El por­qué: trío de cau­sas

Ser Padres (Chile) - - 0 A 12 MESES -

1. El au­men­to de sa­li­va­ción es ne­ce­sa­rio pa­ra que pue­da pro­du­cir­se el cam­bio en la ali­men­ta­ción;

es de­cir, pa­ra que el ni­ño pue­da em­pe­zar a tra­gar los ali­men­tos se­mi­só­li­dos que van a ir for­man­do par­te de su die­ta. Tan pron­to na­ce, las glán­du­las sa­li­va­les fun­cio­nan muy po­co por­que el chi­qui­tín solo to­ma le­che, pe­ro a medida que pa­sa el tiem­po y sus ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les au­men­tan, di­chas glán­du­las ma­du­ran y se ac­ti­van con­si­de­ra­ble­men­te.

2. La ca­pa­ci­dad de de­glu­ción del pe­que­ño tam­bién va au­men­tan­do,

pe­ro hay unos me­ses en los que se pro­du­ce cier­to des­ajus­te en­tre la pro­duc­ción de sa­li­va y la ra­pi­dez del be­bé pa­ra tra­gar­la, que no es mu­cha, por eso se le es­cu­rre la ba­ba por las co­mi­su­ras la­bia­les.

3. La sa­li­da de los dien­tes en oca­sio­nes in­flu­ye in­di­rec­ta­men­te:

la erup­ción den­ta­ria (sue­le ocu­rrir en­tre los cua­tro y los do­ce me­ses, por lo que pue­de coin­ci­dir con la eta­pa de ma­yor sa­li­va­ción) pro­du­ce mo­les­tias bu­ca­les al pe­que­ño, quien en un in­ten­to de cal­mar­se, se to­ca las en­cías con la len­gua y se me­te los de­di­tos en la boca a me­nu­do, dos ac­cio­nes que au­men­tan la pro­duc­ción sa­li­val.

SI A PE­SAR DE NUES­TRAS PRE­CAU­CIO­NES SE LE IRRI­TA LA PIEL, LO MÁS ACER­TA­DO ES ACU­DIR AL PE­DIA­TRA PA­RA QUE NOS RE­CE­TE LA CRE­MA QUE CON­SI­DE­RE MÁS CON­VE­NIEN­TE.

Si vas a es­tar fue­ra de ca­sa to­do el día con tu be­bé, pro­cu­ra lle­var va­rios pa­ñue­li­tos de al­go­dón en la pa­ña­le­ra pa­ra que no uses el mis­mo una y otra vez. Ade­más, re­cuer­da siem­pre lle­var su cre­ma hi­dra­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.