La­zos de amor

ES­TA­BLE­CER UNA CO­NE­XIÓN CON TU GUA­GUA DES­DE AN­TES DE QUE NAZ­CA PUE­DE AYU­DAR­TE A FOR­TA­LE­CER EL VÍNCU­LO QUE COM­PAR­TI­RÁN TO­DA LA VI­DA.

Ser Padres (Chile) - - EMBARAZO - POR RO­CÍO FLO­RES TA­PIA ASESORAS NOE­LIA SÁN­CHEZ, PRO­FE­SO­RA DE YOGA PRE­NA­TAL, Y RO­GER VA­RE­LA, EN­FER­ME­RA, MA­TRO­NA E INS­TRUC­TO­RA MA­TERNO-FE­TAL FO­TOS E ILUS­TRA­CIO­NES ISTOCK DI­SE­ÑO SAÚL VILCHIS

El em­ba­ra­zo es so­lo el inicio de un lar­go camino de amor que vi­vi­rás por siem­pre de la mano de tu hi­jo. Aun­que los cam­bios hor­mo­na­les, los sín­to­mas y el es­trés de las pri­me­ras se­ma­nas pue­dan ha­cer­te sen­tir un po­co fue­ra de ór­bi­ta y des­ape­ga­da con la vi­da que lle­vas den­tro, con­for­me cre­ce la gua­ti­ta te se­rá más fá­cil ge­ne­rar una co­ne­xión con la gua­gua; sin em­bar­go, hay va­rias téc­ni­cas que pue­des se­guir des­de que te das cuen­ta, que es­tás em­ba­ra­za­da pa­ra ayu­dar a agi­li­zar el pro­ce­so na­tu­ral de afec­to que se for­ma­rá en­tre us­te­des.

Pue­de pa­sar –so­bre to­do si eres ma­má pri­me­ri­za– que te cues­te un po­co más lle­gar a esa co­ne­xión por­que la an­sie­dad, los te­mo­res y las mi­les de du­das (na­tu­ra­les) que sur­gen en es­ta eta­pa lo eclip­sen, pe­ro con­fía en que con la ayu­da ade­cua­da lo vas a lo­grar. Por eso no ten­gas miedo o ver­güen­za en bus­car apo­yo, lo que te ocu­rre le pa­sa a un al­to por­cen­ta­je de mu­je­res en tu estado y se re­vier­te con mu­cha más fa­ci­li­dad de lo que crees. Con­sul­ta con tus cer­ca­nas, ami­gas o her­ma­nas, que ha­yan pa­sa­do por lo mis­mo, y si no en­cuen­tras las res­pues­tas en ellas, con­sul­ta con tu doc­tor o la ma­tro­na, en ellos en­con­tra­rás la guía que ne­ce­si­tas. Tam­bién pue­des acu­dir al con­sul­to­rio de tu sec­tor o al hos­pi­tal don­de vas a te­ner tu gua­güi­ta.

“El ape­go, es la for­ma en la que las gua­guas apren­den so­bre el mun­do an­tes y des­pués de na­cer. Es­to tam­bién se re­fle­ja en su desa­rro­llo ya que cuan­do ma­má e hi­jo es­tán vin­cu­la­dos, el re­cién na­ci­do se sien­te se­gu­ro e in­di­rec­ta­men­te asu­me que el mun­do al que ha lle­ga­do es un si­tio en el que es­tá a sal­vo. To­do eso con­tri­bui­rá a que desa­rro­lle con­fian­za y au­to­es­ti­ma”, afir­ma Roser Va­re­la, en­fer­me­ra ma­tro­na e ins­truc­to­ra ma­terno fe­tal. Pa­ra re­for­zar los la­zos con tu pe­que, si­gue las si­guien­tes pau­tas y ve­rás, co­mo po­co a po­co flo­re­ce un amor que no sa­bías que eras ca­paz de ex­pe­ri­men­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.