Re­gu­la­ción de crip­to­mo­ne­das y fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma

La re­so­lu­ción de la Jus­ti­cia, que le dio la ra­zón a los ban­cos, de­bie­ra ser con­si­de­ra­da por el TDLC. En pos de la li­bre com­pe­ten­cia no se pue­de co­rrer el ries­go de rea­li­zar una ile­ga­li­dad al in­cum­plir la re­gu­la­ción es­pe­cí­fi­ca.

Pulso - - PORTADA -

LA Cor­te Su­pre­ma re­vo­có la sen­ten­cia de la Cor­te de Ape­la­cio­nes y re­cha­zó el re­cur­so de pro­tec­ción que Orionx, pla­ta­for­ma chi­le­na que tran­sa crip­to­mo­ne­das, ha­bía pre­sen­ta­do en mar­zo con el ob­je­ti­vo de que Ban­coEs­ta­do no le ce­rra­ra su cuen­ta.

Ac­tual­men­te, el Tri­bu­nal de De­fen­sa de la Li­bre Com­pe­ten­cia (TDLC) se en­cuen­tra de­fi­nien­do cuá­les se­rán los me­dios de prueba, des­pués de que las par­tes le en­via­ran sus res­pec­ti­vas pro­pues­tas y ob­ser­va­cio­nes, por lo que se es­pe­ra que el pe­río­do pro­ba­to­rio co­mien­ce den­tro de las pró­xi­mas se­ma­nas.

Con to­do, la de­ci­sión del má­xi­mo tri­bu­nal es una bue­na no­ti­cia y cum­ple con las le­yes exi­gi­das por el pro­pio Es­ta­do a la in­dus­tria ban­ca­ria. No se de­be per­der de vis­ta que el cie­rre de las cuen­tas co­rrien­tes por par­te de las en­ti­da­des ban­ca­rias pri­va­das y tam­bién Ban­coEs­ta­do, ha si­do jus­ti­fi­ca­do por las en­ti­da­des co­mo una de­ci­sión para evi­tar even­tua­les ries­gos, en­tre ellos, un po­si­ble la­va­do de ac­ti­vos, con­si­de­ran­do que di­cha ac­ti­vi­dad no es­tá re­gu­la­da.

De he­cho, has­ta an­tes de es­te fa­llo ha­bía un con­tra­sen­ti­do, pues por un la­do el re­gu­la­dor exi­ge a los ban­cos co­no­cer el ori­gen

y des­tino de los fon­dos, al­go que no era fac­ti­ble ma­ne­jar en la in­dus­tria de las crip­to­mo­ne­das de­bi­do a su des­re­gu­la­ción.

El fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma es un an­te­ce­den­te po­ten­te que de­be ser to­ma­do en cuen­ta por el TDLC a la ho­ra de re­sol­ver el ca­so. No pue­de ser que en pos de la li­bre com­pe­ten­cia se obli­gue a un ac­tor a ha­cer al­go que su pro­pio re­gu­la­dor le prohí­be, en un cla­ro ries­go de caer en una ile­ga­li­dad.

Es de es­pe­rar que la re­gu­la­ción de los crip­to­ac­ti­vos, así co­mo tam­bién en las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas que pres­tan re­cur­sos en que tra­ba­ja el go­bierno, apun­te en la di­rec­ción co­rrec­ta.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.