“LA ME­SA DEL FREN­TE AM­PLIO SE HA VISTO DESBORDADA”

GIORGIO JACK­SON REA­LI­ZA UN DU­RO ANÁ­LI­SIS SO­BRE LAS CO­SAS QUE DE­BEN CAM­BIAR PA­RA QUE EL FA LO­GRE PROYECTARSE DE AQUÍ AL 2022. LES CA­YÓ DE GOL­PE LA REALI­DAD Y PLAN­TEA LA UR­GEN­CIA DE OR­DE­NAR LA CA­SA. ADE­MÁS, REAFIRMA QUE NUN­CA PEN­SÓ EN PRE­SI­DIR LA CÁ­MA­RA.

Que Pasa - - POLÍTICA QP - Por Víc­tor Hu­go Mo­reno // Fo­tos: Esteban Zúñiga

Han pa­sa­do un par de ho­ras desde que Se­bas­tián Pi­ñe­ra die­ra a co­no­cer su ga­bi­ne­te, y en la ofi­ci­na del dipu­tado RD Giorgio Jack­son (30), ubi­ca­da en el pi­so 6 del Con­gre­so, re­sal­ta una pi­za­rra blan­ca con al­gu­nos nom­bres y fle­chas re­par­ti­das. Ahí apa­re­cen es­cri­tos con plu­món azul los ape­lli­dos Mo­reno y Va­re­la, y a su la­do las pa­la­bras Pen­ta, CPC pa­ra el pri­me­ro; co­lum­nas, El Lí­be­ro pa­ra el se­gun­do. El jo­ven par­la­men­ta­rio fue el pri­me­ro en re­cor­dar en re­des so­cia­les los po­lé­mi­cos es­cri­tos del nue­vo ti­tu­lar de edu­ca­ción, re­sal­tan­do aquel que tra­ta­ba co­mo “Ga­ro

tas de Río” al Fren­te Am­plio (FA). La pri­me­ra bús­que­da en Goo­gle de Giorgio y su equi­po fue la­pi­da­ria. Y ese mis­mo día el Fren­te Am­plio iba a anun­ciar que no com­pe­ti­rían por un cu­po pa­ra la me­sa. Por ra­zo­nes de ma­la coor­di­na­ción el anun­cio no se hi­zo co­mo se pen­sa­ba sino has­ta el día si­guien­te. Jack­son, en es­ta con­ver­sa­ción con QP, ex­pli­ca las cau­sas po­lí­ti­cas y es­tra­té­gi­cas de la de­ci­sión, y de pa­so tra­za las lí­neas que de­bie­se se­guir el FA pa­ra so­bre­vi­vir en el tiem­po y no mo­rir en el in­ten­to. — Se cum­plió un año de la crea­ción del FA ¿ cuá­les son las lec­cio­nes que se pue­den sa­car en lim­pio de to­do es­te pro­ce­so? —En es­te año de vi­da que tie­ne el FA he­mos cre­ci­do mu­cho, for­za­dos qui­zás por la con­tin­gen­cia elec­to­ral, hu­bo que ha­cer­lo de ma­ne­ra muy ace­le­ra­da, tan­to los par­ti­dos al in­te­rior del FA co­mo el con­glo­me­ra­do, y eso sig­ni­fi­có, por un la­do, te­ner que sa­ber y apren­der a ad­mi­nis­trar diferencias que qui­zás no es­ta­ban ex­pues­tas, pe­ro tam­bién en cuan­to a los to­nos y las con­fian­zas que tam­bién hay que te­jer en una agru­pa­ción po­lí­ti­ca. Mi ba­lan­ce es que fui­mos muy exi- to­sos en lo elec­to­ral y en dar con una te­cla que le fal­ta­ba a la po­lí­ti­ca chi­le­na tan­to en la re­no­va­ción y ade­más en temas de fon­do. Los desafíos que nos de­pa­ra es ver có­mo sa­ca­mos lec­cio­nes de to­do lo que nos pa­só el año pa­sa­do. —Una de las co­sas más com­ple­jas pre­ci­sa­men­te si­gue sien­do la for­ma de re­sol­ver es­tos con­flic­tos, ha pa­sa­do har­ta agua ba­jo ese puen­te: el ca­so Ma­yol, aho­ra el te­ma de la me­sa de la Cá­ma­ra, ¿cuál se­rá, en con­cre­to, es­ta nue­va for­ma de or­ga­ni­zar­se que de­ben te­ner? —Es­ta­mos vien­do có­mo lo va­mos a ad­mi­nis­trar, ha­cién­do­nos las pre­gun­tas co­rrec­tas, pe­ro no abun­dan las cer­te­zas en có­mo re­sol­ver con­flic­tos, sino más bien in­quie­tu­des o ex­pe­rien­cias pre­vias que no que­re­mos que se re­pi­tan y eso nos es­tá dan­do el marco de ad­ver­ten­cia so­bre las co­sas que no que­re­mos que pa­sen o cier­tos

