Cor­ners­hop y el em­pren­di­mien­to en Chi­le,

Pulso - - PORTADA - por Pa­tri­cio Arrau

LA OPE­RA­CIÓN de com­pra de Cor­ners­hop por par­te de Wal­mart ha es­ti­mu­la­do un in­tere­san­te de­ba­te en Chi­le. Se tra­ta de lo que po­dría­mos lla­mar el pri­mer ca­so de éxi­to de un em­pren­di­mien­to chi­leno fi­nan­cia­do por ca­pi­ta­lis­tas de ries­go. Por cier­to hay otros ca­sos de éxi­to, pe­ro no con es­ta vi­si­bi­li­dad ni tan co­nec­ta­do con la in­no­va­ción y for­ma de em­pren­der, fi­nan­ciar­se y con­se­guir un com­pra­dor. Se tra­ta de un Cen­tau­ro, es de­cir, un em­pren­di­mien­to que ya sea en su úl­ti­ma ron­da de le­van­ta­mien­to de ca­pi­tal o en una ope­ra­ción de ven­ta, co­mo la de Cor­ners­hop, es va­lo­ra­do en las cen­te­nas de mi­llo­nes de dó­la­res. Cuan­do la mis­ma va­lo­ra­ción es su­pe­rior a US$1.000 mi­llo­nes, se tra­ta de un Uni­cor­nio en la jer­ga del em­pren­di­mien­to. Lo ope­ra­ción de Cor­ners­hop fue por US$ 225 mi­llo­nes.

Lla­mó la aten­ción por­que se tra­ta de un em­pren­di­mien­to chi­leno. Da­niel Undurraga y Juan Pa­blo Cue­vas, y un ciu­da­dano sue­co, Oskar Hjer­tons­son, que se co­no­cie­ron en Chi­le, de­ci­die­ron em­pren­der en una pla­ta­for­ma di­gi­tal pa­ra or­de­nar pe­di­dos a su­per­mer­ca­dos y tien­das de co­mi­da. La pla­ta­for­ma tie­ne, ade­más de los clien­tes fi­na­les, mi­les de “em­plea­dos por cuen­ta pro­pia” que on-de­mand, par­ten a rea­li­zar la com­pra y la lle­van al do­mi­ci­lio del clien­te fi­nal. Una gran idea, pe­ro so­bre to­do, im­ple­men­ta­da con ex­ce­len­cia a ni­vel mul­ti­na­cio­nal en Chi­le y en Mé­xi­co. Un pri­mer mi­to de­rri­ba­do: que em­pren­di­mien­tos in­no­va­do­res co­mo es­te no pue­den ser chi­le­nos.

El se­gun­do te­ma de de­ba­te en los me­dios di­ce re­la­ción con que los ca­pi­ta­les de ries­go que fi­nan­cia­ron el pro­yec­to no son chi­le­nos, sino es­ta­dou­ni­den­ses y me­xi­ca­nos. Ello im­pli­ca­ría pa­ra al­gu­nos que los in­ver­sio­nis­tas chi­le­nos no tie­nen la vi­sión ne­ce­sa­ria pa­ra es­te ti­po de eco­no­mía del fu­tu­ro. A con­ti­nua­ción mis co­men­ta­rios ba­sa­dos en mi ex­pe­rien­cia per­so­nal.

El 2005 de­ci­dí em­pren­der en le­van­tar y ad­mi­nis­trar nue­vos fon­dos de in­ver­sión de ca­pi­tal de ries­go al ale­ro de Cor­fo. Me fue mal. La in­dus­tria de ca­pi­tal de ries­go chi­le­na to­da­vía es­tá en deu­da pa­ra ge­ne­rar su pri­mer ca­so de éxi­to. Una pri­me­ra ra­zón tie­ne que ver con los ad­mi­nis­tra­do­res, es de­cir con­mi­go mis­mo. Se tra­ta de una in­dus­tria na­cien­te sin ex­pe­rien­cia pre­via. En EE.UU. la in­dus­tria se con­so­li­dó en 1979 y par­tió en 1956. Un pri­mer mea cul­pa. En se­gun­do lu­gar, es­tán los em­pren­de­do­res. No es fá­cil en­con­trar em­pren­de­do­res con el ta­len­to de Undurraga, Cue­vas y Hjer­tons­son. Mu­chos son idiá­ti­cos, ob­nu­bi­la­dos con su idea, sin la me­nos cla­ri­dad de có­mo im­ple­men­tar su plan.En ter­cer lu­gar es­tán los apor­tan­tes. Con ex­cep­cio­nes no­ta­bles el sín­dro­me del 51%, de con­tro­lar, abun­da. Tu­ve que li­diar con apor­tan­tes con­tro­la­do­res, in­clu­so con un in­ten­to de ta­ke-over de la ad­mi­nis­tra­ción. Fi­nal­men­te es­tá la mi­ra­da re­gu­la­do­ra. Los fon­dos en Chi­le son muy pe­que­ños, y he­mos re­tro­ce­di­do des­de el 2005 al in­tro­du­cir con­di­cio­nes des­de Cor­fo que no son com­pa­ti­bles con fa­ci­li­tar al ad­mi­nis­tra­dor el cie­rre de ne­go­cios. Hay que vol­ver a un con­cep­to arm-lenght en Cor­fo. Lo bueno de Cor­ners­hop es que to­dos es­tos te­mas es­tán de vuel­ta en la dis­cu­sión pú­bli­ca. El eco­sis­te­ma ha me­jo­ra­do mu­cho des­de 2005, si­ga­mos in­ten­tan­do pues ne­ce­si­ta­mos mu­chos Cor­ners­hops, fi­nan­cia­dos tam­bién des­de Chi­le. ℗

Eco­no­mis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.