Qué ha­cer pa­ra fa­ci­li­tar­le la vi­da fue­ra de ma­má.

Es­tas son las cla­ves pa­ra fa­ci­li­tar­le la adap­ta­ción a la vi­da in­de­pen­dien­te fue­ra del úte­ro ma­terno.

Ser Padres (Chile) - - NEWS - MA­RÍA MARTÍN JI­ME­NA PÉREZ MO­RENO, PE­DIA­TRA POR ASESORÍA FOTOLIA SAÚL VILCHIS FO­TO DI­SE­ÑO

El úte­ro ma­terno es un pa­raí­so pa­ra el be­bé: allí se sien­te pro­te­gi­do las 24 ho­ras del día, tie­ne cu­bier­tas sus ne­ce­si­da­des de co­mi­da y sue­ño (tam­bién ha­ce pi­pí cuan­do quie­re), es me­ci­do con­ti­nua­men­te por el lí­qui­do am­nió­ti­co, no tie­ne frío ni ca­lor, los rui­dos le lle­gan amor­ti­gua­dos, no hay lu­ces in­ten­sas que lo des­lum­bren... ¡Es tre­men­da­men­te fe­liz!

Sin em­bar­go, es­ta si­tua­ción cam­bia cuan­do le lle­ga el mo­men­to de na­cer. Al sa­lir de su “bur­bu­ja protectora” se aden­tra en un mun­do desconocido don­de se sien­te des­ubi­ca­do, ex­tra­ño, te­me­ro­so; don­de vi­ve si­tua­cio­nes que le re­sul­tan des­con­cer­tan­tes: cam­bios ines­pe­ra­dos de pos­tu­ra, so­ni­dos, lu­ces, ham­bre, sed, frío, ca­lor... ¡Me­nos mal que ma­má y pa­pá es­tán ahí pa­ra re­ci­bir­lo! Es­cu­char sus vo­ces co­no­ci­das, acu­rru­car­se en sus bra­zos y ver sus mi­ra­das de amor lo ayu­da a cal­mar­se y a no sen­tir­se tan abru­ma­do. ¿Qué más ha­cer pa­ra ayu­dar­lo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.