Fa­llo de Su­pre­ma or­de­na a ban­co ha­cer­se car­go de frau­de in­for­má­ti­co a clien­te

En me­dio de la dis­cu­sión por el pro­yec­to de ley que res­pon­sa­bi­li­za a los ban­cos en ca­so de frau­des con tar­je­tas, la jus­ti­cia mar­có un pre­ce­den­te.

Pulso - - PORTADA - P4

En me­dio de la po­lé­mi­ca por el pro­yec­to de ley que in­ten­ta res­pon­sa­bi­li­zar a la ban­ca an­te frau­des con tar­je­tas, es­ta se­ma­na el má­xi­mo tri­bu­nal emi­tió un fa­llo con el que ya se es­ta­ría cons­tru­yen­do un pre­ce­den­te en la Jus­ti­cia: los ban­cos ten­drían que res­ti­tuir los fon­dos sus­traí­dos a sus clien­te fren­te a frau­de in­for­má­ti­co.

—En me­dio de la po­lé­mi­ca por el pro­yec­to que res­pon­sa­bi­li­za a la ban­ca an­te frau­de con tar­je­tas, la Cor­te Su­pre­ma ya pa­re­ce ha­ber to­ma­do una de­ci­sión: los ban­cos tie­nen que res­ti­tuir los fon­dos sus­traí­dos a sus clien­tes por frau­des in­for­má­ti­cos. Eso fue lo que fa­lló es­ta se­ma­na el má­xi­mo tri­bu­nal, lo que im­pli­ca­ría la cons­truc­ción de un pre­ce­den­te en la Jus­ti­cia so­bre es­te te­ma, co­men­tan abo­ga­dos, pues se­ría al me­nos la ter­ce­ra sen­ten­cia de es­te ti­po. La Ter­ce­ra Sa­la de la Cor­te Su­pre­ma fa­lló el miér­co­les a fa­vor de la em­pre­sa Co­mer­cial Agrí­co­la e In­dus­trial No­va­pro, a la que en agos­to del año pa­sa­do le sus­tra­je­ron unos $26 mi­llo­nes de su cuen­ta co­rrien­te en Ban­co de Chi­le de for­ma frau­du­len­ta. En for­ma uná­ni­me los mi­nis­tros de­ci­die­ron que el ban­co de­be de­vol­ver el di­ne­ro al clien­te. “La Cor­te Su­pre­ma es­tá fi­jan­do un cla­ro pre­ce­den­te en los frau­des ban­ca­rios que no pue­de omi­tir el Con­gre­so: los ban­cos son res­pon­sa­bles de las ope­ra­cio­nes ban­ca­rias con pa­tro­nes de frau­de. El uso de cla­ves de ma­ne­ra irre­gu­lar, trans­fe­ren­cias ban­ca­rias a per­so­nas na­tu­ra­les y ju­rí­di­cas inusua­les, trans­fe­ren­cias so­bre el mon­to má­xi­mo, me­di­das de se­gu­ri­dad tar­días del ban­co y otros cri­te­rios, son los que es­tán fi­jan­do el es­tán­dar de cui­da­do de las en­ti­da­des ban­ca­rias”, ex­pli­ca Cris­tó­bal Osorio, pro­fe­sor de De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Uni­ver­si­dad Die­go de Por­ta­les. Ro­dri­go Miranda, aso­cia­do de Pa­rra­guez & Ma­rín, de­ta­lla que “en ju­nio del año pa­sa­do la mis­ma sa­la emi­tió un fa­llo bas­tan­te pa­re­ci­do, es­to quie­re de­cir que no es una de­ci­sión ais­la­da, sino que ya hay un cri­te­rio en la Cor­te Su­pre­ma”. Se­gún el abo­ga­do, la Jus­ti­cia es­tá fa­llan­do que el di­ne­ro al mo­men­to de ser ro­ba­do es del ban­co, ya que cuan­do una per­so­na de­po­si­ta su di­ne­ro, el ban­co la pue­de uti­li­zar con otros fi­nes -dar prés­ta­mos, in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra, en­tre otros-, pe­ro cuan­do el clien­te so­li­ci­te que le en­tre­guen su di­ne­ro de re­gre­so en la cuen­ta co­rrien­te, la en­ti­dad tie­ne que de­vol­ver lo mis­mo que ha­bía de­po­si­ta­do el usua­rio. “La obli­ga­ción de cus­to­dia del di­ne­ro re­cae so­bre un bien fun­gi­ble, en que co­exis­te una do­ble ti­tu­la­ri­dad, que jus­ti­fi­ca que pa­ra el ca­so de sus­trac­ción o frau­de sin la in­ter­ven­ción o par­ti­ci­pa­ción del clien­te, la in­frac­ción al de­ber de res­guar­do y la dis­po­ni­bi­li­dad pos­te­rior de es­tos cau­da­les re­cae en el ban­co de­po­si­ta­rio y no en el de­po­si­tan­te”, di­ce el fa­llo. Aun­que des­de la in­dus­tria no qui­sie­ron ha­blar del te­ma ofi­cial­men­te, co­men­tan que la te­sis de la fun­gi­bi­li­dad del di­ne­ro an­te el de­pó­si­to irre­gu­lar que ar­gu­men­tó la Cor­te Su­pre­ma, no es­ta­ría en lí­nea con lo que es­ta­ble­ce la ley so­bre cuen­tas ban­ca­rias y che­que, y la ley de pro­tec­ción de los de­re­chos de los con­su­mi­do­res, las que es­ta­rían por so­bre la le­gis­la­ción co­mún o el Có­di­go Ci­vil. Sin ir más le­jos, en di­ciem­bre del año pa­sa­do el fis­cal de la Aso­cia­ción de Ban­cos, Juan Es­te­ban La­val, es­cri­bió una co­lum­na de opi­nión don­de se re­fi­rió al fa­llo de la Su­pre­ma de ju­nio de 2018, don­de or­de­nó a un ban­co que res­ti­tu­ya los fon­dos a su clien­te. Allí, La­val di­jo que “la sen­ten­cia no de­ja de sor­pren­der, pues no so­lo omi­te un aná­li­sis de­ta­lla­do de la di­li­gen­cia em­plea­da por el ban­co en el cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes, sino tam­bién por­que nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co con­tie­ne dis­po­si­cio­nes por las cua­les el de­po­si­tan­te pue­de so­por­tar el ries­go de su ne­gli­gen­cia, a pe­sar del ca­rác­ter tras­la­ti­cio de do­mi­nio del de­pó­si­to irre­gu­lar”.P

FO­TO: AN­DRES PE­REZ

El miér­co­les la Su­pre­ma fa­lló pa­ra que Ban­co de Chi­le res­ti­tu­ya di­ne­ro a su clien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.