Ma­yor in­for­ma­ción cre­di­ti­cia ele­va com­pe­ten­cia, pe­ro di­fi­cul­ta in­clu­sión fi­nan­cie­ra

Un es­tu­dio pre­li­mi­nar ana­li­zó el com­por­ta­mien­to del sec­tor fi­nan­cie­ro en Chi­le, lue­go de que un ban­co lo­cal ad­qui­rió las tar­je­tas de cré­di­to de una ca­sa co­mer­cial.

Pulso - - PORTADA - MA­RIA­NA MARUSIC

—La in­for­ma­ción cre­di­ti­cia pú­bli­ca au­men­ta la com­pe­ten­cia, pe­ro pue­de di­fi­cul­tar la in­clu­sión fi­nan­cie­ra. Esa es la con­clu­sión a la que lle­gó el es­tu­dio pre­li­mi­nar “Los efec­tos de la in­for­ma­ción en la com­pe­ten­cia del mer­ca­do de cré­di­to: evi­den­cia de tar­je­tas de cré­di­to”, rea­li­za­do por Fritz Fo­ley de Har­vard, Agus­tín Hur­ta­do de Uni­ver­si­dad de Chica­go, An­drés Li­ber­man de la Uni­ver­si­dad de Nueva York, y Al­ber­to Se­púl­ve­da de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos (SBIF), el cual usa co­mo evi­den­cia el mer­ca­do chi­leno de tar­je­tas de cré­di­to y ana­li­za un ca­so ocu­rri­do en el país, en que la car­te­ra de tar­je­tas de cré­di­to de un pres­ta­mis­ta no ban­ca­rio se ven­dió a un ban­co. Pe­se a que el in­for­me pu­bli­ca­do en di­ciem­bre de 2018 no men­cio­na el nom­bre del re­tai­ler y el ban­co, sí di­ce que fue en ma­yo de 2015 cuan­do se com­ple­tó la com­pra y que el anun­cio de ad­qui­si­ción fue he­cho en ju­nio de 2014, fe­chas que coin­ci­den con la com­pra de la tar­je­ta Cen­co­sud por par­te de Sco­tia­bank. El es­tu­dio di­ce que des­pués de es­ta transac­ción, los tar­je­taha­bien­tes que pa­sa­ron a la car­te­ra del ban­co, con­si­guie­ron que otros ban­cos les die­ran lí­mi­tes de cré­di­to más al­tos. Es­to se ex­pli­ca por­que fue re­cién ahí cuan­do es­tas en­ti­da­des lo­gra­ron ac­ce­der a la in­for­ma­ción de los clien­tes que te­nían tar­je­tas del re­tai­ler, ya que en el mer­ca­do chi­leno hay dos ti­pos de pres­ta­mis­tas: ban­cos y re­tai­lers no ban­ca­rios, que tie­nen dis­tin­to gra­do de in­for­ma­ción so­bre los usua­rios. Por un la­do, los ban­cos es­tán obli­ga­dos a in­for­mar a los bu­reaus de cré­di­to so­bre el sal­do pen­dien­te y el es­ta­do de re­em­bol­so de ca­da pres­ta­ta­rio ban­ca­rio, mien­tras que los re­tai­lers só­lo in­for­man si una per­so­na es­tá en in­cum­pli­mien­to. Así, la ban­ca no pue­den dis­tin­guir a los usua­rios del re­tail que es­tán mo­ro­sos, de aque­llos que es­tán al día. Ade­más, lue­go de la com­pra que hi­zo el ban­co de las tar­je­tas del mi­no­ris­ta (Sco­tia­bank por Cen­co­sud), la en­ti­dad res­pon­dió in­cre­men­tan­do los lí­mi­tes de cré­di­to para los tar­je­taha­bien­tes exis­ten­tes y creó nue­vas tar­je­tas con lí­mi­tes más al­tos para usua­rios que te­nían buen com­por­ta­mien­to de pa­go. Es­to ocu­rre en me­dio de un es­ce­na­rio don­de en el mer­ca­do lo­cal, los emi­so­res no ban­ca­rios pres­tan mon­tos más ba­jos a los usua­rios más ries­go­sos, pe­ro van au­men­tan­do los lí­mi­tes de cré­di­to con el tiem­po, a me­di­da que el clien­te es un buen pa­ga­dor. En pa­ra­le­lo, lo que ha­cen los ban­cos es pres­tar mon­tos más al­tos, pe­ro a los pres­ta­ta­rios que sa­ben que son más se­gu­ros, de­ta­lla el es­tu­dio. “En es­te do­cu­men­to mos­tra­mos que la in­for­ma­ción cre­di­ti­cia afec­ta di­rec­ta­men­te la com­pe­ten­cia y la or­ga­ni­za­ción in­dus­trial de los mer­ca­dos cre­di­ti­cios”, di­ce el in­for­me. En ese sen­ti­do, con­clu­ye que los re­tai­lers per­mi­ten a las per­so­nas que no son aten­di­das por los ban­cos tra­di­cio­na­les ac­ce­der a los mer­ca­dos de cré­di­to. Ade­más, di­ce que la in­for­ma­ción pri­va­da que és­tos desa­rro­llan es va­lio­sa, y cuan­do se ha­ce pú­bli­ca, otros pres­ta­mis­tas res­pon­den ajus­tan­do sus ofer­tas de cré­di­to. “Nues­tros ha­llaz­gos im­pli­can un tra­de-off an­te un ma­yor in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción: las re­for­mas con es­te ob­je­ti­vo po­drían re­du­cir las ren­tas, pe­ro tam­bién po­drían re­du­cir la in­clu­sión fi­nan­cie­ra. Nues­tro es­tu­dio pro­por­cio­na evi­den­cia de los tra­de offs que de­ben con­si­de­rar­se en el di­se­ño de sis­te­mas de in­for­ma­ción que afec­tan la com­pe­ten­cia de los pres­ta­mis­tas”, con­clu­ye. Con to­do, el es­tu­dio apun­ta que la in­for­ma­ción cre­di­ti­cia pú­bli­ca ge­ne­ra más cré­di­to para los pres­ta­ta­rios con bue­na repu­tación, pe­ro me­nos cré­di­to para los pres­ta­ta­rios nue­vos y re­la­ti­va­men­te más ries­go­sos sin his­to­rial cre­di­ti­cio.

El es­tu­dio di­ce que los re­tai­lers tie­nen un in­cen­ti­vo para otor­gar prés­ta­mos a po­bla­cio­nes más ries­go­sas con el fin de ad­qui­rir in­for­ma­ción so­bre ellos.

FO­TO: ARCHIVO

El in­for­me ba­sa su es­tu­dio en el mer­ca­do lo­cal de tar­je­tas de cré­di­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.