El re­gre­so del efec­ti­vo

Exis­ten opor­tu­ni­da­des en ac­ti­vos de ries­go, pe­ro el efec­ti­vo es­tá de vuel­ta y po­dría que­dar­se en nues­tros por­ta­fo­lios un buen ra­to.

Pulso - - TRADER - AXEL CHRISTENSEN

POR mu­chos años ha­blar de efec­ti­vo o ca­ja era ca­si un te­ma ta­bú en el mun­do de las in­ver­sio­nes, prin­ci­pal­men­te en mer­ca­dos desa­rro­lla­dos. In­si­nuar si­quie­ra to­mar po­si­cio­nes en es­te ac­ti­vo era mo­ti­vo de ce­ños frun­ci­dos, de­bi­do a su po­co atrac­ti­vo. Es que des­pués de la cri­sis fi­nan­cie­ra y re­ce­sión glo­bal del 2008-09, los ban­cos cen­tra­les se es­for­za­ron al má­xi­mo en sa­lir al res­ca­te y re­tor­nar al cre­ci­mien­to lo an­tes po­si­ble. Para ello lle­va­ron las ta­sas de in­te­rés a mí­ni­mos nun­ca an­tes vis­tos, in­clu­so a te­rreno ne­ga­ti­vo en al­gu­nos paí­ses. De pa­sa­da, ge­ne­ra­ron tre­men­dos in­cen­ti­vos para que los in­ver­sio­nis­tas que bus­ca­ban ma­yo­res ren­ta­bi­li­da­des, to­ma­ran po­si­cio­nes en ins­tru­men­tos de ma­yor ries­go (ac­cio­nes, ac­ti­vos emer­gen­tes, pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios). Fue así, co­mo la in­ver­sión de­di­ca­da a la ca­ja o a la ren­ta fi­ja de cor­to pla­zo y alto gra­do cre­di­ti­cio, se con­vir­tió en un ac­ti­vo en pe­li­gro de ex­tin­ción.

En di­ciem­bre del 2015, las co­sas co­men­za­ron a cam­biar. Fue en­ton­ces que la Re­ser­va Fe­de­ral de EEUU ad­vir­tió que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de ese país ve­nia en fran­ca re­cu­pe­ra­ción, co­men­zó un gra­dual pa­so de nor­ma­li­za­ción de ta­sas de in­te­rés, des­de 0% en ese mo­men­to a un ran­go en­tre 2% y 2,25% en sep­tiem­bre pa­sa­do, con el mer­ca­do es­pe­ran­do que en su reunión del 19 de di­ciem­bre pró­xi­mo ello se ajus­te al 2,252,5%. Otros ban­cos cen­tra­les –in­clu­yen­do el de Chi­le­co­men­za­ron tra­yec­to­rias pa­re­ci­das.

Jun­to con su­bir las ta­sas, el res­to de los ac­ti­vos vie­ron re­ajus­ta­dos sus pre­cios. Ello es es­pe­ra­ble: al in­cre­men­tar­se la ta­sa li­bre de ries­go des­de ni­ve­les en ce­ro cer­ca­nos a ce­ro, el re­torno exi­giB­lac­kRock do a ac­ti­vos de ries­go tam­bién su­fre mo­di­fi­ca­cio­nes. En gran me­di­da, es­te ajus­te de pre­cios es lo que ha ca­rac­te­ri­za­do el vo­lá­til es­ce­na­rio de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros du­ran­te el 2018.

Es en es­tas con­di­cio­nes que el efec­ti­vo vuel­ve a apa­re­cer en es­ce­na. Ya con ren­ta­bi­li­da­des mu­cho más atrac­ti­vas (ver cua­dro) y so­bre to­do, cum­plien­do un rol de an­cla de vo­la­ti­li­dad, per­mi­tien­do en­fren­tar de me­jor ma­ne­ra el in­cre­men­to de epi­so­dios de ma­yor vo­la­ti­li­dad. ¿Sig­ni­fi­ca es­to que en ve­mos un pa­no­ra­ma ne­ga­ti­vo que acon­se­je ir­se com­ple­ta­men­te a ca­ja? Cla­ra­men­te, no. Exis­ten aún bue­nas opor­tu­ni­da­des en ac­ti­vos de ries­go, cu­yos pre­cios se han ajustado sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, in­clu­so más allá de lo que se­ña­lan sus fun­da­men­tos. Pe­ro lo cier­to es que el efec­ti­vo es­tá de vuel­ta, y con vi­sos de que­rer que­dar­se en nues­tros por­ta­fo­lios por un buen ra­to.P

El au­tor es di­rec­tor de Es­tra­te­gia de In­ver­sio­nes para Amé­ri­ca La­ti­na e Ibe­ria de Blac­kRock

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.