Pre­si­den­te de la CChC:

“Te­ne­mos que fi­jar re­glas cla­ras o se­rá muy difícil desa­rro­llar pro­yec­tos”

Pulso - - PORTADA - Una entrevista de CAR­LA CA­BE­LLO

DESAFÍO DEL SEC­TOR }CONS­TRUC­CIÓN “Hoy sí te­ne­mos que ha­cer­nos car­go de las con­se­cuen­cias de lo que ha­ce­mos”

RE­FOR­MA DE PEN­SIO­NES “Es­te au­men­to en la co­ti­za­ción a cos­to del em­plea­dor es un im­pues­to al tra­ba­jo”

IN­CER­TI­DUM­BRE JU­RÍ­DI­CA “Se es­tá eva­luan­do con ma­yor pro­fun­di­dad ca­da uno de los pro­yec­tos”

LA CÁ­MA­RA des­pués de la elec­ción vol­vió a ser una so­la en su ac­tuar, con el desafío de re­co­ger to­das las me­jo­res pro­pues­tas, uni­fi­car pro­gra­mas y se­guir tra­ba­jan­do jun­tos. Fue nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo en es­ta pri­me­ra eta­pa de ins­ta­la­ción”. Con es­tas pa­la­bras el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción (CChC), Patricio Do­no­so, co­mien­za el ba­lan­ce de su ges­tión en es­tos dos me­ses y me­dio li­de­ran­do la nue­va me­sa di­rec­ti­va del gre­mio, tras la pri­me­ra elec­ción com­pe­ti­ti­va de la úl­ti­ma dé­ca­da, y que hoy en­ca­be­za­rá la reunión 177 de su Con­se­jo Na­cio­nal. Y en ese pun­to es ta­jan­te: “Que­dó una ins­ti­tu­ción for­ta­le­ci­da, se cum­plió nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo, que era que en es­te pro­ce­so la ins­ti­tu­ción fue­se la gran ven­ce­do­ra, y que­da­mos muy con­ten­tos de ese re­sul­ta­do”. Aho­ra, di­ce, con un pro­gra­ma que en es­te pe­rio­do han pro­fun­di­za­do y con­so­li­da­do, el desafío que tie­nen, tan­to co­mo em­pre­sa­rios y or­ga­ni­za­ción, es ajustarse a lo que la so­cie­dad les pi­de. “Hoy sí te­ne­mos que ha­cer­nos car­go de las con­se­cuen­cias de lo que ha­ce­mos. Lo que nos pi­de la so­cie­dad es que apor­te­mos un va­lor mu­cho más allá de lo eco­nó­mi­co, sino que tam­bién un apor­te so­cial. La em­pre­sa tie­ne que te­ner una vi­sión más allá de un pro­yec­to en par­ti­cu­lar, así co­mo tam­bién co­mo se re­la­cio­na con los po­ten­cia­les im­pac­tos”, re­la­ta Do­no­so.

¿Cuá­les son los desafíos en esa ma­te­ria?

— Cree­mos que te­ne­mos que pa­sar del con­flic­to y el diag­nós­ti­co a so­lu­cio­nes más con­cre­tas. Y hay un par de ejem­plos sig­ni­fi­ca­ti­vos, co­mo el ca­so del Se­na­me, có­mo se jun­ta­ron dis­tin­tos ac­to­res y en vez de ir a una so­lu­ción de cor­to pla­zo lle­gan a un con­sen­so con una trans­ver­sa­li­dad de ac­to­res, con una pro­pues­ta de so­lu­ción. En lo que com­pe­te a nues­tro sec­tor, te­ne­mos que te­ner una nor­ma­ti­va que se ajus­te al de­sa­rro­llo ur­bano de los tiem­pos de hoy y en eso te­ne­mos que ser ca­pa­ces, to­dos los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos, de ac­tua­li­zar nues­tros cri­te­rios y for­ma de ac­tuar. El no te­ner cer­cano lo que la so­cie­dad en su con­jun­to quie­re con la ley, es don­de se em­pie­zan a ge­ne­rar pun­tos de con­flic­to.

