Uno de los ma­ni­fes­tan­tes en la Gran Man­za­na es Paul McCart­ney, “Un ar­ma ma­tó a uno de mis me­jo­res ami­gos”, di­ce.

Que Pasa - - ACTUALIDAD -

men­te, an­tes de se­guir su mar­cha.

***

De­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos sa­ben que la ver­da­de­ra ba­ta­lla em­pe­zó a vi­vir­se el do­min­go, con la re­sa­ca de la ma­ni­fes­ta­ción. Es­ta­dos Uni­dos ha vi­vi­do otras gran­des mar­chas reivin­di­ca­ti­vas en las úl­ti­mas dé­ca­das —al­gu­nos han com­pa­ra­do el mo­vi­mien­to Ne­ver Again con las pro­tes­tas con­tra la gue­rra de Viet­nam—, pe­ro só­lo el im­pac­to en las ur­nas me­di­rá cuán­to ca­la­ron los men­sa­jes en una so­cie­dad hi­per­me­dia­ti­za­da, en que ca­da se­ma­na la aten­ción salta de Stormy Da­niels a la tra­ma ru­sa, pa­san­do por las re­ve­la­cio­nes so­bre Fa­ce­book y Cam­brid­ge Analy­ti­ca. — Los con­gre­sis­tas que es­tán en el la­do equi­vo­ca­do es­tán preo­cu­pa­dos — di­ce—. Sim­ple­men­te es­tán es­pe­ran­do que el fu­ror de­cai­ga.

***

“Aho­ra sí”, di­ce un gru­po de chi­cas que han es­ta­do es­pe­ran­do en un ban­co. “Aho­ra em­pie­za Em­ma”. Son las 15:24 cuan­do Em­ma Gon­zá­lez, de 18 años y un mi­llón y me­dio de se­gui­do­res en Twit­ter, se pa­ra fren­te a la mul­ti­tud de la Mar­cha por Nues­tras Vi­das. Ahí em­pie­za a des­cri­bir los efec­tos de la vio­len­cia ar­ma­da con de­ta­lle, re­ci­tan­do los nom­bres de to­dos sus com­pa­ñe­ros que han si­do ase­si­na­dos ha­ce unas se­ma­nas. Pe­ro to­dos, en al­gún pun­to, vuel­ven otra vez a ca­llar­se, des­cu­brien­do el po­der que tie­ne ese ges­to. En­ton­ces, cua­tro mi­nu­tos y vein­ti­séis se­gun­dos des­pués, sue­na un bip en la mu­ñe­ca de Em­ma. —Des­de el tiem­po en que me pa­ré aquí han si­do seis mi­nu­tos y vein­te se­gun­dos —di­ce mien­tras el pú­bli­co si­gue si­len­te—. El ti­ra­dor ha de­ja­do de dis­pa­rar, y pron­to aban­do­na­rá su ri­fle, se mez­cla­rá con los es­tu­dian­tes que es­ca­pan y ca­mi­na­rá du­ran­te una ho­ra an­tes de ser arres­ta­do. Vuel­ve a guar­dar si­len­cio, por unos se­gun­dos. En­ton­ces, ha­bla una vez más. — Sal­gan ahí y vo­ten. Lu­chen por su vi­da an­tes de que sea otro el que ten­ga que ha­cer­lo por us­te­des.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.