Em­pre­sas es­ta­ta­les co­mo due­ñas de re­cur­sos na­tu­ra­les,

Pulso - - PORTADA - Por Gonzalo Re­yes

TAN­TO en Chi­le co­mo en otras eco­no­mías ri­cas en re­cur­sos na­tu­ra­les hay una dis­cu­sión cons­tan­te so­bre el rol del Es­ta­do en la ex­plo­ta­ción de es­tos. Tal dis­cu­sión nor­mal­men­te es­tá cen­tra­da en la efi­cien­cia ope­ra­ti­va del Es­ta­do vs los pri­va­dos y en su rol es­tra­té­gi­co pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción productiva. Sin en­trar a cues­tio­nar la va­li­dez de los ar­gu­men­tos po­lí­ti­cos a fa­vor o en con­tra de la pri­va­ti­za­ción de em­pre­sas es­ta­ta­les de re­cur­sos na­tu­ra­les, es in­tere­san­te plan­tear los mé­ri­tos de la vi­sión de por­ta­fo­lio.

El pro­ble­ma que en­fren­ta el Es­ta­do es equi­va­len­te al de las fa­mi­lias, que por un la­do tie­nen in­gre­sos y gas­tos co­rrien­tes, al mis­mo tiem­po que ac­ti­vos y pa­si­vos que les per­mi­ten sua­vi­zar su gas­to en el tiem­po. Cuan­do el Es­ta­do de­ci­de qué ac­ti­vos te­ner en su por­ta­fo­lio es­tá to­man­do una de­ci­sión so­bre có­mo quie­re que se com­por­ten sus flu­jos fu­tu­ros. Si nues­tro ob­je­ti­vo es te­ner un flu­jo fu­tu­ro es­ta­ble, la teo­ría fi­nan­cie­ra nos di­ce que lo me­jor es que los ries­gos a los que es­tán ex­pues­tos nues­tros ac­ti­vos sean di­fe­ren­tes al que tie­ne nues­tro in­gre­so pri­ma­rio o, en otras pa­la­bras, di­ver­si­fi­car.

No con­si­de­rar lo an­te­rior pue­de ser muy pe­li­gro­so. El ca­so de En­ron es un buen ejem­plo de es­to. Los em­plea­dos de es­ta em­pre­sa ener­gé­ti­ca te­nían un plan de aho­rro pa­ra la ju­bi­la­ción con­sis­ten­te prin­ci­pal­men­te en ac­cio­nes de su mis­ma em­pre­sa. Des­pués de des­cu­brir­se el frau­de cor­po­ra­ti­vo rea­li­za­do pa­ra in­flar las uti­li­da­des de la em­pre­sa és­ta que­bró, ga­ti­llan­do el des­pi­do de la to­ta­li­dad de sus em­plea­dos, los que ade­más per­die­ron to­dos sus aho­rros pro­duc­to de la caí­da en el pre­cio de la ac­ción.

Es­ta es una do­lo­ro­sa lec­ción de los cos- tos de po­ner to­dos los hue­vos en la mis­ma ca­nas­ta, pe­ro no es la úni­ca. Su equi­va­len­te a ni­vel de paí­ses es la lla­ma­da maldición de los re­cur­sos na­tu­ra­les, don­de na­cio­nes abun­dan­tes en es­tos tien­den a te­ner me­no­res ni­ve­les de cre­ci­mien­to y ci­clos eco­nó­mi­cos más vo­lá­ti­les. Es­tas eco­no­mías nor­mal­men­te tie­nen to­dos los hue­vos en la mis­ma ca­nas­ta. Una par­te im­por­tan­te de su ma­triz productiva de­pen­de del re­cur­so na­tu­ral y el Es­ta­do mu­chas ve­ces es due­ño di­rec­ta­men­te de al­gu­nos de es­tos re­cur­sos, lo que di­fi­cul­ta te­ner po­lí­ti­cas con­tra­cí­cli­cas y exa­cer­ba las cri­sis des­pués de una caí­da en el pre­cio de su re­cur­so na­tu­ral.

Des­de la pers­pec­ti­va de por­ta­fo­lio, la re­co­men­da­ción pa­ra es­tas eco­no­mías es di­ver­si­fi­car, si los in­gre­sos co­rrien­tes ya tie­nen un al­to gra­do de de­pen­den­cia con el re­cur­so na­tu­ral, es me­jor que los ac­ti­vos que com­po­nen su por­ta­fo­lio se mue­van de for­ma di­fe­ren­te o in­clu­so opues­to. De es­ta ma­ne­ra, an­te caí­das fuer­tes en el pre­cio de los re­cur­sos na­tu­ra­les el Es­ta­do tie­ne la ca­pa­ci­dad pa­ra sua­vi­zar el ci­clo eco­nó­mi­co pro­duc­to de que a sus otros ac­ti­vos les ha ido bien.

Si pa­ra un in­ver­sio­nis­ta fi­nan­cie­ro los be­ne­fi­cios de la di­ver­si­fi­ca­ción son enor­mes, con re­tor­nos más con­sis­ten­tes y un me­nor ni­vel de ries­go; pa­ra un país es­tos son in­clu­so más sig­ni­fi­ca­ti­vos e im­pli­can un Es­ta­do fi­nan­cia­do con flu­jos más es­ta­bles, ci­clos eco­nó­mi­cos me­nos pro­nun­cia­dos y un ma­yor ni­vel de re­si­lien­cia en la eco­no­mía. Ci­tan­do a Harry Mar­ko­witz, Pre­mio No­bel de Eco­no­mía, “la di­ver­si­fi­ca­ción es el úni­co al­muer­zo gra­tui­to en fi­nan­zas”. ℗

Eco­no­mis­ta je­fe y so­cio de Aba­qus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.