El 1, 2, 3 de las con­trac­cio­nes

QUE LE­VAN­TE LA MANO LA EM­BA­RA­ZA­DA QUE NO SE PRE­GUN­TA SI SA­BRÁ DIS­TIN­GUIR LAS CON­TRAC­CIO­NES DEL EM­BA­RA­ZO DE LAS DE PAR­TO. ES DI­FÍ­CIL IMA­GI­NAR UNA SEN­SA­CIÓN CUAN­DO NO SE HA VI­VI­DO JA­MÁS. NO­SO­TROS TE AYU­DA­MOS A RE­CO­NO­CER­LAS.

Ser Padres (Chile) - - PARTO - POR GE­MA MAGDALENO DEL REY DI­SE­ÑO SO­RA­YA AVE­LAR TANUS FO­TOS ISTOCK

María Ali­cia, una ma­dre pri­me­ri­za de 35 años, nos cuen­ta que cuan­do se que­dó em­ba­ra­za­da de su pri­mer hi­jo, Alon­so, sen­tía mu­cha cu­rio­si­dad por sa­ber có­mo se­ría una con­trac­ción, y que a me­di­da que se iba acer­can­do el mo­men­to del par­to la in­quie­tud se con­vir­tió en una ver­da­de­ra ob­se­sión. “Me preo­cu­pa­ba mu­cho no sa­ber re­co­no­cer las con­trac­cio­nes y que, por ello, no die­ra tiem­po a uti­li­zar la epi­du­ral. So­ña­ba que es­ta­ba en el par­to y no me da­ba cuen­ta, y mi ni­ño na­cía en ca­sa”, re­cuer­da y agre­ga que to­do eso la an­gus­tió mu­cho por un tiem­po.

“Co­mo sue­le su­ce­der cuan­do es­tás em­ba­ra­za­da, to­do el mun­do te da su opi­nión, y es pa­ra vol­ver­se lo­ca –con­ti­núa. Es­cu­char tan­tas cosas di­fe­ren­tes no so­lo no me tran­qui­li­za­ba, sino que me ago­bia­ba aún más, por­que pen­sa­ba que so­lo me pa­sa­ba a mí y me sen­tía mu­cho peor”.

Un día, du­ran­te una re­vi­sión, en la se­ma­na 31ª de em­ba­ra­zo, el doc­tor que co­no­cía su si­tua­ción y sus du­das, le avi­só con una son­ri­sa que es­ta­ba te­nien­do una con­trac­ción. “Yo no no­ta­ba na­da ra­ro, así que él me ex­pli­có que en la se­gun­da mi­tad del em­ba­ra­zo te­ne­mos unas con­trac­cio­nes de en­sa­yo que se lla­man de Brax­ton Hicks, y que nos pre­pa­ran pa­ra las con­trac­cio­nes de par­to. No due­len, tan so­lo no­ta­mos que la gua­ti­ta se po­ne du­ra y po­de­mos te­ner dos o tres ca­da día o al­gu­na más en cier­tos ca­sos. Yo ha­bía sen­ti­do esa sen­sa­ción, pe­ro no sa­bía que eso era una con­trac­ción”, aña­de María Ali­cia. Des­ta­ca que lue­go de esa ex­pe­rien­cia por fin lo­gró tran­qui­li­zar­se y de­jó de te­ner esos sue­ños in­quie­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.