Ar­gen­tino-de­pen­den­cia

Pulso - - INTRO 15 MAR 19 - RO­BER­TO DARRIGRAND­I

LA her­ma­na Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na -otro­ra uno de los paí­ses más ri­cos del mun­do- ha vi­vi­do dé­ca­das “desafian­tes” en los ám­bi­tos eco­nó­mi­co, so­cial y po­lí­ti­co, con un PIB per cá­pi­ta si­mi­lar al de una dé­ca­da atrás, una po­bre­za ur­ba­na cer­ca­na al 35%, co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da en el go­bierno Kirch­ne­ris­ta, im­pues­tos y sub­si­dios que dis­tor­sio­nan la co­rrec­ta asig­na­ción de re­cur­sos, y cer­ca de 17 mi­llo­nes de per­so­nas que mes a mes re­ci­ben al­gún ti­po de pen­sión, se­gu­ro de des­em­pleo y/o “asig­na­cio­nes”. Es­to ha ge­ne­ra­do, en­tre otros efec­tos, una fuer­te de­pre­cia­ción de ca­si 100% del pe­so ar­gen­tino en los úl­ti­mos 12 me­ses. Ar­gen­ti­na es un im­por­tan­te so­cio co­mer­cial de Chi­le, con un in­ter­cam­bio de US$4.595 mi­llo­nes en el 2018 -con ex­por­ta­cio­nes chi­le­nas por US$1.225 mi­llo­nes y ex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas por US$3.370 mi­llo­nes-, así co­mo del ám­bi­to tu­rís­ti­co, con 2,5 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes ar­gen­ti­nos en el país (43% del to­tal) y 1,1 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes chi­le­nos en Ar­gen­ti­na (16% del to­tal) en di­cho pe­río­do. Ca­be re­cor­dar que en el 2017 el flu­jo de vi­si­tan­tes trans­an­di­nos a Chi­le al­can­zó un ré­cord de 3,3 mi­llo­nes (52% del to­tal), con un im­por­tan­te com­po­nen­te de “shop­ping tu­rís­ti­co”, da­do un pe­so ar­gen­tino for­ta­le­ci­do fren­te al pe­so chi­leno y dis­tor­sio­nes aran­ce­la­rias a la im­por­ta­ción de bie­nes du­ra­bles -y que pos­te­rior­men­te fue­ron ate­nua­das por el go­bierno de Ma­cri-, ge­ne­ran­do una suer­te de “bur­bu­ja” que se ex­pli­ca por as­pec­tos eco­nó­mi­cos co­yun­tu­ra­les no sos­te­ni­bles en el tiem­po. Ca­sos co­mo el an­tes des­cri­to evo­can tam­bién even­tos co­mo el de los en­víos de gas ar­gen­tino a Chi­le me­dian­te el ga­so­duc­to Ga­sAn­des, ini­cia­dos con bom­bos y pla­ti­llos en 1997, y que 10 años des­pués se sus­pen­die­ron to­tal­men­te. Lue­go, es re­co­men­da­ble que en ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les es­tra­té­gi­cas con Ar­gen­ti­na nues­tro país adop­te una me­jor di­ver­si­fi­ca­ción, de ma­ne­ra tal que fac­to­res eco­nó­mi­cos y/po­lí­ti­cos co­yun­tu­ra­les no ge­ne­ren si­tua­cio­nes tran­si­to­rias o “bur­bu­jas”, cu­yos cos­tos pue­den ser en ab­so­lu­to des­pre­cia­bles. En cual­quier ca­so, Ar­gen­ti­na es un gran país, con un tre­men­do po­ten­cial eco­nó­mi­co de es­ca­la glo­bal en di­ver­sos sec­to­res y per­so­nas con al­to ca­pi­tal hu­mano (y re­si­lien­cia), y que en po­cos me­ses en­fren­ta­rá la en­cru­ci­ja­da de se­guir por la sen­da de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y so­cial ini­cia­da por el pre­si­den­te Ma­cri o vol­ver a su (ma­la) tra­di­ción de añe­jas y fra­ca­sa­das po­lí­ti­cas pú­bli­cas uni­das a al­tí­si­mos ni­ve­les de co­rrup­ción. El pue­blo tie­ne la pa­la­bra y los ve­ci­nos es­ta­re­mos ex­pec­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.