El se­gun­do tiem­po de los edi­fi­cios pa­tri­mo­nia­les

Pulso - - ESPECIALES - Un re­por­ta­je de EFRAÍN MO­RA­GA

La res­tau­ra­ción de in­fra­es­truc­tu­ra de in­te­rés his­tó­ri­co, per­mi­te dar­le una nue­va vi­da a es­tos lu­ga­res. Mall Es­pa­cio M, Ca­sa de Los Diez, el res­tau­ran­te Li­gu­ria de Las­ta­rria y un museo, es­tán en­tre los más des­ta­ca­dos. En tan­to, el ma­yor desafío es man­te­ner el equi­li­brio en­tre la con­ser­va­ción y reha­bi­li­ta­ción de es­tas zo­nas.

UUNA vez apa­ga­do su es­plen­dor, mu­chas in­fra­es­truc­tu­ras pa­san al ol­vi­do. Aban­do­na­das a su suer­te, se de­te­rio­ran. Pe­ro exis­ten otras que son res­tau­ra­das o con­ser­va­das, aque­llas que lo­gran vi­vir una se­gun­da opor­tu­ni­dad. Co­mer­cios, res­tau­ran­tes y otros usos, es­tán en­tre los prin­ci­pa­les des­ti­nos de es­tos lu­ga­res.

Ubi­ca­do en pleno cen­tro de San­tia­go y a só­lo unos me­tros de La Mo­ne­da, el Palacio La­rraín Za­ñar­tu es uno de los me­jo­res ejem­plos de re­cu­pe­ra­ción de in­fra­es­truc­tu­ra pa­tri­mo­nial. Es­te edi­fi­cio fue di­se­ña­do en 1872 por el ar­qui­tec­to fran­cés Lu­cien Hé­nault. Hoy, se ha con­ver­ti­do en Es­pa­cio M, un mo­derno mall.

El pro­yec­to de re­cu­pe­ra­ción na­ció en 2009, ba­jo el ale­ro de la in­mo­bi­lia­ria Ban­mer­chant. Es­ta com­pró los te­rre­nos a los an­ti­guos due­ños, la fa­mi­lia Ed­wards. De es­te mo­do, los 40.000m2 cons­trui­dos, in­clu­yen una to­rre de ofi­ci­nas de 8 pi­sos, res­tau­ran­tes, un su­per­mer­ca­do, un cen­tro co­mer­cial de dos pi­sos y unas 50 tien­das, ade­más de al­re­de­dor de 400 es­ta­cio­na­mien­tos. “A pe­sar de que no es tan grande, siem­pre se le tra­ta de dar mu­cho én­fa­sis al apo­yo a pe­que­ños pro­duc­to­res por me­dio de fe­rias. Se tra­ta de un es­pa­cio bien uti­li­za­do”, ase­gu­ra Lay­la Jor­que­ra, co­fun­da­do­ra de Mu­jer Ar­qui­tec­ta.

Los ex­per­tos iden­ti­fi­can al­gu­nos obs­tácu­los a la ho­ra de re­cu­pe­ra­ción del pa­tri­mo­nio. “La crí­ti­ca a lo que pa­sa con el pa­tri­mo­nio en Chi­le es que se tra­ta de al­go ex­tre­mo. Por un la­do es de museo, lo que in­vo­lu­cra que prác­ti­ca­men­te no se to­que la in­fra­es­truc­tu­ra. Es­to pro­vo­ca que el lu­gar se ter­mi­ne que­man­do, por­que al­gu­na in­mo­bi­lia­ria ne­ce­si­ta bo­tar el edi­fi­cio. Mien­tras que por otro la­do, ocu­rren ca­sos don­de se de­ja una mínima par­te de la in­fra­es­truc­tu­ra al ser res­tau­ra­da”, di­ce Jor­que­ra.

Otro ca­so des­ta­ca­do de re­cu­pe­ra­ción de edi­fi­cios pa­tri­mo­nia­les es el res­tau­ran­te Li­gu­ria de Las­ta­rria. Es­te fue rei­nau­gu­ra­do ha­ce unos me­ses y se ubi­ca en un an­ti­guo edi­fi­cio neo­ba­rro­co.

El Li­gu­ria de Las­ta­rria po­see 1.800 mt2, con cua­tro ni­ve­les ha­cia arri­ba y dos ha­cia aba­jo, los cua­les se­rán ha­bi­li­ta­dos en una se­gun­da eta­pa.

“Ese es un es­pa­cio que se ade­cuó a un des­tino dis­tin­to al que te­nía ori­gi­nal­men­te. Fue una vi­vien­da uni­fa­mi­liar y des­pués fue un ins­ti­tu­to pro­fe­sio­nal, pa­ra dar pa­so al Li­gu­ria. Hu­bo una de­li­ca­de­za muy grande en to­do lo que se pro­yec­tó, por­que in­clu­so po­see un as­cen­sor”, ex­pli­ca Jor­que­ra.

El Li­gu­ria de Las­ta­rria po­see 1.800 m2, con cua­tro ni­ve­les ha­cia arri­ba y dos ha­cia aba­jo, los cua­les se­rán ha­bi­li­ta­dos en una se­gun­da eta­pa.

De es­te mo­do, una de las me­jo­res ma­ne­ras de man­te­ner un edi­fi­cio pa­tri­mo­nial es sien­do uti­li­za­do. “Un es­pa­cio pa­trio­mo­nial al que no se le pue­da dar uso, es un lu­gar que ter­mi­na de­gra­dán­do­se de for­ma natural. Es­to, a me­nos que sea un es­pa­cio ar­queo­ló­gi­co. El ca­so del Li­gu­ria es bueno, por­que a pe­sar de que se tra­ta de un ba­rrio co­mer­cial con­so­li­da­do, lo­gra­ron to­mar un edi­fi­cio y dar­le un des­tino ac­tual”, ma­ni­fies­ta Ni­co­lás Tu­gas, aca­dé­mi­co y con­sul­tor en ur­ba­nis­mo.

Otro ca­so de éxi­to es el es­pa­cio pa­tri­mo­nial del Museo Vi­cu­ña Mac­ken­na, el que hoy abre sus puer­tas tras ha­ber si­do so­me­ti­do a una mi­nu­cio­sa res­tau­ra­ción que tu­vo una du­ra­ción de tres me­ses. “Es­ta re­no­va­ción se tra­ta de un ejer­ci­cio mu­seo­grá­fi­co. Una pri­me­ra eta­pa de un pro­yec­to que bus­ca co­nec­tar el le­ga­do ur­bano de Vi­cu­ña Mac­ken­na con nues­tro pre­sen­te”, des­ta­có Ricardo Brodsky, di­rec­tor del Museo.

Tam­bién se des­ta­ca la res­tau­ra­ción de la Ca­sa de Los Diez, la que se ubi­ca en el cen­tro de San­tia­go. “Es una ca­so­na an­ti­gua, con un tre­men­do va­lor pa­tri­mo­nial. Es­ta se en­cuen­tra ba­jo un pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción por me­dio de una fun­da­ción. Es de­cir, la so­cie­dad ci­vil se es­tá ha­cien­do car­go de es­te desafío”, des­ta­ca María So­le­dad La­rraín, aca­dé­mi­ca de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la UDD.

FOTO: ALEX PROIMOS

El pro­yec­to se ini­ció en 2009, cuan­do Ban­mer­chant com­pró el te­rreno a la fa­mi­lia Ed­wards.

FOTO: JUAN FERNÁNDEZ

Es­pa­cio M po­see 50 tien­das y unos 400 es­ta­cio­na­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.