Arru­ga­di­to co­mo una pa­sa

Ser Padres (Chile) - - DESDE LA CUNA -

“¡Ay, qué arru­ga­do es­tá!”, ex­cla­mó Ma­ría cuan­do vio por pri­me­ra vez a su her­ma­ni­to. A la ni­ña le re­sul­ta­ba cu­rio­so su di­mi­nu­to cuer­po, tan ro­ji­to e hin­cha­do, lleno de arru­gas. Lo que ocu­rre es que los be­bés lle­gan al mun­do con un ex­ce­so de lí­qui­do y tal acu­mu­la­ción ha­ce que la piel se hin­che y se les mar­quen pro­fun­da­men­te las arru­gas. Pe­ro en po­cos días eli­mi­nan el ex­ce­so de agua y van re­lle­nan­do la ca­pa de gra­sa de debajo de la piel, lo cual la vuel­ve ter­sa y sua­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.