En ese sen­ti­do, ¿có­mo ve el rol de los mu­ni­ci­pios y Con­tra­lo­ría fren­te a los per­mi­sos de cons­truc­ción?

— La ba­se de fon­do de eso es que no te­ne­mos las re­glas cla­ras, en­ton­ces hay dis­tin­tos ac­to­res co­mo los mu­ni­ci­pios o Con­tra­lo­ría que tie­ne su in­ter­pre­ta­ción de las re­glas, y que so­bre to­do en el úl­ti­mo tiem­po ha va­ria­do res­pec­to a lo que se ha apli­ca­do his­tó­ri­ca­men­te, y eso pro­vo­ca gra­dos de in­cer­ti­dum­bre. Te­ne­mos que fi­jar re­glas cla­ras, que no sean in­ter­pre­ta­bles, o que se in­ter­pre­ten de la mis­ma ma­ne­ra por to­dos los ac­to­res, por­que si no se­rá muy difícil desa­rro­llar pro­yec­tos.

¿Es­to es­tá afec­tan­do la in­ver­sión en el sec­tor?

— Le es­tá po­nien­do gra­dos im­por­tan­tes de bu­ro­cra­cia, por­que los pla­zos de los pro­yec­tos se han alargado y esos son cos­tos que en­ca­re­cen los pro­duc­tos y au­men­ta los ries­gos. Sin du­da, se es­tán eva­luan­do con ma­yor pro­fun­di­dad ca­da uno de los pro­yec­tos y quie­nes po­nen los re­cur­sos es­tán tam­bién mi­ran­do con ma­yor cui­da­do. Y, se­gun­do, los que no se pue­den so­lu­cio­nar es­tán ter­mi­nan­do ju­di­cia­li­za­dos, al­go que an­tes se veía muy po­co. Eso au­men­ta el ries­go y pro­ba­ble­men­te po­dría afec­tar la in­ver­sión y el de­sa­rro­llo de la in­dus­tria.

¿Sien­ten que se es­tá uti­li­zan­do el cues­tio­na­mien­to de pro­yec­tos por par­te de los al­cal­des con un fin po­lí­ti­co?

— Los in­tere­ses de los al­cal­des va en fun­ción de pres­tar un ser­vi­cio a quie­nes ha­bi­tan en una co­mu­na, pe­ro el desafío ur­bano va mu­cho más allá, no so­la­men­te a quie­nes vi­ven sino a quie­nes vi­vi­rán en un fu­tu­ro. Esos in­tere­ses u otras va­ria­bles no las ve el al­cal­de en su con­tex­to lo­cal.

¿Có­mo ven el es­ce­na­rio eco­nó­mi­co da­do que el Ima­cec de sep­tiem­bre fue el más ba­jo del año?

— Te­ne­mos un desafío. Lo que he­mos vi­vi­do de cre­ci­mien­to co­rres­pon­de a la to­ma de de­ci­sio­nes de pro­yec­tos de pe­que­ña y me­dia­na es­ca­la de rá­pi­da eje­cu­ción, muy en­fo­ca­do ha­cia el sec­tor in­mo­bi­lia­rio. Si que­re­mos activación de me­diano y lar­go pla­zo pa­sa por lo que te men­cio­na­ba, co­mo ha­ce­mos que los pro­yec­tos de ma­yor en­ver­ga­du­ra, de ín­do­le pro­duc­ti­va, que vie­nen del sec­tor pri­va­do se ac­ti­ven y se pue­dan desa­rro­llar. El desafío es que cons­tru­ya­mos con tiem­po esas opor­tu­ni­da­des y eso pa­sa por so­lu­cio­nes con­cre­tas que per­mi­tan dar cer­te­za y via­bi­li­dad a pro­yec­tos.

¿Ven con preo­cu­pa­ción que la des­ace­le­ra­ción sea más fuer­te de lo que se es­pe­ra­ba?

