Bio­pes­ti­ci­da para la agroin­dus­tria

Lue­go de 10 años in­ves­ti­gan­do, un cien­tí­fi­co des­cu­brió una mi­la­gro­sa cu­ra para el prin­ci­pal fla­ge­lo de la agroin­dus­tria. Un in­ge­nie­ro le pro­pu­so ar­mar una startup y en tres me­ses más, Bo­ta­ni­cal So­lu­tions via­ja­rá a EEUU para bus­car le­van­tar US$5 millones.

Pulso - - ESPECIALES - Un re­por­ta­je de DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

Co­mo bió­lo­go y doc­tor en bio­tec­no­lo­gía, Gustavo Zú­ñi­ga ama­ba su la­bo­ra­to­rio de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go. Se ha­bía es­pe­cia­li­za­do en in­ves­ti­gar a fon­do las plan­tas en­dé­mi­cas chi­le­nas.

A po­cos cien­tos de ki­ló­me­tros de las au­las, en pleno cam­po, un im­por­tan­te pro­duc­tor de uva de me­sa re­ci­bía una ma­la no­ti­cia. El hon­go botry­tis ci­ne­rea ha­bía ata­ca­do par­te de las vi­des, jus­to a se­ma­nas de la co­se­cha, que ca­si en su to­ta­li­dad se iban a los mer­ca­dos eu­ro­peos. Un desas­tre.

A Zú­ñi­ga le en­can­ta­ba el desafío de in­ves­ti­gar y tra­tar de so­lu­cio­nar los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de la agroin­dus­tria y lue­go de ex­pe­ri­men­tar por un buen tiem­po des­cu­brió que en el qui­llay es­ta­ba la so­lu­ción al pro­ble­ma del agri­cul­tor y de to­da la in­dus­tria, ya que la botry­tis es el prin­ci­pal do­lor de ca­be­za de es­te ru­bro a ni­vel mun­dial y el ma­yor fac­tor de re­cha­zo de la fru­ta chi­le­na en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

El bió­lo­go des­cu­brió que, me­dian­te téc­ni­cas de cul­ti­vo bio­tec­no­ló­gi­co, es­te ár­bol de la zo­na cen­tral de Chi­le, te­nía cier­tas pro­pie­da­des que no se ex­pre­sa­ban na­tu­ral­men­te y que ata­ca­ban me­jor que nin­gún otro pro­duc­to a la botry­tis y, ade­más, sin usar ab­so­lu­ta­men­te nin­gún quí­mi­co.

Pe­ro Gustavo no sa­lía del la­bo­ra­to­rio…

Fue cuan­do en­tró en es­ce­na Gas­tón Sa­li­nas, in­ge­nie­ro in­dus­trial de la Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez que tra­ba­ja­ba en una con­sul­to­ra apo­yan­do pro­yec­tos cien­tí­fi­cos. Le pro­pu­so jun­tar fuer­zas y crear un pro­duc­to co­mer­cia­li­za­ble. Así, el 2010 na­ció Bo­ta­ni­cal So­lu­tions. Ese mis­mo año el bio­pes­ti­ci­da (or­gá­ni­co) de Zú­ñi­ga lo­gra­ba con­se­guir la pa­ten­te de in­ven­ción en EEUU. La startup empezaba con pie de­re­cho. “Yo ya ha­bía to­ma­do la de­ci­sión de bus­car ho­ri­zon­tes em­pren­de­do­res. Mi úni­ca con­di­ción era pro­bar el pro­duc­to en el mundo real”, cuen­ta Sa­li­nas. Con­si­guió ha­cer prue­bas en las viñas Cono Sur y Emi­li­ana, que des­ta­can por ser or­gá­ni­cas, ade­más de al­gu­nos pro­duc­to­res de uva de me­sa. “La pri­me­ra bue­na no­ti­cia es que no ge­ne­ra­mos nin­gún im­pac­to ne­ga­ti­vo en los cam­pos. To­do lo con­tra­rio, el ni­vel de efi­ca­cia era ca­si co­mo un pro­duc­to quí­mi­co. Con esa in­for­ma­ción fui­mos a bus­car in­ver­sio­nis­tas”, re­cuer­da.

Ger­mi­na­ción

Du­ran­te to­do el 2011 es­tu­vie­ron me­jo­ran­do el pro­duc­to y bus­can­do fi­nan­cia­mien­to has­ta que Sem­bra­dor Ca­pi­tal de Ries­go (que te­nía co­mo uno de sus so­cios a Sub­so­le, uno de los ex­por­ta­do­res de fru­tas más gran­des de Chi­le) in­vir­tió $50 millones para pro­bar el in­ven­to in

si­tu. “Pa­sa­mos mu­chas jor­na­das en te­rreno, to­man­do mues­tras y vien­do mu­chí­si­mos fac­to­res. Mu­chas ve­ces tras­no­cha­mos para tra­ba­jar co­do a co­do con los ‘trac­to­re­ros’ que ro­cia­ban el pro­duc­to”, di­ce el in­ge­nie­ro y ac­tual ge­ren­te ge­ne­ral de la em­pre­sa.

