Evo Mo­ra­les: una de­man­da sin es­tra­te­gia,

Pulso - - PORTADA - Por Cris­tián Cer­na

En el mun­do de los ne­go­cios, co­mo tam­bién en po­lí­ti­ca, el ar­te de ne­go­ciar es un pro­ce­so de­li­ca­do que re­quie­re ha­bi­li­da­des, mu­cho es­tu­dio y pla­ni­fi­ca­ción de es­ce­na­rios. Lo ob­ser­va­do la se­ma­na pa­sa­da por la de­man­da ma­rí­ti­ma en La Ha­ya, in­vo­ca­da por el pre­si­den­te Evo Mo­ra­les, po­dría ser un ca­so digno de es­tu­dio en dis­tin­tas es­cue­las de ne­go­cios, no so­lo en Chi­le sino tam­bién en el ex­tran­je­ro. Es que es­ta de­man­da ca­re­ció de to­da pla­ni­fi­ca­ción de es­ce­na­rios y so­lo se apo­ya­ba en una “as­pi­ra­ción”, de­seo o vo­lun­tad ce­rra­da de un pre­si­den­te que, con el fin de bus­car su cuar­ta re­elec­ción, mo­ti­vó y em­pu­jó a su pue­blo a una ex­ce­si­va ex­pec­ta­ti­va de triun­far en la cor­te in­ter­na­cio­nal.

El pre­si­den­te bo­li­viano eli­gió el es­ce­na­rio y desa­rro­lló una má­qui­na pu­bli­ci­ta­ria pa­ra de­nos­tar a Chi­le y, peor aún, con­lle­vó a sus au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas y de gobierno en es­ta lu­cha sin cau­sa, sin de­jar­le mar­gen de ma­nio­bra: triun­far o triun­far. Pe­ro en qué fa­lló? El gran error fue no eva­luar el peor de los es­ce­na­rios pa­ra ellos, que es pre­ci­sa­men­te el que se dio, y hoy el pue­blo bo­li­viano vi­ve una de­cep­ción al no cum­plir­se las ex­pec­ta­ti­vas creadas por su pre­si­den­te. Crear fal­sas ex­pec­ta­ti­vas si bien ge­ne­ró en un ini­cio una gran mo­ti­va­ción ha­cia el lo­gro de los ob­je­ti­vos, pro­cla­man­do que “An­to­fa­gas­ta es y se­rá bo­li­via­na” y dan­do co­mo he­cho real un úni­co es­ce­na­rio ga­na­dor, na­da ase­gu­ra­ba su triun­fo.

No sa­ber eva­luar co­rrec­ta­men­te el cen­tro de gra­ve­dad en una es­tra­te­gia, es no te­ner la ca­pa­ci­dad de vi­sua­li­zar los es­ce­na­rios po­si­bles y ese fue el error de la es­tra­te­gia bo­li­via­na, es de­cir, el pre­si­den­te Mo­ra­les se en­fo­có en un so­lo es­ce­na­rio, el win win si­tua­tion, sus­ten­tan­do la de­man­da en obli­gar a Chi­le a ne­go­ciar una sa­li­da so­be­ra­na al mar. En la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, pa­sar de un con­flic­to par­ti­cu­lar, el mar, a uno su­pe­rior, ser re­elec­to, es al­go muy di­fí­cil de lo­grar. Mo­ra­les no tu­vo la ca­pa­ci­dad de al­can­zar es­te gran ob­je­ti­vo y se que­dó sin el úni­co ar­gu­men­to que te­nía y unía al pue­blo bo­li­viano, el mar, nues­tro mar. Te­ner un “enemi­go vi­si­ble” ha­ce más fá­cil fo­ca­li­zar la fuer­za y las emo­cio­nes, pe­ro la per­cep­ción del pre­si­den­te bo­li­viano de Chi­le, los chi­le­nos y de sus ins­ti­tu­cio­nes es erra­da y no se con­di­ce con la reali­dad de nues­tro país, que con la ma­yor vo­lun­tad y bue­na fe ha te­ni­do siem­pre la in­ten­ción de ne­go­ciar una sa­li­da pe­ro sin so­be­ra­nía. Evo Mo­ra­les al so­me­ter a Bolivia y a los bo­li­via­nos a la con­vic­ción que la cul­pa de la po­bre­za de su país es con­se­cuen­cia de la no sa­li­da al mar, es­tig­ma­ti­za a un país en­te­ro sin chan­ce de cons­truir un nue­vo fu­tu­ro lleno de opor­tu­ni­da­des.

Hoy el mar no es una ex­cu­sa pa­ra di­vi­dir bo­li­via­nos de chi­le­nos, por el con­tra­rio, el mar de­be ser la ex­cu­sa pa­ra es­ta­ble­cer re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas aquí y aho­ra de ma­ne­ra de desa­rro­llar un nue­vo es­ce­na­rio en­tre am­bos paí­ses, un es­ce­na­rio con po­si­bi­li­da­des reales de éxito, un es­ce­na­rio con un diá­lo­go con­ci­lia­dor sin exi­gir a Chi­le una sa­li­da so­be­ra­na. Un ges­to de vi­sión de fu­tu­ro del pre­si­den­te Mo­ra­les, se­ría so­li­ci­tar una vi­si­ta ofi­cial al Pre­si­den­te Pi­ñe­ra don­de re­co­noz­ca el fa­llo de la CIJ y ma­ni­fies­te una in­ten­ción sin­ce­ra de con­ver­sar en una nue­va agen­da de diá­lo­go cons­truc­ti­vo, de con­fian­za y es­pe­ran­za de una me­jor re­la­ción in­ter­na­cio­nal en­tre am­bos paí­ses her­ma­nos, así entonces, los bo­li­via­nos me­re­cen mu­cho más. Co­mo bien de­cía Wins­ton Chur­chill: “Los im­pe­rios del fu­tu­ro son los im­pe­rios de la men­te”. ℗

So­cio di­rec­tor de Al­ta­di­rec­cion Ca­pi­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.