UN FUER­TE ABRAZO DE MA­MÁ

Ser Padres (Chile) - - ASÍ CRECE -

Si el ma­yor va a co­no­cer a su her­ma­ni­to en el hos­pi­tal, no con­vie­ne que ma­má lo re­ci­ba en la ca­ma; es me­jor que lo ha­ga sen­ta­da en un si­llón, pa­ra que el ni­ño no re­la­cio­ne la lle­ga­da del be­bé con que su ma­dre es­tá en­fer­ma. Tam­po­co es re­co­men­da­ble que lle­gue cuan­do la ma­má es­tá dan­do el pe­cho al re­cién na­ci­do, pa­ra que no se sien­ta des­pla­za­do. Tan­to si el en­cuen­tro se pro­du­ce en la clí­ni­ca co­mo si ocu­rre en ca­sa, es me­jor que la ma­má no ten­ga al be­bé en bra­zos (es­te de­be es­tar en la cu­na), pa­ra que así pue­da dar­le un fuer­te abrazo a su pri­mo­gé­ni­to. A pro­pó­si­to de es­to, la psi­có­lo­ga Su­sa­na Ma­teos aña­de: «No es bue­na idea de­jar al hi­jo ma­yor con los abue­los mien­tras los pa­dres se ins­ta­lan en ca­sa con el be­bé, por­que pue­de sen­tir que el re­cién lle­ga­do le ha qui­ta­do su lu­gar en la fa­mi­lia. La lle­ga­da de un nue­vo in­te­gran­te su­po­ne una readap­ta­ción to­tal. Pa­ra que el cam­bio va­ya lo me­jor po­si­ble, to­dos los miem­bros del clan de­ben par­ti­ci­par en ese re­ajus­te des­de el prin­ci­pio», se­ña­la la ex­per­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.