CEO de Co­lum­bia re­pa­sa los 80 años de la mar­ca y su re­la­ción con Chi­le

Tim Boyle, ter­ce­ra ge­ne­ra­ción a car­go de la com­pa­ñía, vino por pri­me­ra vez al país pa­ra con­me­mo­rar el hi­to y re­co­no­cer la lar­ga re­la­ción co­mer­cial que man­tie­nen con la fa­mi­lia Swett, con­tro­la­do­ra de Fo­rus.

Pulso - - PORTADA - Un re­por­ta­je de TAMARA FLO­RES

ES­TA­BA to­do pre­pa­ra­do pa­ra la ce­le­bra­ción, pe­ro el fes­te­ja­do aún no lle­ga­ba. El vue­lo de Tim Boyle no po­día des­pe­gar des­de Mé­xi­co a cau­sa de la ne­bli­na. Pe­ro tras la es­pe­ra apa­re­ció son­rien­te el CEO de Co­lum­bia, una de las mar­cas lí­de­res en ro­pa out­door a ni­vel glo­bal, quien es­co­gió a Chi­le pa­ra el even­to en que se con­me­mo­ró el aniversario 80 de la crea­ción de la fir­ma, que par­tió co­mo una pe­que­ña em­pre­sa fa­mi­liar de som­bre­ros en Portland en 1938.

Tim es la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción a car­go de la com­pa­ñía. Los crea­do­res fue­ron sus abue­los, Paul y Mary Lam­from, que ha­bían lle­ga­do un año an­tes a Ore­gon, hu­yen­do de la Ale­ma­nia na­zi. Lue­go la fir­ma que­dó en ma­nos de su pa­dre, Neal Boyle, quien fa­lle­ció cuan­do Tim aún es­ta­ba es­tu­dian­do en la Uni­ver­si­dad. Tras ese epi­so­dio, “ter­mi­né en el ne­go­cio a tiem­po com­ple­to”, cuen­ta Tim.

Él no es­tá so­lo en la di­rec­ción de la com­pa­ñía. Su ma­dre, Gery Boyle de 94 años –y quien par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te de las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias de la fir­ma-, en­ca­be­za el di­rec­to­rio, mien­tras que en la pla­na eje­cu­ti­va es­tán su her­ma­na y sus dos hi­jos. “Creo que es im­por­tan­te que la fa­mi­lia es­té re­pre­sen­ta­da en la com­pa­ñía, ya sea en la ad­mi- nis­tra­ción, a ni­vel eje­cu­ti­vo o en la me­sa di­rec­ti­va. En es­te mo­men­to, mis dos hi­jos es­tán en el ne­go­cio, ellos cre­cie­ron en el ne­go­cio y en­tien­den la ca­pa­ci­dad de ha­cer un buen tra­ba­jo y lo ha­cen. Pe­ro si en el fu­tu­ro al­guien no es bueno o no tra­ba­ja du­ro, en­ton­ces pue­de ser só­lo un in­ver­sio­nis­ta”.

Esa re­la­ción fa­mi­liar no es im­pe­di­men­to a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes o te­ner desacuer­dos. “Des­de los pri­me­ros días de la com­pa­ñía le pe­di­mos a res­pe­ta­das per­so­nas de ne­go­cios que co­no­cía­mos que se unie­ran al con­se­jo de ase­so­res. Si es una pre­gun­ta fá­cil co­mo ha­cer al­go en azul, ver­de o ama­ri­llo, en­ton­ces es una de­ci­sión fá­cil, pe­ro si es una de­ci­sión difícil co­mo cons­truir una nue­va fá­bri­ca o con­tra­tar a un nue­vo eje­cu­ti­vo, en­ton­ces to­ma­mos esas de­ci­sio­nes fren­te a uno de los ase­so­res”.

