Los con­ser­va­do­res y la ley

Si los con­ser­va­do­res son per­so­nas que creen no te­ner na­da que apren­der, es al­ta­men­te pro­ba­ble que tam­po­co ten­gan na­da que pro­po­ner.

Que Pasa - - POSTEOS - Por Pa­blo Or­tú­zar In­ves­ti­ga­dor Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de la So­cie­dad

Po­cas co­sas es­tán más de ca­pa caí­da que el con­ser­va­du­ris­mo ca­tó­li­co chi­leno. Da la im­pre­sión de re­du­cir­se a un gru­po de per­so­nas más bien ma­yo­res cu­ya prin­ci­pal de­di­ca­ción en la vi­da es col­gar­se de un ar­co le­gis­la­ti­vo a tra­tar de que el pro­gre­sis­mo no les pa­se más go­les. El par­ti­do lo van per­dien­do igual, pe­ro su es­tra­te­gia es in­mu­ta­ble: re­sis­tir y ata­jar. Ja­más to­mar la ini­cia­ti­va, sino sim­ple­men­te reac­cio­nar. Ce­rrar los ojos y aguan­tar, atra­pa­dos en una ló­gi­ca tan le­ga­lis­ta co­mo tes­ti­mo­nial. Sin em­bar­go, hay una es­tra­te­gia de­trás. Se par­te de la ba­se de una de­rro­ta cul­tu­ral res­pec­to a la que po­co pue­de ha­cer­se, y se po­nen las fi­chas en una re­sis­ten­cia le­gis­la­ti­va que se ex­tien­da has­ta que el cli­ma de opi­nión cam­bie. Bus­can res­guar­dar las for­mas de cier­tas ins­ti­tu­cio­nes que hoy pa­re­cen ca­re­cer de sen­ti­do, pa­ra que si­gan vi­gen­tes en el mo­men­to en que el pro­gre­sis­mo li­be­ral en­tre en de­ca­den­cia. Es­ta es­tra­te­gia, por su­pues­to, ca­re­ce de to­do sen­ti­do des­de una pers­pec­ti­va pro­gre­sis­ta (de “avan­ces irre­ver­si­bles”). Pe­ro

