¿Qué es un par­to res­pe­ta­do?

Ser Padres (Chile) - - PARTO -

1 Es un par­to en el que en to­do mo­men­to la mu­jer es­tá in­for­ma­da ple­na­men­te de sus de­re­chos; ella de­ci­de y acep­ta las téc­ni­cas que sean ne­ce­sa­rias pa­ra ga­ran­ti­zar su bie­nes­tar y el de su be­bé. La pre­sen­cia del mé­di­co es útil pa­ra dar se­gu­ri­dad y tran­qui­li­dad por si al­go se com­pli­ca, pues su in­ter­ven­ción es mí­ni­ma.

2

Es un par­to que res­pe­ta la na­tu­ra­le­za y fi­sio­lo­gía de la mu­jer, su ca­pa­ci­dad ple­na pa­ra te­ner a su hi­jo, dan­do por he­cho que su cuer­po es­tá pre­pa­ra­do de for­ma in­na­ta pa­ra la ma­ter­ni­dad. Por es­to, no se re­cu­rre a la oxi­to­ci­na o la rup­tu­ra ar­ti­fi­cial de las mem­bra­nas solo por ace­le­rar las con­trac­cio­nes, ni se ha­ce la epi­sio­to­mía de for­ma ru­ti­na­ria pa­ra fa­ci­li­tar la ex­pul­sión. Pue­des ne­gar­te si no es ne­ce­sa­ria (solo se de­be ha­cer pa­ra sa­car al be­bé por­que lo es­tá pa­san­do mal) y de­cir que pre­fie­res su­frir un des­ga­rro le­ve.

3

Es un par­to en el que se res­pe­tan los tiem­pos de na­ci­mien­to; se es­pe­ra el “re­fle­jo de eyec­ción ma­terno fe­tal”, el cual se pre­sen­ta en el mo­men­to que de­be ser. Al res­pe­tar el rit­mo de pu­jo de la ma­dre y evi­tar la sa­li­da brus­ca de la ca­be­za fe­tal se per­mi­te que va­gi­na, vul­va y pe­ri­né se dis­tien­dan de ma­ne­ra gra­dual, con lo que se evi­tan en gran par­te los des­ga­rros pe­ri­nea­les im­por­tan­tes.

4

Es un par­to que la mu­jer eli­ge có­mo vi­vir: si quie­re téc­ni­cas anal­gé­si­cas como la epi­du­ral o al­ter­na­ti­vas como aro­ma­te­ra­pia, mu­si­co­te­ra­pia, yo­ga o el uso del agua en du­chas ca­lien­tes. Ella tie­ne tam­bién la ab­so­lu­ta li­ber­tad de mo­ver­se pa­ra ha­cer ejer­ci­cio, bai­lar, ha­cer las expresiones ora­les y cor­po­ra­les que ella re­quie­ra, to­mar la po­si­ción que le dis­mi­nu­ya el do­lor, reír, llo­rar o gri­tar sin que na­die la juz­gue o li­mi­te. In­clu­so pue­de es­co­ger a la per­so­na que la acom­pa­ña­rá en es­tos mo­men­tos tan es­pe­cia­les.

5

Es un par­to en el que, sal­vo ex­cep­cio­nes por pro­ble­mas de sa­lud, el be­bé y su ma­dre no se se­pa­ran en nin­gún mo­men­to des­pués del na­ci­mien­to, lo que fa­ci­li­ta el es­ta­ble­ci­mien­to del víncu­lo y el ini­cio de la lac­tan­cia. En al­gu­nos hos­pi­ta­les pro­pi­cian el con­tac­to piel con piel ma­dre-hi­jo y la lac­tan­cia en el mis­mo qui­ró­fano.

6

Es un par­to que brin­da a la mu­jer to­das las fa­ci­li­da­des pa­ra que se sien­ta en un am­bien­te de res­pe­to e in­ti­mi­dad, con luz te­nue, ais­la­do de rui­dos y sin nin­gu­na cla­se de pre­sión ex­ter­na.

7

Es un par­to en el que, lle­ga­do el mo­men­to, la mu­jer de­ci­de có­mo y dón­de desea dar a luz: hin­ca­da, en cu­cli­llas, de pie, de la­do, en cua­tro pun­tos, etc. Pue­de ser en la ca­ma, en el pi­so, en la si­lla, en el ba­ño, don­de ella lo quie­ra y se sien­ta có­mo­da y con­fia­da, in­clu­so den­tro del agua, en una ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.