La vi­sión de Paul Ro­mer

Ro­mer di­ce que la más gran­de con­tri­bu­ción de In­gla­te­rra al desa­rro­llo del mun­do ha si­do su di­se­ño y pro­tec­ción de Hong Kong, y pro­po­ne re­pli­car es­tas ex­pe­rien­cias exi­to­sas en el mun­do.

Pulso - - PORTADA -

PAUL Ro­mer, PhD en Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, ha re­ci­bi­do el Pre­mio No­bel de Eco­no­mía por sus con­tri­bu­cio­nes a la teo­ría del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Cu­rio­sa­men­te, y a par­tir de su de­nun­cia (de la que lue­go se re­trac­tó) de que el Ban­co Mun­dial ha­bía ma­ni­pu­la­do su es­tu­dio de­no­mi­na­do “Doing Bu­si­ness” -en que cla­si­fi­ca a los paí­ses se­gún el atrac­ti­vo de sus eco­no­mías pa­ra la in­ver­sión­pa­ra per­ju­di­car a Chi­le, en ese mo­men­to go­ber­na­do por Ba­che­let, se le ha que­ri­do aso­ciar a una vi­sión de iz­quier­da. No es tan sim­ple cla­si­fi­car a Ro­mer, un aca­dé­mi­co al­ta­men­te res­pe­ta­do, a pe­sar de su ca­rác­ter ex­tre­ma­da­men­te in­de­pen­dien­te y de sus pro­fun­das crí­ti­cas a sus co­le­gas eco­no­mis­tas con­tem­po­rá­neos más re­le­van­tes en la aca­de­mia.

Des­de ha­ce unos años Ro­mer ha de­di­ca­do gran­des es­fuer­zos a pro­mo­ver las “Char­ter Ci­ties” -ciu­da­des con es­ta­tu­to- co­mo fór­mu­la efec­ti­va pa­ra re­du­cir la po­bre­za en el mun­do. Se tra­ta de crear te­rri­to­rios don­de pue­dan desa­rro­llar­se ciu­da­des, a par­tir de re­glas del jue­go ca­pa­ces de atraer la in­ver­sión y las per­so­nas: ciu­da­des que ase­gu­ren que van a per­du­rar las re­glas del jue­go pa­ra una eco­no­mía de mer­ca­do. Su én­fa­sis en las Char­ter Ci­ties de­ri­va de su in­ves­ti­ga­ción que le va­lió el Pre­mio No­bel. En al­gu­na for­ma son el ca­pi­tal hu­mano y la tec­no­lo­gía lo que sos­tie­ne el cre­ci­mien­to. Y es­to a tra­vés de un pro­ce­so que ocu­rre en las ciu­da­des. Si se pa­ga más por un me­tro cua­dra­do en una ciu­dad de 10 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que por un me­tro cua­dra­do en el cam­po, es por­que es en la ciu­dad don­de to­dos ac­ce­den a los be­ne­fi­cios de la tec­no­lo­gía y el ca­pi­tal hu­mano, y au­men­tan su pro­duc­ti­vi­dad. Ro­mer ve en­ton­ces que la crea­ción de Char­ter Ci­ties, que ge­ne­ra­ría ri­que­za y em­pleo pa­ra mi­llo­nes, pue­de au­to­fi­nan­ciar­se con el ma­yor va­lor de la tie­rra que se crea en el pro­ce­so. Se tra­ta­ría de pro­yec­tos ren­ta­bles pa­ra eli­mi­nar la po­bre­za glo­bal a otro rit­mo que el co­no­ci­do.

Se­gún Ro­mer, Chi­na, tras ob­ser­var el éxi­to de Hong Kong, de­ci­dió au­to­ri­zar el equi­va­len­te a nu­me­ro­sas Char­ter Ci­ties, con es­ta­tu­tos ca­pi­ta­lis­tas, pa­ra desa­rro­llar­se. Mi­llo­nes de chi­nos han sa­li­do de la po­bre­za, lo que per­mi­te a Ro­mer de­cir que la más gran­de con­tri­bu­ción de In­gla­te­rra al desa­rro­llo del mun­do ha si­do su di­se­ño y pro­tec­ción de Hong Kong. Y el pro­po­ne re­pli­car es­tas ex­pe­rien­cias exi­to­sas en el mun­do.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.