“Los cui­da­dos del sa­cris­tán”

Pulso - - INTRO -

HAY mu­cha gen­te en nues­tro país re­la­cio­na­da a la pro­duc­ción que dan nues­tros cam­pos, con his­to­rias de dul­ce y de agraz en re­la­ción con el ne­go­cio agrí­co­la. En to­dos ellos, hay de­no­mi­na­do­res co­mu­nes.

El pri­me­ro, con­sus­tan­cial al ru­bro, es el amor irre­nun­cia­ble y su­fri­do a nues­tra “Pa­cha­ma­ma”, ci­tan­do la len­gua que­chua. El otro, es el no­ta­ble cre­ci­mien­to y efi­cien­cia en la pro­duc­ción por hec­tá­rea, que eran im­pen­sa­dos años atrás. Es­to se ha lo­gra­do no só­lo por nue­vas tec­no­lo­gías, sino que, es­pe­cial­men­te, gracias a la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral. Ha si­do esen­cial en épo­cas de co­se­cha que el pro­duc­tor agrí­co­la pue­da con­tra­tar mano de obra lo­cal, en for­ma tem­po­ral, la que hoy -en ge­ne­ral- es bien pa­ga­da. Co­mo con­se­cuen­cia, se ha ob­te­ni­do tam­bién una me­jo­ra en el ni­vel de vi­da en nues­tros cam­pos y un me­nor in­te­rés para emi­grar a las gran­des ciu­da­des.

El au­men­to de­mo­grá­fi­co mun­dial de­bie­ra ser otra de nues­tras preo­cu­pa­cio­nes, por­que lo pro­du­ci­do por nues­tra tie­rra se­rá cla­ve en la sus­ten­ta­bi­li­dad ali­men­ti­cia de nues­tro país. Chi­le no tie­ne la suer­te de nues­tro ve­cino de te­ner uno de los gra­ne­ros más gran­des del pla­ne­ta. Nues­tra gen­te ha de­bi­do tra­ba­jar fuer­te para que, con una fran­ja es­tre­cha de te­rri­to­rio, se ob­ten­ga una de las me­jo­res fru­tas y vi­nos del mundo. Eso no ha si­do obra de la suer­te, y pien­so que se de­be al es­pe­cial ape­go de la ma­yo­ría de los em­pre­sa­rios agrí­co­las que, a di­fe­ren­cia de otros ne­go­cios, tra­ba­jan con la ca­mi­sa arre­man­ga­da co­do a co­do con los tem­po­re­ros para sa­car ade­lan­te la siem­pre ries­go­sa pro­duc­ción anual. Tal vez, só­lo las per­so­nas li­ga­das al cam- po pue­den en­ten­der ple­na­men­te mis pa­la­bras.

La­men­ta­ble­men­te, es po­si­ble que la ma­yo­ría de nues­tros le­gis­la­do­res no co­noz­can bien el ru­bro, por­que, a pe­sar de la ra­zo­na­da opo­si­ción de la SNA para su apli­ca­ción al agro, apro­ba­ron un pro­yec­to del 2015 que re­gu­la los con­tra­tos por obra o fae­na, con una apli­ca­ción gra­dual a tres años.

La nue­va ley (Nº21.122) del 28 de no­viem­bre y que re­gi­rá des­de enero de 2019, tie­ne tres gran­des pi­la­res: el fe­ria­do anual (va­ca­cio­nes); una in­dem­ni­za­ción por tér­mino de tra­ba­jo de dos y me­dio días de re­mu­ne­ra­ción por ca­da mes, si el con­tra­to tie­ne una du­ra­ción ma­yor a la men­sual; y, la pre­sun­ción de la exis­ten­cia de un con­tra­to in­de­fi­ni­do, si las di­fe­ren­tes ta­reas o eta­pas de un tra­ba­jo agrí­co­la son ob­je­to de dos o más con­tra­tos su­ce­si­vos.

No es que me opon­ga a una me­jor re­gu­la­ción, bus­can­do pro­tec­cio­nes y evi­tan­do abu­sos o pre­ca­rie­da­des, co­mo va­ca­cio­nes dig­nas y co­ber­tu­ra de sa­lud. Lo que me pa­re­ce gra­ve, es el afán po­lí­ti­co de apli­car vie­jos pa­ra­dig­mas o ló­gi­cas de otros tra­ba­jos, a te­mas que re­quie­ren una vi­sión más es­pe­cia­li­za­da. Te­mo que la fal­ta de fle­xi­bi­li­dad de es­tas nor­mas pue­da afec­tar la es­ta­cio­na­li­dad y tran­si­to­rie­dad de los tra­ba­jos en nues­tros cam­pos y sean, fi­nal­men­te, per­ju­di­cia­les para ge­ne­rar más y me­jo­res em­pleos, por los ma­yo­res cos­tos para el ru­bro. Si es­to ocu­rre, só­lo se­rá por el in­te­rés de los po­lí­ti­cos de apa­re­cer co­mo “so­bre­pro­tec­to­res”, tal co­mo el sa­cris­tán que, con tan­tos cui­da­dos, ter­mi­nó ma­tan­do al señor cu­ra. ℗

PE­DRO PE­LLE­GRI­NI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.