, el ren­di­mien­to del Te­so­ro ame­ri­cano a 10 años ha subido cer­ca de 65 pun­tos ba­se, mien­tras que los tí­tu­los so­be­ra­nos a 10 años de paí­ses co­mo Bra­sil, Mé­xi­co y Ru­sia lo han he­cho en 75, 32, y 31 pun­tos ba­se res­pec­ti­va­men­te. Si to­ma­mos paí­ses co­mo Sui­za, Ale­ma­nia y Fran­cia, el con­ta­gio ha si­do de 27, 21 y 7 pun­tos ba­se. ¿Quie­re sa­ber cuán­to ha subido el título a 10 años de Chi­le?, so­lo un pun­to ba­se.

¿Có­mo ex­pli­ca­mos es­to? ¿Por qué Chi­le ha es­ta­do blin­da­do de es­te em­ba­te de al­zas de ta­sas? La teo­ría de Pa­ri­dad Cu­bier­ta se­ña­la que la di­fe­ren­cia de re­torno en­tre dos paí­ses de si­mi­lar ries­go de­be­ría com­pen­sar­se con la de­pre­cia­ción de la mo­ne­da del país con ma­yor ren­di­mien­to. Es de­cir, si Chi­le tu­vie­ra el mis­mo ries­go que EEUU, ese 0,8% de pre­mio de­be­ría ser com­pen­sa­do con una de­pre­cia­ción del pe­so (o apre­cia­ción del dó­lar) de 0,8% (al­go así co­mo cin­co pe­sos por dó­lar), pa­ra que los ren­di­mien­tos a un año de am­bos paí­ses (de mis­mo ries­go en nues­tra fan­ta­sía), sean si­mi­la­res.

Si bien la ma­yor con­fian­za lo­cal y del ci­clo po­lí­ti­co que se ins­tau­ra­ba hi­zo que el pe­so se apre­cia­ra a fi­nes del año pa­sa­do y co­mien­zos de és­te, cree­mos que hu­bo una so­bre­rreac­ción y no ve­mos ma­yo­res fun­da­men­tos pa­ra una de­pre­cia­ción adi­cio­nal del pe­so.

In­clu­so cu­brir­se con fu­tu­ros hoy es prác­ti­ca­men­te gra­tis, así que la prin­ci­pal ra­zón que ex­pli­ca­ría el que pre­mie­mos tan po­co al in­ver­sio­nis­ta es que so­mos ca­ros.

Es un he­cho que nues­tra deu­da no­mi­nal si­gue ca­ra, por lo que de­be­ría­mos ob­ser­var que las ta­sas ba­se con­ti­núen al al­za. Es­to im­pli­ca­rá un tras­pa­so que se ma­te­ria­li­za­rá en los cré­di­tos de con­su­mo, au­to­mo­tri­ces e hi­po­te­ca­rios. Si se va a en­deu­dar, há­ga­lo lue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.