— El cam­bio va a ve­nir cuan­do sea­mos ca­pa­ces de con­cre­tar me­di­das de fon­do y que mue­van esos in­di­ca­do­res. Te­ne­mos un gran desafío, có­mo nos ha­ce­mos car­go del sis­te­ma tri­bu­ta­rio que se ajus­te a los tiem­pos, y de un sis­te­ma am­bien­me­di­da tal y un mer­ca­do la­bo­ral que tam­bién se ajus­te. Más que se­guir es­pe­ran­do, te­ne­mos que ac­ti­var­nos a to­mar las de­ci­sio­nes con­cre­tas y de fon­do.

El sec­tor de la cons­truc­ción es uno de los ma­yo­res em­plea­do­res del país, por lo mis­mo ¿Qué efec­tos pue­de te­ner la re­for­ma en el em­pleo y en el mis­mo sec­tor de la cons­truc­ción? La CPC ad­vier­te la pér­di­da de 60 mil em­pleos.

— La pro­pues­ta pre­sen­ta­da cree­mos que va en la di­rec­ción co­rrec­ta. Sin du­da, vie­ne una eta­pa im­por­tan­te de dis­cu­sión en­tre los dis­tin­tos ac­to­res pe­ro lo que más res­ca­ta­mos es el sen­ti­do de ur­gen­cia que pro­pio Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra le dio a es­te te­ma. Es de es­pe­rar que es­to no re­per­cu­ta en nin­gu­na pér­di­da de em­pleo, pe­ro eso va a pa­sar en la que tam­bién apren­da­mos a ser más pro­duc­ti­vos, que nues­tro sis­te­ma la­bo­ral es­ti­mu­le la me­jo­ra en la pro­duc­ti­vi­dad, por­que es­te au­men­to en la co­ti­za­ción a cos­to del em­plea­dor es un im­pues­to al tra­ba­jo. La ju­bi­la­ción al fi­nal no es so­lo có­mo se ad­mi­nis­tre el fon­do, sino la can­ti­dad de co­ti­za­cio­nes que uno ha­ce, la con­ti­nui­dad la­bo­ral, el mon­to y eso im­pli­ca có­mo se van va­lo­ri­zan­do los sa­la­rios, y eso es ple­na­men­te có­mo se desa­rro­lla el sis­te­ma la­bo­ral. Al mis­mo tiem­po la im­por­tan­cia de no des­cui­dar­se y no sa­car de los pi­la­res im­por­tan­tes de nues­tro sis­te­ma lo re­la­cio­na­do con el cre­ci­mien­to. No nos po­de­mos que­dar con una vi­sión sim­plis­ta de quien ad­mi­nis­tra los fon­dos, esa es una par­te aco­ta­da del desafío.

¿Por qué op­tó por no en­ca­be­zar la pre­si­den­cia de ILC?

— Cree­mos que el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra tie­ne que es­tar en el directorio de ILC, por­que un área em­pre­sa­rial o eco­nó­mi­ca don­de es­tá par­te im­por­tan­te del pa­tri­mo­nio y ese pa­tri­mo­nio se re­la­cio­na con el queha­cer de nues­tra ins­ti­tu­ción y nos da el fi­nan­cia­mien­to. Pe­ro no era ne­ce­sa­rio, en ca­so que nos ofre­cie­ran por­que eso lo de­ter­mi­na una ins­ti­tu­ción en sí mis­ma, asu­mir la pre­si­den­cia, ILC tie­ne su pro­pio go­bierno cor­po­ra­ti­vo que fun­cio­na muy bien y lo ha de­mos­tra­do, y es­pe­ra­mos que ha­cia ade­lan­te si­ga así. Nues­tros es­fuer­zos ha­cia el fu­tu­ro pre­ten­de­mos en­fo­car­los en los te­mas que he­mos ha­bla­do que son im­por­tan­tes pa­ra el país, que re­quie­ren tiem­po y de­di­ca­ción. Ha si­do un pun­to va­lo­ra­do y es­ta­mos muy tran­qui­los con la de­ci­sión to­ma­da y cree­mos per­fec­ta­men­te com­pa­ti­ble con las lí­neas de de­sa­rro­llo de las dis­tin­tas áreas de la ins­ti­tu­ción. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.