Más que una em­pre­sa, un sím­bo­lo del modelo po­lí­ti­co-eco­nó­mi­co chino

Hua­wei aca­ba de su­pe­rar a Ap­ple en la ven­ta de smartp­ho­nes en el mun­do.

Pulso - - EMPRESAS & MERCADOS -

—Cual­quier eje­cu­ti­vo que le ha­ya to­ca­do ne­go­ciar con análo­gos chi­nos sa­be que el fac­tor fa­mi­liar es cla­ve para ge­ne­rar con­fian­za. Por eso que el arres­to de la di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra Hua­wei, Meng Wanz­hou, no só­lo ge­ne­ró la có­le­ra de su pa­dre, fun­da­dor de la com­pa­ñía, sino tam­bién la del Go­bierno chino, que con­si­de­ra a es­ta em­pre­sa ca­si co­mo par­te del clan fa­mi­liar del éxi­to tec­no­ló­gi­co-eco­nó­mi­co del país asiá­ti­co. Hua­wei na­ció a fi­nes de los ´80 con la fa­bri­ca­ción de cen­tra­les (PBX) para el mun­do de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Ya en­tra­do los ’90 se subió al ca­rro de la pro­me­te­do­ra in­ter­net y en 1996 de­ci­dió sa­lir de las fron­te­ras.

En 2000 co­men­za­ron los problemas con EEUU, quien re­cla­mó que Hua­wei ha­bía ins­ta­la­do un sis­te­ma de te­le- co­mu­ni­ca­cio­nes en Irak ha­cien­do vis­ta gor­da de las san­cio­nes de la ONU. El go­bierno chino apo­yó a la em­pre­sa lo­cal. Ese fue el co­mien­zo de una ten­sa re­la­ción que 18 años des­pués, re­sur­gi­ría con una nue­va acu­sa­ción por par­te del go­bierno de EEUU por la sos­pe­cha que la com­pa­ñía chi­na es­ta­ría rom­pien­do las san­cio­nes co­mer­cia­les a otro país del Me­dio Orien­te: Irán.

Pe­ro tam­bién ha te­ni­do problemas con gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cas. En 2003, Cis­co la de­man­dó por co­pia ile­gal de pro­pie­dad in­te­lec­tual. Y a pe­sar de que la fir­ma chi­na ha rea­li­za­do alian­zas con IBM, Siemens o Sy­man­tec, siem­pre ha es­ta­do en la mi­ra de la in­dus­tria tech, ce­lo­sa de su pro­pie­dad in­te­lec­tual.

Hoy, Hua­wei es uno de los ma­yo­res pro­vee­do­res de equi­pos de redes de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, con in­gre­sos por unos US$92.000 millones el año pa­sa­do. A fi­nes de agos­to de 2018 lo­gró su­pe­rar a Ap­ple en ven­ta mun­dial de smartp­ho­nes, que­dan­do en se­gun­do lu­gar des­pués de Sam­sung. El fa­bri­can­te chino ven­dió unos 54 millones de te­lé­fo­nos en el pri­mer se­mes­tre, 40% que el mis­mo pe­río­do de 2017. Un ver­da­de­ro ca­so de éxi­to del modelo de de­sa­rro­llo de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na y he­re­de­ro de la po­lí­ti­ca de “Puer­tas Abier­tas” de la gi­gan­te de orien­te.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.