as­pec­tos de nues­tra con­vi­ven­cia que sí son sa­nos de man­te­ner, de ho­ri­zon­ta­li­dad, par­ti­ci­pa­ción. Aho­ra, no es lo mis­mo te­ner tres par­la­men­ta­rios que 20, por­que au­men­tan las po­si­bi­li­da­des y la frontera del des­or­den. — Se es­tá en pleno pro­ce­so de ne­go­cia­ción por la me­sa y us­te­des fi­nal­men­te desecha­ron la op­ción de pre­si­dir­la y tú en par­ti­cu­lar, co­mo re­pre­sen­tan­te del FA. —Co­mo FA anun­cia­mos que no te­ne­mos nin­gu­na as­pi­ra­ción pa­ra ocu­par los es­pa- cios de la me­sa, sino más bien que­re­mos po­ner to­do nues­tro én­fa­sis en fa­vo­re­cer un acuer­do ad­mi­nis­tra­ti­vo que sea de opo­si­ción pa­ra que Pi­ñe­ra, con el ga­bi­ne­te que anun­ció, no ten­ga to­da la fuer­za pa­ra lle­gar y ava­sa­llar. Con ello que­re­mos abo­car­nos a nues­tras co­mi­sio­nes y po­der cum­plir nues­tro rol desde ahí y li­de­rar al­gu­nas de ellas, pe­ro no con es­ta di­ná­mi­ca en la que he­mos es­ta­do por la dispu­ta de la pre­si­den­cia que pa­ra no­so­tros no tie­ne nin­gún sen­ti­do. Co­mo ban­ca­da nos di­mos cuen­ta de que es­to se trans­for­mó en al­go pro­ble­má­ti­co, ins­ta­lán­do­se en los me­dios una ten­sión in­ne­ce­sa­ria de un es­pa­cio, en es­te ca­so, la pre­si­den­cia de la Cá­ma­ra, que si no tie­nes fuer­za su­fi­cien­te ni cohe­sión su­fi­cien­te de­trás de una me­sa es un es­pa­cio que pue­de re­sul­tar es­té­ril. Mi nom­bre nun­ca se pro­pu­so en la me­sa del FA, nun­ca al­can­za­mos a dis­cu­tir ni esa ni otras opciones. Da­do que to­do es­to ha­bía si­do ob­je­to de ten­sión me­diá­ti­ca in­ter­na, muy ali­men­ta­da en las re­des so­cia­les, no-

so­tros de­ci­di­mos fi­jar que no es prio­ri­dad ocu­par un car­go que po­dría lle­gar a ser es­té­ril, y fa­vo­re­cer de es­te mo­do el en­ten­di­mien­to de las fuer­zas que se aprecian co­mo opo­si­ción. —¿Y aho­ra qué pa­sa­rá con el te­ma de la me­sa, apo­ya­rán la pre­si­den­cia de la NM y even­tual­men­te de un DC? —Es­ta­mos lla­nos a eso, pe­ro de­pen­de­rá de cier­tos temas que ellos con­si­de­ren im­por­tan­tes y que pa­ra no­so­tros tam­bién lo sean. La DC hoy es la bi­sa­gra. No­so­tros es­ta­mos lla­nos a que exis­ta un en­ten­di­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra evi­tar que sea Pi­ñe­ra quien ten­ga to­do el po­der. La pre­si­den­cia era al­go más bien sim­bó­li­co, in­di­vi­dual, que no ayu­da a cam­biar­les la vi­da a las per­so­nas y no­so­tros es­ta­mos por tra­mi­tar cier­tos pro­yec­tos, y eso pue­de ser mu­cho más im­por­tan­te que ocu­par un car­go dán­do­se un gus­ti­to. —Beatriz Sán­chez di­jo que es­tas luchas de egos po­dían ser ne­fas­tas pa­ra el fu­tu­ro del pro­yec­to. —Com­par­to ple­na­men­te eso. —Pa­me­la Ji­les los apun­ta­ba a us­te­des por que­rer el po­der y lo hi­zo sa­ber, ¿Se es­ta­ba en­re­dan­do mu­cho el am­bien­te? —En el ejem­plo que das, yo nun­ca ma­ni­fes­té mi de­seo de ser pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, fue una cons­truc­ción me­diá­ti­ca, una es­pe­cu­la­ción. Aho­ra de­be­ría que­dar más que cla­ro que no es­ta­mos in­tere­sa­dos en ese pues­to, y RD em­pu­jó que no se si­ga en lo de la Me­sa. Que­re­mos des­pe­jar las ten­sio­nes que fue­ron ar­ti­fi­cia­les. — Pe­ro fue Pa­me­la Ji­les quien pu­so el te­ma.