Fue tan im­por­tan­te to­da la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da que el 2013 el mis­mo fon­do les en­tre­gó $500 millones más. De in­me­dia­to co­men­za­ron el pro­ce­so re­gu­la­to­rio con el SAG para po­der ven­der el fun­gi­ci­da que hoy se lla­ma Bo­triS­top. “Si bien lo co­men­za­mos a uti­li­zar, aún no po­día­mos ven­der­lo co­mo pro­duc­to, por­que a di­fe­ren­cia de otros paí­ses, el SAG no di­fe­ren­cia en­tre fun­gi­ci­das quí­mi­cos y or­gá­ni­cos y el trá­mi­te es lar­quí­si­mo. Nos es­tá­ba­mos que­man­do la pla­ta”, co­men­ta Gas­tón, des­de un la­bo­ra­to­rio/ofi­ci­na ubi­ca­do en Av. Qui­lín, un ex re­cin­to far­ma­céu­ti­co que de a po­co co­mien­za a trans­for­mar­se en una es­pe­cie de HUB de star­tups bio­tec­no­ló­gi­cas. Lu­gar tam­bién de las ofi­ci­nas de The Not Com­pany.

Con una pul­cri­tud cien­tí­fi­ca, en es­te lu­gar se en­cuen­tran de­ta­lla­da­men­te or­de­na­dos cien­tos de fras­cos con qui­lla­lles en sus pri­me­ras se­ma­nas de vi­da. Aquí no hay tie­rra. Ca­da plan­ta es ali­men­ta­da con agua y nu­trien­tes, ge­ne­ran­do una es­pe­cie de es­trés que per­mi­te la com­po­si­ción del fun­gi­ci­da. No hay ár­bo­les de qui­llay, só­lo pe­que­ños bro­tes que cuan­do al­can­zan cier­to ta­ma­ño y den­si­dad, se se­can y lue­go se vier­ten en agua, ge­ne­ran­do el com­pues­to prin­ci­pal de Bo­triS­top. Pa­re­ce sen­ci­llo, pe­ro hay más de una dé­ca­da de in­ves­ti­ga­ción por de­trás.

In­ter­na­cio­na­li­za­ción

Ha­ce po­cos años, la in­dus­tria de fun­gi­ci­das or­gá­ni­cos re­pre­sen­ta­ba cer­ca de US$500 millones a ni­vel mun­dial. Hoy es un mer­ca­do de US$4 bi­llo­nes, con una pro­yec­ción de US$12 bi­llo­nes para 2025. Con eso en men­te, los so­cios de Bo­ta­ni­cal So­lu­tions de­ci­die­ron dar el si­guien­te pa­so: en agos­to de 2015 to­ma­ron un avión a Eu­ro­pa y apro­ve­chan­do que ha­bía una fe­ria del ru­bro, via­ja­ron a los head­quar­ters de Syn­gen­ta, en Sui­za, a mos­trar lo que es­ta­ban ha­cien­do. An­tes de la re­cien­te fu­sión en­tre Mon­san­to y Ba­yer, Syn­gen­ta era la agroquímica más gran­de del mundo y tie­ne cer­ca del 30% del mer­ca­do de los fun­gi­ci­das. To­ma­ron es­te ex­trac­to de qui­llay lo eva­lua­ron en Chi­le du­ran­te va­rios me­ses y así, Bo­ta­ni­cal con­si­guió a fi­nes de 2017 su pri­mer gran acuer­do de dis­tri­bu­ción de Bo­triS­top. Só­lo con Syn­gen­ta, pro­yec­tan ven­der unos US$5 millones en los pró­xi­mos años, co­men­zan­do con unos US$500.000 para 2019. Para ha­cer­se una idea, cer­ca del 34% de la in­dus­tria de fun­gi­ci­das a ni­vel glo­bal es­tá en­fo­ca­da só­lo en la botry­tis ci­ne­rea.

La me­ta de es­te año es pro­du­cir 4.000 li­tros de Bo­tris­top y so­bre 15.000 li­tros el 2019 y de ahí, du­pli­car anual­men­te. Pe­ro pue­de que con la úl­ti­ma no­ti­cia que re­ci­bie­ron esas ci­fras sean só­lo una anéc­do­ta. La ace­le­ra­do­ra Ga­nes­ha­lab aca­ba de nom­brar­los co­mo ga­na­do­res de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de star­tups de bio­tec­no­lo­gía para ayu­dar­los a es­ca­lar en el ex­tran­je­ro. En mar­zo de 2019, los fun­da­do­res de Bo­ta­ni­cal So­lu­tions se irán por dos me­ses a Sa­cra­men­to (Ca­li­for­nia, EEUU), para mos­trar a in­ver­sio­nis­tas y em­pre­sas del ru­bro su jo­yi­ta or­gá­ni­ca, con el ob­je­ti­vo de le­van­tar en­tre US$3 millones y US$5 millones. Pa­ra­le­la­men­te, ya es­tán co­men­zan­do a in­ves­ti­gar su apli­ca­ción en du­raz­nos, to­ma­tes y ki­wis.

¿Por qué Sa­cra­men­to? “Es el hots­pot de la agroin­dus­tria en el mundo. Pe­ro lo más in­tere­san­te es que es un cli­ma ca­si idén­ti­co al que te­ne­mos en Chi­le y con los mis­mos pro­duc­tos agrí­co­las. O sea, nues­tro país ha si­do un la­bo­ra­to­rio para un mer­ca­do que nos pue­de ha­cer cre­cer en 10 ve­ces”, di­ce con­fia­do Gas­tón, mien­tras ob­ser­va con de­ta­lle la ger­mi­na­ción de tres qui­lla­yes ba­jo luz ar­ti­fi­cial en una de las sa­las es­pe­cia­li­za­das para su cre­ci­mien­to.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.