Es­ca­la tensión en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos tras arres­to de he­re­de­ra de la em­pre­sa Hua­wei

La tre­gua a la gue­rra co­mer­cial en­tre las dos po­ten­cias eco­nó­mi­cas pac­ta­da en Ar­gen­ti­na ha­ce unos días que­dó en ja­que lue­go de es­te in­ci­den­te.

Pulso - - PORTADA -

Te­mor de in­ver­sio­nis­tas pro­vo­có una caí­da ge­ne­ra­li­za­da de los mer­ca­dos

Hua­wei, la gi­gan­te chi­na que des­pla­zó a Ap­ple en ven­ta de smartp­ho­nes

—Un arres­to con­cre­ta­do en Canadá po­dría de­rrum­bar la “pau­sa” de 90 días en la gue­rra co­mer­cial en­tre EEUU y Chi­na.

Se tra­ta de la di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra del gi­gan­te tec­no­ló­gi­co chino Hua­wei, Wanz­hou Meng, quien fue de­te­ni­da por las au­to­ri­da­des ca­na­dien­ses para even­tual­men­te ser ex­tra­di­ta­da a EEUU por la su­pues­ta vio­la­ción de las san­cio­nes im­pues­tas por Washington con­tra Irán.

El Mi­nis­te­rio ca­na­dien­se de Jus­ti­cia in­for­mó en un co­mu­ni­ca­do que Meng, quien ade­más es hi­ja del fun­da­dor del gi­gan­te tec­no­ló­gi­co y es vis­ta co­mo la he­re­de­ra de la com­pa­ñía, fue arres­ta­da en Van­cou­ver el pa­sa­do 1 de di­ciem­bre. De he­cho, la de­ten­ción se pro­du­jo el sá­ba­do, mis­mo día en que los pre­si­den­tes de las ma­yo­res po­ten­cias mun­dia­les, Do­nald Trump y Xi Jin­ping, pac­ta­ron en Bue­nos Ai­res una sus­pen­sión tem­po­ral en la gue­rra co­mer­cial a la es­pe­ra de nue­vas negociaciones.

El periódico The Glo­be and Mail se­ña­ló que el arres­to y ex­tra­di­ción de Wanz­hou fue­ron so­li­ci­ta­dos por las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses por la su­pues­ta vio­la­ción de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas im­pues­tas por EEUU con­tra Irán.

Con es­te te­lón de fondo, Chi­na -al igual que los mer­ca­dos en to­do el mun­do (ver re­cua­dro)- no tar­dó en reac­cio­nar lue­go de que se die­ra a co­no­cer el arres­to el miér­co­les por la no­che. “Chi­na ha pre­sen­ta­do una que­ja for­mal a la par­te ca­na­dien­se y a la es­ta­dou­ni­den­se pi­dién­do­les que ex­pli­quen in­me­dia­ta­men­te la ra­zón de la de­ten­ción y li­be­ren a la per­so­na de­te­ni­da”, afir­mó el por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res de Chi­na, Geng Shuang, en una rue­da de pren­sa en Bei­jing.

Lo an­te­rior, en mo­men­tos en que los de­ta­lles del ca­so se man­tie­nen en se­cre­to por or­den judicial. “Por lo que sé, Canadá y EEUU no han da­do nin­gu­na ex­pli­ca­ción so­bre la ra­zón de la de­ten­ción”, aña­dió Geng, quien ase­gu­ró que es­ta de­ten­ción “vio­la los de­re­chos hu­ma­nos de la per­so­na de­te­ni­da”.

Con to­do, hoy se rea­li­za­rá una au­dien­cia para de­ter­mi­nar si la al­ta eje­cu­ti­va de Hua­wei es pues­ta en libertad ba­jo fian­za mien­tras se de­ci­de su ex­tra­di­ción a EEUU.

Las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses han ad­ver­ti­do que Hua­wei su­po­ne una ame­na­za para la se­gu­ri­dad na­cio­nal por sus su­pues­tos la­zos con el Go­bierno chino y sus ser­vi­cios de se­gu­ri­dad. Es más, Washington se nie­ga des­de 2011 a com­prar ser­vi­do­res fa­bri­ca­dos por Hua­wei, y el Pen­tá­gono prohi­bió en ma­yo pa­sa­do la ven­ta de te­lé­fo­nos del fa­bri­can­te chino en sus ba­ses.

Se­na­do­res es­ta­dou­ni­den­ses so­li­ci­ta­ron ha­ce dos me­ses al Go­bierno ca­na­dien­se que prohi­ba el uso de equi­pos pro­du­ci­dos por Hua­wei en las redes de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes del país por te­mor a que el Eje­cu­ti­vo chino sea ca­paz de uti­li­zar esos equi­pos para ac­ti­vi­da­des de es­pio­na­je.

La em­pre­sa, por su par­te, ase­gu­ró que la com­pa­ñía cum­ple “con to­das las le­yes y re­gu­la­cio­nes apli­ca­bles don­de ope­ra” y que su di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra Wanz­hou Meng, arres­ta­da por las au­to­ri­da­des ca­na­dien­ses para ser ex­tra­di­ta­da a EEUU, no ha co­me­ti­do nin­gu­na in­frac­ción.

“La com­pa­ñía ha re­ci­bi­do muy po­ca in­for­ma­ción con res­pec­to a los car­gos y no tie­ne co­no­ci­mien­to de nin­gu­na in­frac­ción por par­te de la se­ño­ra Meng. La em­pre­sa cree que los sis­te­mas le­ga­les ca­na­dien­ses y es­ta­dou­ni­den­ses fi­nal­men­te lle­ga­rán a una con­clu­sión jus­ta”, apun­tó en un co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do a tra­vés de las redes so­cia­les.

Sin em­bar­go, el dia­rio in­de­pen­dien­te South Chi­na Mor­ning Post pu­bli­có ayer que en una char­la in­ter­na con los em­plea­dos de Hua­wei en oc­tu­bre, en la que Meng es­tu­vo acom­pa­ña­da de su pa­dre y fun­da­dor de la com­pa­ñía, Ren Zheng­fei, és­ta ha­bría se­ña­la­do que exis­ten es­ce­na­rios en los que la em­pre­sa “pue­de so­pe­sar los cos­tos y acep­tar los rie­gos de no cum­plir con las le­yes”. ℗

Meng Wanz­hou

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.