— Ella di­jo que to­das las mu­je­res es­ta­ban ca­pa­ci­ta­das pa­ra pre­si­dir una Me­sa, lo que com­par­to. —¿Có­mo van a plan­tear­se desde RD co­mo el par­ti­do con la hegemonía y la ma­yo­ría den­tro del FA? —Hegemonía es más com­ple­jo que ma­yo­ría. La hegemonía es la cons­truc­ción de un re­la­to que se im­po­ne. No­so­tros no ocu­pa­mos la ló­gi­ca de im­po­ner­nos, desde el ini­cio de las ne­go­cia­cio­nes pa­ra las lis­tas par­la­men­ta­rias, has­ta la ne­go­cia­ción de aho­ra. Es­ta­mos tra­tan­do de fa­vo­re­cer un en­ten­di­mien­to en que to­dos ten­gan un es­pa­cio en el que se sien­tan có­mo­dos siem­pre. Hoy es­ta­mos tra­tan­do de que ca­da uno de los dipu­tados elec­tos ten­ga un es­pa­cio. Te­ne­mos una ma­yo­ría con­cre­ta, sí, nu­mé­ri­ca e irre­fu­ta­ble: so­mos 8 de 20 dipu­tados y un se­na­dor, pe­ro que­re­mos ad­mi­nis­trar esa ma­yo­ría de la ma­ne­ra lo más cons­cien­te y res­pon­sa­ble con el pro­yec­to fren­team­plis­ta. —¿Ves ese mis­mo es­pí­ri­tu fren­team­plis­ta del que me ha­blas en la de­más fuer­za del FA? —Es que es bien sub­je­ti­vo ver cuál es el es­pí­ri­tu fren­team­plis­ta. Hoy es­ta­mos tra­tan­do de que es­to sea un es­pa­cio de con­vi­ven­cia fra­ter­na, pe­ro sa­be­mos que hay asi­me­trías, y hay que dar ga­ran­tías de que no se­rán ocu­pa­das pa­ra ava­sa­llar y quie­nes ejer­zan ma­yo­rías de­be­mos ve­lar por­que eso no ocu­rra. Aho­ra, pro­yec­tan­do ha­cia cua­tro años más, de­ben exis­tir es­pa­cios don­de se ar­ti­cu­len las otras ten­den­cias. De lo con­tra­rio, exis­ti­rá to­do el tiem­po co­mo un mur­mu­llo de que to­do lo que sa­le mal RD es la cul­pa­ble y eso no es real, y es ma­lo pa­ra la cons­truc­ción de con­fian­zas fu­tu­ras, pues es­ta­mos tra­tan­do de que to­dos es­te­mos en los mis­mos ca­mi­nos de con­fian­za. —¿Por qué se da ese sen­tir ha­cia RD que plan­teas?

—Por­que es más fá­cil. Es una sim­pli­fi­ca­ción al pro­ble­ma de ad­mi­nis­trar el po­der, por­que si tú ad­mi­nis­tras ese po­der y no

hay una re­so­lu­ción, quién tie­ne la cul­pa: el más gran­de por­que tie­ne más po­der. Eso no ayu­da a una bue­na con­vi­ven­cia y espero que nos do­te­mos de los es­pa­cios ne­ce­sa­rios ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra re­sol­ver es­tas co­sas. Hoy día, des­pués del re­sul­ta­do de las elec­cio­nes, ob­via­men­te la me­sa del FA se ha visto desbordada. —¿Cuál es el ti­po de opo­si­ción que de­be cons­truir el FA?

—Te­ne­mos que ser una bue­na opo­si­ción. La pregunta es qué es ser una bue­na opo­si­ción, y eso sig­ni­fi­ca ser ca­paz de re­co­no­cer en el otro aque­llas co­sas que pue­den ser un avan­ce; es de­cir, no obs­truir por obs­truir, dán­do­se gus­ti­tos, por­que eso es bien ma­lo pa­ra la de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca. Pe­ro que tam­bién sea­mos una opo­si­ción au­daz pa­ra de­tec­tar en to­dos los pro­yec­tos de ley las co­sas que va­yan en con­tra de los prin­ci­pios que de­fen­de­mos, por­que es par­te del man­da­to que nos dio la gen­te. De­be­mos ser ca­pa­ces de co­mu­ni­car al país nues­tras ideas y no en­ce­rrar­nos en el Con­gre­so, y ha­blar­les tam­bién a las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. —¿Den­tro del FA hay un con­sen­so de có­mo ha­cer opo­si­ción y ac­tuar así co­mo lo plan­teas? —A ver, no creo que ha­ya que aban­do­nar la ra­di­ca­li­dad de nues­tros prin­ci­pios. Por ejem­plo, de­cir no + AFP pa­re­ce ser ra­di­cal pa­ra el es­ta­blish­ment po­lí­ti­co, pe­ro pa­ra no­so­tros son ob­je­ti­vos cla­ros. El te­ma es que si la ra­di­ca­li­dad en la for­ma es un fin es si mis­mo o no. Yo creo que no. La ra­di­ca­li­dad de­pen­de­rá del ob­je­ti­vo. Es im­por­tan­te que se reali­ce un con­gre­so pa­ra de­fi­nir bien nues­tro ac­tuar. El 11 de mar­zo ya co­men­za­rá una prue­ba, hoy día to­da­vía la en­tro­pía ha ido ga­nan­do un po­co al or­den y va­mos a te­ner que ir po­nien­do cier­tas nor­mas de or­den in­terno pa­ra po­der