des­de el pun­to de vis­ta del con­ser­va­du­ris­mo, que es mu­cho más rea­lis­ta en lo que to­ca a los vai­ve­nes de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na, su ló­gi­ca es per­fec­ta­men­te plau­si­ble. Pe­ro plau­si­ble no sig­ni­fi­ca co­rrec­ta. El atrin­che­ra­mien­to en las for­mas le­ga­les pa­ra man­te­ner “vi­vas” ins­ti­tu­cio­nes que ca­da día les ha­cen sen­ti­do a me­nos per­so­nas sin du­da pue­de tam­bién ser cues­tio­na­do des­de una pers­pec­ti­va con­ser­va­do­ra. Y es que la “vi­da” que esas ins­ti­tu­cio­nes con­ser­van, una vez que só­lo las sos­tie­ne la ley, es pa­re­ci­da a la de los zom­bis. Es­to se ve re­fle­ja­do en el he­cho de que ca­da vez que la de­fen­sa le­gal con­ser­va­do­ra es so­bre­pa­sa­da, el te­ma nun­ca más vuel­ve a to­car­se. Sim­ple­men­te se pa­sa al si­guien­te te­ma en la agen­da. Y así. Por lo de­más, es­ta prác­ti­ca pa­sa por alto pre­gun­tas que de­be­rían ser fun­da­men­ta­les. Es muy dis­tin­to creer que exis­ten nor­mas na­tu­ra­les a con­si­de­rar que siem­pre de­ben im­po­ner­se a tra­vés del apa­ra­to re­pre­si­vo del Es­ta­do. La vio­la­ción de es­tas nor­mas na­tu­ra­les de­be­ría, en teo­ría, ser ma­ni­fies­ta­men­te erró­nea y da­ñi­na. Y es ra­zo­na­ble pen­sar que, en al­gu­nos ca­sos, las co­mu­ni­da­des de­be­rían apren­der la lec­ción por en­sa­yo y error, en vez de ser so­me­ti­das a un “no” po­li­cial. Un buen pas­tor nor­mal­men­te no guía su re­ba­ño a pa­ta­das. El le­ga­lis­mo, en­ton­ces, pa­re­ce te­ner efec­tos pa­ra­li­zan­tes y me­dio­cri­zan­tes. El con­ser­va­du­ris­mo siem­pre ha con­si­de­ra­do que las ins­ti­tu­cio­nes son de una im­por­tan­cia po­lí­ti­ca cen­tral, pe­ro ra­ra vez ha re­du­ci­do su com­pren­sión a tér­mi­nos pu­ra­men­te le­ga­les. De ahí su crí­ti­ca al cons­truc­ti­vis­mo so­cial: el Es­ta­do no pue­de pre­ten­der di­se­ñar la so­cie­dad dic­tan­do nor­mas des­de arri­ba ha­cia aba­jo, por­que no es así que las so­cie­da­des fun­cio­nan. ¿ De dón­de pro­vie­ne es­te le­ga­lis­mo? Es pro­ba­ble­men­te el re­sa­bio de una épo­ca en que la Igle­sia Ca­tó­li­ca go­za­ba de una po­si­ción más có­mo­da. Cuan­do el si­llón pre­si­den­cial y el al­tar se en­con­tra­ban en mu­cho más ín­ti­ma co­mu­nión, dán­do­les la im­pre­sión a los di­ri­gen­tes ca­tó­li­cos de que la reali­dad so­cial se po­día ha­cer y des­ha­cer des­de las al­tu­ras de la ley, con el res­pal­do de la vio­len­cia es­ta­tal, y sin ne­ce­si­dad de ope­rar en un plano es­pi­ri­tual y cul­tu­ral. Es­te pri­vi­le­gio hoy se ha des­va­ne­ci­do, pe­ro el le­ga­lis­mo y la po­bre­za es­pi­ri­tual y cul­tu­ral per­du­ran. La di­fe­ren­cia es que si an­tes la Igle­sia po­día de­sig­nar qué y quié­nes re­sul­ta­ban sos­pe­cho­sos e in­mo­ra­les, hoy son ellos los que es­tán en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos. Y to­do in­di­ca que de­be­rán vol­ver a apren­der lo que sig­ni­fi­ca vi­vir le­jos del pri­vi­le­gio, lo cual es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra el au­to­exa­men. Es cier­to que la olea­da pro­gre­sis­ta pa­sa­rá. Es cier­to que, de he­cho, es­tá pa­san­do. Por eso su com­por­ta­mien­to es ca­da vez más agre­si­vo y ra­di­cal. Pe­ro es muy po­co in­te­li­gen­te pen­sar que di­cho mo­vi­mien­to no por­ta ver­dad al­gu­na, por un la­do, y que un mon­tón de le­yes que sos­tie­nen a la fuer­za for­mas de vi­da cu­yo sen­ti­do se ha per­di­do re­sul­tan una pro­pues­ta al­ter­na­ti­va a ese pro­gre­sis­mo. Si los con­ser­va­do­res creen no te­ner na­da que apren­der, es al­ta­men­te pro­ba­ble que tam­po­co ten­gan na­da que pro­po­ner. El me­ro an­ti­pro­gre­sis­mo no es más que el re­fle­jo in­ver­ti­do del pro­gre­sis­mo. Pa­ra que el mun­do con­ser­va­dor ca­tó­li­co chi­leno no mue­ra, re­sul­ta ur­gen­te que se au­to­com­pren­da prin­ci­pal­men­te co­mo un mo­vi­mien­to de re­no­va­ción es­pi­ri­tual y cul­tu­ral en vez de co­mo un equi­po de li­ti­ga­ción. Y que se apro­xi­me de ma­ne­ra re­fle­xi­va y hu­mil­de a la reali­dad del país. Ne­ce­si­ta guar­dar un po­co de si­len­cio, y re­cu­pe­rar el ar­te de ob­ser­var y de es­cu­char. Ne­ce­si­ta, co­mo di­jo al­gu­na vez el Pa­pa Francisco, “ju­gar pa­ra ade­lan­te”, y de­jar de es­tar col­ga­do del ar­co. Los con­ser­va­do­res ca­tó­li­cos, al igual que la Igle­sia Ca­tó­li­ca chi­le­na, ne­ce­si­tan re­no­var­se. Y es­ta re­no­va­ción re­quie­re más Pe­dro Mo­ran­dé, cu­yos li­bros re­cien­te­men­te edi­ta­dos me­re­cen una cui­da­do­sa atención, y me­nos ape­la­cio­nes a la Cor­te Su­pre­ma. Más car­de­nal New­man y mo­vi­mien­to de Ox­ford, y me­nos car­de­nal Ri­che­lieu. Me­nos Ino­cen­cio III, en fin, y más Be­ne­dic­to XVI.

“Da la im­pre­sión de que el con­ser­va­du­ris­mo ca­tó­li­co chi­leno se re­du­ce a un gru­po de per­so­nas más bien ma­yo­res cu­ya prin­ci­pal de­di­ca­ción en la vi­da es col­gar­se de un ar­co le­gis­la­ti­vo a tra­tar de que el pro­gre­sis­mo no les pa­se más go­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.