Mo­der­ni­za­ción de la jus­ti­cia tri­bu­ta­ria, por Ál­va­ro Mo­ra­ga.

Pulso - - PORTADA - ÁL­VA­RO MO­RA­GA Abo­ga­do, aca­dé­mi­co UAI y so­cio de Mo­ra­ga & Cía.

UNO de los te­mas que los de­trac­to­res ideo­ló­gi­cos del ac­tual go­bierno se han preo­cu­pa­do de ins­ta­lar en la opi­nión pú­bli­ca es que el pro­yec­to de mo­der­ni­za­ción tri­bu­ta­ria le qui­ta­ría atri­bu­cio­nes al SII, “cor­tán­do­le las ma­nos” en su fun­ción fis­ca­li­za­do­ra. Y ello es co­rrec­to, pe­ro no en el sen­ti­do que se le quie­re atri­buir.

Chi­le só­lo pue­de ha­blar de jus­ti­cia tri­bu­ta­ria des­de ha­ce no más de seis años. Es de­cir, que los con­tri­bu­yen­tes pue­dan ser juz­ga­dos con un tra­to igua­li­ta­rio y por un ór­gano ju­ris­dic­cio­nal in­de­pen­dien­te de to­da au­to­ri­dad ad­mi­nis­tra­ti­va, co­mien­za re­cién con la pu­bli­ca­ción en el Dia­rio Ofi­cial de la ley que creó los Tri­bu­na­les Tri­bu­ta­rios y Adua­ne­ros en enero de 2009 (Ley 20.322), sin per­jui­cio de lo cual su im­ple­men­ta­ción com­ple­ta re­cién co­men­zó en 2012. An­tes de ello, el di­rec­tor re­gio­nal pri­me­ro di­ri­gía a los fun­cio­na­rios en­car­ga­dos de fis­ca­li­zar a los con­tri­bu­yen­tes, pa­ra lue­go acu­sar­los de un de­ter­mi­na­do in­cum­pli­mien­to an­te sí mis­mo, ya que ago­ta­da la fis­ca­li­za­ción (se­cre­ta, des­for­ma­li­za­da y sin pla­zos) el mis­mo di­rec­tor re­gio­nal se trans­for­ma­ba en juez tri­bu­ta­rio de pri­me­ra ins­tan­cia. Y si bien el SII creó la ins­ti­tu­ción del Juez Tri­bu­ta­rio por de­le­ga­ción, ello no fue sino la cau­sa que pro­ce­sos que de­bie­ron du­rar só­lo un par de años ter­mi­na­ran con tra­mi­ta­cio­nes de más de 10, ya que tu­vie­ron que juz­gar­se nue­va­men­te des­de su ini­cio al de­cre­tar­se la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de es­ta crea­ción.

Sin em­bar­go, aún fal­ta bas­tan­te por avan­zar en la ma­te­ria; y el pro­yec­to va, en es­te pun­to, en la di­rec­ción co­rrec­ta ya que in­cor­po­ra mo­di­fi­ca­cio­nes re­le­van­tes. Se es­ta­ble­ce que ope­ra­rán las nor­mas del si­len­cio po­si­ti­vo pa­ra to­das las so­li­ci­tu­des, pre­sen­ta­cio­nes y re­cur­sos de cual­quier ti­po o na­tu­ra­le­za que trai­gan co­mo con­se­cuen­cia un ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo que afec­te de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va los de­re­chos de los con­tri­bu­yen­tes.

Por otro la­do, el pro­yec­to es­ta­ble­ce que en ca­so de vul­ne­ra­ción de los de­re­chos de los con­tri­bu­yen­tes se po­drá in­ter­po­ner un re­cur­so de que­ja ad­mi­nis­tra­ti­va an­te el di­rec­tor re­gio­nal o na­cio­nal del SII, e igual­men­te an­te la De­fen­so­ría de De­re­chos del Con­tri­bu­yen­te.

Ade­más, la ini­cia­ti­va re­co­no­ce el de­re­cho de los con­tri­bu­yen­tes a que las fis­ca­li­za­cio­nes ob­ser­ven fiel­men­te los pla­zos de pres­crip­ción, con­se­cuen­cia de lo cual el SII ya no po­drá so­li­ci­tar an­te­ce­den­tes an­te­rio­res a es­tos pla­zos co­mo lo ha­ce has­ta hoy, y, lo que es aún más im­por­tan­te, es­ta­ble­ce una pre­sun­ción a fa­vor del con­tri­bu­yen­te en cuan­to a la ve­ra­ci­dad de los an­te­ce­den­tes pre­sen­ta­dos, con lo cual ra­ti­fi­ca que la car­ga de la prue­ba de­be ser siem­pre del ór­gano fis­ca­li­za­dor.

Así, que el pro­yec­to re­gu­le es­tos te­mas jun­to a otros ta­les co­mo res­trin­gir la vo­ca­ción le­gis­la­do­ra del SII ba­jo la ex­cu­sa in­ter­pre­ta­ti­va, re­glar sus atri­bu­cio­nes en ma­te­rias de acre­di­ta­ción de gas­tos, la im­po­si­bi­li­dad de blo­queo sin cau­sa jus­ti­fi­ca­da o el reconocimiento del prin­ci­pio de bue­na fe a fa­vor del con­tri­bu­yen­te en la fis­ca­li­za­ción de la elu­sión o eva­sión, no pue­de ser ba­se pa­ra se­ña­lar que el pro­yec­to de ley le cor­ta las ma­nos al SII. Ade­más, es­tas ma­te­rias no son nue­vas.

En es­tos as­pec­tos la nor­ma­ti­va es un gran apor­te a la mo­der­ni­za­ción de la jus­ti­cia tri­bu­ta­ria y don­de, por lo mis­mo, es da­ble es­pe­rar que nues­tros par­la­men­ta­rios le otor­guen su apro­ba­ción. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.