Si es­tás em­ba­ra­za­da, no es ne­ce­sa­rio des­ha­cer­te de tu ga­to.

SI ES­TÁS EM­BA­RA­ZA­DA NO ES NE­CE­SA­RIO DES­HA­CER­TE DE TU GA­TO. EL ASEO Y AL­GU­NOS SEN­CI­LLOS CUI­DA­DOS EVI­TA­RÁN QUE AD­QUIE­RAS TO­XO­PLAS­MO­SIS DU­RAN­TE LA GES­TA­CIÓN.

Ser Padres (Chile) - - NEWS - NOHRA MALDONADO. DR. ANA LU­CÍA RUIZ POR ASESORÍA: CA­BRE­RA. GINECÓLOGA Y OBS­TE­TRA. ES­PE­CIA­LIS­TA EN LAC­TAN­CIA MA­TER­NA. [email protected] MAIL: ISTOCK FOTOS:

La to­xo­plas­mo­sis es qui­zás una de las en­fer­me­da­des más te­mi­das du­ran­te el em­ba­ra­zo; sin em­bar­go, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que los ga­tos no son los úni­cos mal­va­dos de la his­to­ria, pues son ne­ce­sa­rias cier­tas con­di­cio­nes pun­tua­les pa­ra que la mas­co­ta trans­mi­ta el pa­rá­si­to. Lim­pie­za, se­gui­mien­to mé­di­co y cui­da­dos sen­ci­llos son los me­jo­res alia­dos pa­ra lo­grar una ges­ta­ción sa­na y tran­qui­la.

¿ENEMI­GO REAL?

Aun­que los ga­tos son los prin­ci­pa­les trans­mi­so­res de la en­fer­me­dad, no to­dos son enemi­gos po­ten­cia­les de las mu­je­res em­ba­ra­za­das, pues tan solo un por­cen­ta­je de ellos es­tán in­fec­ta­dos con to­xo­plas­mo­sis. Aque­llos fe­li­nos que vi­ven en in­te­rio­res y nun­ca ca­zan su co­mi­da, o los que no sa­len de ca­sa y tam­po­co po­seen con­tac­to con pá­ja­ros, ra­to­nes o tie­rra, así como los ali­men­ta­dos ex­clu­si­va­men­te con con­cen­tra­dos es­pe­cial­men­te crea­dos pa­ra ellos, es­tán blin­da­dos, ya que no tie­nen po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir el pa­rá­si­to. Por el con­tra­rio, los ga­tos que fre­cuen­te­men­te re­co­rren ca­lles y jar­di­nes, así como los que ca­zan su pro­pio ali­men­to, son po­ten­cia­les hués­pe­des y trans­mi­so­res de la en­fer­me­dad. Así, las pro­ba­bi­li­da­des de que un fe­lino do­més­ti­co, cui­da­do, con­tro­la­do sa­ni­ta­ria­men­te y con sus va­cu­nas al día, con­ta­gie de to­xo­plas­mo­sis a una per­so­na, son re­du­ci­das.

El T. gon­dii pue­de in­fec­tar a to­dos los ma­mí­fe­ros, que le sir­ven de hués­pe­des in­ter­me­dios; sin em­bar­go, en los ga­tos ocu­rre un pro­ce­so par­ti­cu­lar. Los fe­li­nos se con­ta­gian al in­ge­rir car­ne cru­da con­ta­mi­na­da de pá­ja­ros o ra­to­nes, pe­ro son la úni­ca es­pe­cie ani­mal que eli­mi­na los hue­vos (oo­quis­tes) en sus he­ces. Es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos no son in­fec­cio­sos de in­me­dia­to, ya que re­quie­ren un pe­rio­do de in­cu­ba­ción de en­tre uno y cin­co días des­pués de ha­ber si­do eli­mi­na­dos en los ex­cre­men­tos del ga­to, por eso la im­por­tan­cia de asear a dia­rio la are­ne­ra y no per­mi­tir que se acu­mu­len los desechos.

LOS PE­LOS DE LOS GA­TOS NO TRANS­MI­TEN LA EN­FER­ME­DAD, PUE­DEN GE­NE­RAR EN AL­GU­NOS CA­SOS AFEC­CIO­NES RES­PI­RA­TO­RIAS O ALER­GIAS, QUE SE HA­CEN PRE­SEN­TES DU­RAN­TE LA CON­VI­VEN­CIA CON EL ANI­MAL Y NO EX­CLU­SI­VA­MEN­TE EN EL MO­MEN­TO DE LA GES­TA­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.