Hoy Co­lum­bia es una com­pa­ñía de ta­lla mun­dial, pre­sen­te en más de 90 paí­ses, con un am­plio por­ta­fo­lio de pro­duc­tos téc­ni­cos pa­ra di­ver­sas ac­ti­vi­da­des al ai­re libre. Pe­ro no siem­pre fue así. En los 70, tras la muer­te de su pa­dre, el ne­go­cio no es­ta­ba rin­dien­do co­mo se es­pe­ra­ba. “Fue un tiem­po real­men­te ma­lo”, di­ce Tim. Pe­ro las in­no­va­cio­nes, co­mo las cha­que­tas in­ter­cam­bia­bles y la icó­ni­ca par­ka pa­ra ski Bu­ga­boo –uno de los pro­duc­tos de ma­yo­res ven­tas en la his­to­ria de la mar­ca- de­vol­vie­ron el éxi­to a la com­pa­ñía, que en los 80 lle­gó a Chi­le en alian­za con Fo­rus, em­pre­sa de la fa­mi­lia Swett, cu­ya re­la­ción co­mer­cial Boyle ca­li­fi­ca co­mo cla­ve pa­ra la ex­pan­sión en la re­gión “te­ne­mos una lar­ga y muy fruc­tí­fe­ra re­la­ción con la fa­mi­lia Swett. He­mos he­cho ne­go­cios por tres dé­ca­das y que­ría ve­nir a Chi­le a pa­sar tiem­po con ellos, pa­sar tiem­po aquí, don­de nun­ca ha­bía es­ta­do y real­men­te que­ría ase­gu­rar­me que ellos en­ten­die­ran cuán im­por­tan­tes fue­ron pa­ra nues­tro ne­go­cio a ni­vel mun­dial”.

El rol de los Swett

Esa im­por­tan­cia ra­di­ca, di­ce Boyle, es que los Swett le die­ron las cla­ves de có­mo ser exi­to­so en Chi­le y las mo­di­fi­ca­cio­nes que te­nían que ha­cer pa­ra lo­grar­lo. “Res­pe­ta­mos su co­no­ci­mien­to del mer­ca­do y sus pen­sa­mien­tos y su­ge­ren­cias han si­do muy úti­les glo­bal- men­te” (ver no­ta re­la­cio­na­da).

De ca­ra al fu­tu­ro, Tim Boyle di­ce que por aho­ra se con­cen­tra­rán en desa­rro­llar el ne­go­cio ac­tual, ade­más de las mar­cas que han ad­qui­ri­do en el tiem­po, co­mo Moun­tain Hard­wear, So­rel y Pra­na. “Te­ne­mos mu­cho en es­te mo­men­to y uno de los desafíos cla­ve es cu­brir las ne­ce­si­da­des es­ta­cio­na­les en Su­da­mé­ri­ca, es­pe­cial­men­te en Chi­le. En Portland vie­ne el in­vierno y no­so­tros te­ne­mos que se­guir me­jo­ran­do nues­tra lo­gís­ti­ca y la ha­bi­li­dad pa­ra te­ner pro­duc­tos dis­po­ni­bles en el tiem­po apro­pia­do pa­ra to­dos nues­tros clien­tes en el he­mis­fe­rio sur”. En es­te pun­to, di­ce el CEO de Co­lum­bia, la re­la­ción con la fa­mi­lia Swett ha si­do fun­da­men­tal.

La mar­ca tam­bién bus­ca se­guir in­no­van­do, co­mo úni­ca for­ma de di­fe­ren­ciar­se en un mer­ca­do ca­da vez más exi­gen­te. “El fu­tu­ro de­pen­de de cuán bien lo eje­cu­te­mos. Nin­gún con­su­mi­dor ne­ce­si­ta una nue­va com­pa­ñía que fa­bri­que cha­que­tas. Nin­gún con­su­mi­dor ne­ce­si­ta una nue­va com­pa­ñía pa­ra que ha­ga za­pa­tos. Te­ne­mos que ser muy di­li­gen­tes y muy crea­ti­vos en tér­mi­nos de di­fe­ren­ciar­nos de las otras mar­cas. Si lo ha­ce­mos, se­rá muy exi­to­so, si no, se­rá desafian­te”. ℗

Su ma­dre, Gery Boyle, de 94 años, en­ca­be­za el di­rec­to­rio, mien­tras que en la pla­na eje­cu­ti­va es­tán su her­ma­na y sus dos hi­jos.

Boyle di­ce que los Swett le die­ron las cla­ves de có­mo ser exi­to­so en Chi­le y las mo­di­fi­ca­cio­nes que te­nían que ha­cer pa­ra lo­grar­lo.

Hoy Co­lum­bia es una com­pa­ñía de ta­lla mun­dial, pre­sen­te en más de 90 paí­ses y un am­plio por­ta­fo­lio de pro­duc­tos téc­ni­cos.

Boyle y Al­fon­so Swett Saavedra en el even­to rea­li­za­do es­ta se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.