Au­di­tor del Doing Bu­si­ness cri­ti­ca cam­bios me­to­do­ló­gi­cos del ran­king

Su­gi­rió ha­cer pocas mo­di­fi­ca­cio­nes a fu­tu­ro, com­par­tien­do par­te de los re­cla­mos de Ro­mer.

Pulso - - PORTADA - FRANCISCA GUERRERO

SOR­PREN­DI­DO se de­cla­ró Radall Morck, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Al­ber­ta, al en­te­rar­se de que el Doing Bu­si­ness pu­bli­ca­do la se­ma­na pa­sa­da no po­día com­pa­rar­se cla­ra­men­te con el del año pa­sa­do. Tras las de­nun­cias de Paul Ro­mer, ga­na­dor del No­bel de Eco­no­mía 2018, a Ran­dall se le en­co­men­dó - jun­to a Ja­mes Chen­xing - la ela­bo­ra­ción de la au­di­to­ría ex­ter­na pa­ra in­da­gar el ca­so que pro­ta­go­ni­zó Chi­le, mar­co en el que ad­vir­tió pro­ble­mas con los cons­tan­tes cam­bios me­to­do­ló­gi­cos que se la apli­can al ran­king de fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer ne­go­cios del Ban­co Mun­dial.

Aun­que en su si­tio web el Ban­co Mun­dial ase­gu­ra que la ver­sión 2019 del Doing Bu­si­ness no trae con­si­go cam­bios me­to­do­ló­gi­cos re­le­van­tes, lo cier­to es que en el ca­so de Chi­le gran par­te de las ci­fras mos­tra­das en el re­por­te 2018 que­da­ron ob­so­le­tas.

De es­ta ma­ne­ra, la com­pa­ra­ción año con­tra año vol­vió a pre­sen­tar im­por­tan­tes di­fi­cul­ta­des. La pun­tua­ción en seis de los diez ítems del re­por­te co­rres­pon­dien­te a 2018 (pu­bli­ca­do en 2017) cam­bió pa­ra nues­tro país, lo que lle­vó a que se mo­di­fi­ca­ra su pun­ta­je pro­me­dio de 71,22 a 71,44 pun­tos.

Pe­se a tra­tar­se de una le­ve di­fe­ren­cia, lo an­te­rior im­pli­có que Chi­le en ese in­for­me que­dó ubi­ca­do en el pues­to 53 y no en el 55, de acuer­do al ran­king ac­tua­li­za­do que mos­tró el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Fe­li­pe La­rraín, en el mar­co de la pre­sen­ta­ción de la se­ma­na pa­sa­da. Aun­que Ran­dall re­co­no­ce que no ha re­vi­sa­do el Doing Bu­si­ness de es­te año, con­sul­ta­do por los cam­bios que su­frió Chi­le y la com­ple­ji­dad en la com­pa­ra­ción del ran­king, se­ña­la­que es­tá de­cep­cio­na­do. —Cuan­do leí los co­men­ta­rios originales del pro­fe­sor Ro­mer, me pa­re­ció que hi­zo dos re­cla­mos. Uno era que qui­zá hu­bo cam­bios por mo­ti­va­cio­nes po­lí­ti­cas que di­rec­ta­men­te hi­cie­ron que los nú­me­ros de Chi­le lu­cie­ran peor. Lo se­gun­do era que el Ban­co Mun­dial es­ta­ba cam­bian­do de­ma­sia­do la me­to­do­lo­gía, por lo que los nú­me­ros es­ta­ban cam­bian­do más de­bi­do a que los cal­cu­la­ban de una nue­va for­ma ca­da año y no real­men­te por­que el país es­ta­ba me­jor o peor.

—Mi­ra­mos con cui­da­do la ma­ne­ra en que lo cal­cu­la­ban, ha­bla­mos con la gen­te que lo hi­zo, y con­clui­mos que el pro­fe­sor Ro­mer es­ta­ba equi­vo­ca­do so­bre su re­cla­mo nú­me­ro uno. No vi­mos ni una so­la evi­den­cia de que el equi­po del Ban­co Mun­dial tu­vie­ra un ob­je­ti­vo par­ti­cu­lar con Chi­le y otro país, pa­ra de­jar los nú­me­ros me­jor o peor.

Pe­ro cuan­do mi­ra­mos su se­gun­do re­cla­mo, en­con­tra­mos que el Ban­co Mun­dial real­men­te ha es­ta­do cam­bian­do bas­tan­te la ma­ne­ra en que ha es­ta­do cal­cu­lan­do los nú­me­ros. No creo que con­tri­bu­ya cam­biar la me­to­do­lo­gía tan fre­cuen­te­men­te.

Te­ner una me­to­do­lo­gía lo su­fi­cien­te­men­te bue­na es me­jor que tra­tar to­do el tiem­po de te­ner una perfecta y cam­biar­la ca­da año. Me pa­re­ce que to­dos que­re­mos te­ner la ca­pa­ci­dad de ver có­mo lo es­tá ha­cien­do Chi­le com­pa­ra­do con cin­co, diez o quin­ce años atrás, pe­ro si ellos cam­bian la me­to­do­lo­gía to­do el tiem­po, no po­de­mos usar los da­tos del Ban­co Mun­dial es pre­gun­ta tan esen­cial.

