“Cuan­do veas las barbas de tu ve­cino cor­tar...”,

Pulso - - PORTADA - por Pe­dro Pe­lle­gri­ni

DOS IM­POR­TAN­TES nor­mas em­pe­za­rán a apli­car­se en es­tos dos úl­ti­mos me­ses del año, que ten­drán im­por­tan­tes efec­tos en va­rias em­pre­sas, es­pe­cial­men­te aque­llas li­ga­das al sec­tor fi­nan­cie­ro, sus ac­cio­nis­tas y sus di­rec­to­rios.

La pri­me­ra y más in­me­dia­ta es la Cir­cu­lar Nº 57 de la Uni­dad de Aná­li­sis Fi­nan­cie­ro (“UAF”), que co­men­zó a re­gir es­te 1 de oc­tu­bre. La UAF es un ser­vi­cio pú­bli­co des­cen­tra­li­za­do ba­jo la au­to­ri­dad del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, crea­do en 2003. Su ob­je­ti­vo es im­pe­dir la uti­li­za­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro y eco­nó­mi­co chi­leno, pa­ra la co­mi­sión de de­li­tos; en es­pe­cial, el fi­nan­cia­mien­to del te­rro­ris­mo y los de la­va­do de ac­ti­vos (cu­yos de­li­tos ba­se son mu­chí­si­mos). Pa­ra cum­plir con es­te fin, la UAF es­tá au­to­ri­za­da pa­ra re­co­pi­lar in­for­ma­ción y da­tos, pa­ra dic­tar y fis­ca­li­zar nor­ma­ti­vas, y pa­ra im­po­ner san­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas. Las en­ti­da­des que es­tán obli­ga­das a en­tre­gar in­for­ma­ción tie­nen tam­bién la prohi­bi­ción de in­for­mar a los po­ten­cia­les afec­ta­dos de que es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos por “ope­ra­cio­nes sos­pe­cho­sas”. El desem­pe­ño de la UAF ha si­do exi­to­so has­ta hoy. En los úl­ti­mos 10 años ha ob­te­ni­do más de 90 sen­ten­cias con­de­na­to­rias por la­va­do de ac­ti­vos, que han per­mi­ti­do de­co­mi­sar más de 7 mil mi­llo­nes de pe­sos.

¿Qué or­de­na pun­tual­men­te la Cir­cu­lar Nº 57? Es­ta nor­ma obli­ga a que, en es­te mes, ca­si 1.000 em­pre­sas del sec­tor fi­nan­cie­ro (ban­cos, fac­to­ring, ad­mi­nis­tra­do­ras ge­ne­ra­les de fon­dos, co­rre­do­ras de bol­sas, ca­sa de cam­bio, so­cie­da­des ad­mi­nis­tra­do­ras de fon­dos pri­va­dos, etc.) cuen­ten con un re­gis­tro de los be­ne­fi­cia­rios fi­na­les o due­ños de ca­da uno de sus clien­tes. Pa­ra ello, de­ben so­li­ci­tar a to­das las per­so­nas ju­rí­di­cas, una de­cla­ra­ción que con­ten­ga los da­tos que per­mi­tan iden­ti­fi­car a las per­so­nas na­tu­ra­les que sean los con­tro­la­do­res fi­na­les de sus clien­tes (par­ti­ci­pa­ción igual o ma­yor al 10 % del ca­pi­tal o de los de­re­chos a vo­to); y, ade­más, to­mar las me­di­das ra­zo­na­bles pa­ra ve­ri­fi­car esa in­for­ma­ción. Tra­tán­do­se de ex­tran­je­ros, se de­be pe­dir, al me­nos, la iden­ti­dad y do­mi­ci­lio de la per­so­na na­tu­ral que ocu­pe el car­go de ma­yor ran­go ge­ren­cial, y los de sus re­pre­sen­tan­tes le­ga­les en Chi­le.

La se­gun­da re­gu­la­ción es la Nor­ma de Ca­rác­ter Ge­ne­ral Nº 412 de la Co­mi­sión pa­ra el Mer­ca­do Fi­nan­cie­ro, que obli­ga a los di­rec­to­res, ge­ren­tes y ad­mi­nis­tra­do­res, en las men­cio­na­das em­pre­sas fi­nan­cie­ras, es­pe­cial­men­te aque­llas que reali­cen in­ter­me­dia­ción de va­lo­res, a so­me­ter­se a un exa­men de acre­di­ta­ción de co­no­ci­mien­tos. Es de­cir, una ver­da­de­ra PSU pa­ra los ge­ren­tes y di­rec­to­res, que ade­más de­be re­pe­tir­se ca­da 5 años (reacre­di­ta­ción). El exa­men con­ta­rá de un com­po­nen­te de te­má­ti­cas ge­ne­ra­les y otro más es­pe­cí­fi­co, que eva­lua­rán los co­no­ci­mien­tos de con­cep­tos le­ga­les, eco­nó­mi­cos, fi­nan­cie­ros y de ries­go.

Así que va­mos pre­pa­rán­do­nos pa­ra es­te fi­nal de año, por­que es­tas em­pre­sas no so­lo de­be­rán po­ner sus pa­pe­les al día pa­ra no ver­se mul­ta­dos, sino que tam­bién sus di­rec­to­res y ge­ren­tes de­be­rán “po­ner sus barbas en re­mo­jo” pa­ra ser bien eva­lua­dos o, al me­nos es­pe­re­mos-, pa­ra no ser re­pro­ba­dos.P

Di­rec­tor de em­pre­sas y so­cio Gue­rre­ro Oli­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.