fun­cio­nar me­jor, de lo con­tra­rio no va­mos a pa­re­cer una ban­ca­da, sino la su­ma de mu­chos par­la­men­ta­rios. —¿Qué tan im­por­tan­te es ha­cer un con­gre­so ideo­ló­gi­co?

—En con­jun­to a un con­gre­so or­gá­ni­co que es al­go bien ur­gen­te se ne­ce­si­ta que, du­ran­te es­tos dos años sin elec­cio­nes, ade­más de una con­so­li­da­ción a ni­vel te­rri­to­rial te­ne­mos que do­tar­nos de una so­li­dez y ma­du­rez mu­cho ma­yor de la que ya he­mos al­can­za­do. Y esa ma­du­rez pa­sa por un res­pal­do ideo­ló­gi­co. La par­te pro­gra­má­ti­ca es la pun­ta del ice­berg del debate ideo­ló­gi­co. Si bien en ese debate va­mos a te­ner di­ver­gen­cias im­por­tan­tes, por­que ve­ni­mos de dis­tin­tas tra­di­cio­nes de pen­sa­mien­tos, hay un mí­ni­mo co­mún de­no­mi­na­dor y ese mí­ni­mo co­mún de­bié­se­mos ex­pli­ci­tar­lo pa­ra sa­ber que lo pro­gra­má­ti­co nos une a

un ho­ri­zon­te de tiem­po. No he­mos tenido una dis­cu­sión ideo­ló­gi­ca, lo que sí he­mos tenido son acuer­dos pro­gra­má­ti­cos, pe­ro aún no es­tá res­pal­da­do con un marco teó­ri­co ideo­ló­gi­co. —¿Es im­por­tan­te que pron­to en­cuen­tren esos pun­tos en co­mún?

—Va­mos a te­ner que ha­cer­lo. Si que­re­mos ser al­ter­na­ti­va de go­bierno, es im­pe­ra­ti­vo que ten­ga­mos que po­ner­nos de acuer­do. Si no so­mos ca­pa­ces, es­to pue­de con­ver­tir­se en una anéc­do­ta, y el lí­mi­te de esa to­le­ran­cia a la di­ver­si­dad se­rá si es que uno o más de los ac­to­res no se sien­te có­mo­do. —La gen­te tie­ne mie­do a ser co­mo Ve­ne­zue­la, y eso se ha lo­gra­do aso­ciar a la iz­quier­da y a us­te­des, ¿Có­mo pue­den sa­car­se ese es­tig­ma? —Es ab­sur­do. Es una cons­truc­ción so­cial he­cha por quie­nes no quie­ren al FA, tra- tar de aso­ciar­lo sin nin­gún ti­po de co­ne­xión. El efec­to fi­nal­men­te es que las re­for­mas y las trans­for­ma­cio­nes se aso­cian a caos. Y eso te­ne­mos que abor­dar­lo. No po­de­mos de­sen­ten­der­nos de que hay gen­te que le te­me a la po­si­bi­li­dad de con­quis­tar de­re­chos so­cia­les, por­que se aso­cia a la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal. No nos gus­tan las ca­ri­ca­tu­ras. —¿Có­mo ves el es­ta­do de los mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les, crees que pue­den vol­ver a te­ner re­le­van­cia? — El 2011 mu­chos fac­to­res con­flu­ye­ron y me te­mo que la provocación con la no­mi­na­ción de Gerardo Va­re­la con­tri­bu­ye a una po­la­ri­za­ción. Lo que he leí­do de él es que es un po­le­mis­ta, me te­mo que in­ten­ta­rá dar un gi­ro con­ser­va­dor. El 2011 la arre­me­ti­da del go­bierno fue un fac­tor de uni­fi­ca­ción, hay que ver qué pa­sa aho­ra.[

El 11 de mar­zo ya co­men­za­rá una prue­ba, hoy día to­da­vía la en­tro­pía le ha ido ga­nan­do un po­co al or­den y va­mos a te­ner que ir po­nien­do cier­tas nor­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.