—En nues­tra re­co­men­da­ción a la jun­ta di­rec­ti­va del Ban­co Mun­dial, no­so­tros su­ge­ri­mos que se de­be­ría con­si­de­rar ha­cer muy po­cos cam­bios en me­to­do­lo­gía en el fu­tu­ro, so­lo ha­cer­los des­pués de que se ha­ya vuel­to muy cla­ro que el ca­ma­ten­ción bio es ab­so­lu­ta­men­te, ver­da­de­ra­men­te, com­ple­ta­men­te ne­ce­sa­rio. —Es­to de­bie­se ser sim­ple de im­ple­men­tar, no es ca­ro ni to­ma tiem­po. De he­cho, di­mos ejem­plos de­ta­lla­dos de có­mo de­bie­se ser im­ple­men­ta­do, usan­do las for­mas exis­ten­tes que tie­nen cam­bian­do na­da, ex­cep­to có­mo ha­cen el cálculo.

Pe­ro en es­ta opor­tu­ni­dad tam­po­co fue fá­cil com­pa­rar los da­tos con el ran­king pu­bli­ca­do el año pa­sa­do, al me­nos en el ca­so de Chi­le...

—(Ri­sas) Yo pen­sé que las su­ge­ren­cias se im­ple­men­ta­rían in­me­dia­ta­men­te, así que es­toy sor­pren­di­do con es­to. No tu­ve la opor­tu­ni­dad de mi­rar los nue­vos da­tos que sa­lie­ron, es­ta­ba ocu­pa­do en otros asun­tos, pe­ro es­toy de­cep­cio­na­do si ese es el ca­so. —No­so­tros ad­ver­ti­mos que se tra­ta de un pro­ble­ma se­rio, que la com­pa­ra­ción de los nú­me­ros de un año a otro es la prin­ci­pal ra­zón por la cual la gen­te es­tá in­tere­sa­do en el ran­king. Ellos tie­nen que po­ner al res­pec­to. —Sí. El Ban­co Mun­dial va a de­cir que ellos sí mues­tran có­mo ha­cen los cálcu­los, pe­ro el pro­ble­ma es que no es real­men­te tan fá­cil ave­ri­guar­lo. Tienes que leer con mu­chí­si­mo cui­da­do, to­man­do to­das las des­crip­cio­nes, en to­dos los si­tio webs, en to­das las pu­bli­ca­cio­nes. Reu­nir to­do eso to­ma un lar­go tiem­po y pue­des ver que ellos ex­pli­can có­mo cal­cu­lan to­do, pe­ro no lo ha­cen en un so­lo lu­gar ni de una for­ma sim­ple.

Cuan­do hi­ci­mos la au­di­to­ría, ori­gi­nal­men­te no pu­di­mos replicar to­do y tu­vi­mos que ir don­de la gen­te del Ban­co Mun­dial y con­tar­les la si­tua­ción. En­ton­ces ellos nos guia­ron a otros si­tios web, don­de ex­pli­ca­ban de ma­ne­ra más de­ta­lla­da lo que ha­cían. Ahí sí pu­di­mos replicar el cálculo.

—El Ban­co Mun­dial es­ta­ba preo­cu­pa­do por la con­fi­den­cia­li­dad de sus fuentes en ca­da país, por lo que no qui­sie­ron que pu­bli­cá­ra­mos nin­guno de los nú­me­ros que con­si­guen pre­gun­tán­do­le a la gen­te. Les preo­cu­pa­ba que eso re­ve­la­ra in­for­ma­ción pri­va­da. Por lo tan­to, se nos per­mi­tió pu­bli­car to­do ex­cep­to los nú­me­ros que po­drían re­ve­lar las res­pues­tas originales.

No­so­tros re­cal­cu­la­mos los nú­me­ros chi­le­nos en di­fe­ren­tes ma­ne­ras y pu­bli­ca­mos un es­tu­dio que mues­tra có­mo Chi­le cam­bió de­bi­do al uso de di­fe­ren­tes me­to­do­lo­gías. Fui­mos ca­pa­ces de replicar to­do e in­clui­mos ta­blas que ex­pli­ca­ban to­dos los cam­bio que se rea­li­za­ron.P

ES UN PRO­BLE­MA SE­RIO

“La com­pa­ra­ción de los nú­me­ros de un año a otro es la prin­ci­pal ra­zón por la cual la gen­te es­tá in­tere­sa­do en el ran­king”.

AL­TER­NA­TI­VAS

“Te­ner una me­to­do­lo­gía lo su­fi­cien­te­men­te bue­na es me­jor que tra­tar to­do el tiem­po de te­ner una perfecta”.

DI­FI­CUL­TAD PA­RA REPLICAR CÁLCULO

“El BM va a de­cir que ellos sí mues­tran có­mo ha­cen los cálcu­los, pe­ro el pro­ble­ma es que no es real­men­te tan fá­cil”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.