Pe­lu­do co­mo un oso

Ser Padres (Chile) - - DESDE LA CUNA -

En los días que si­guen al parto, to­dos quie­ren ver pa­re­ci­dos fa­mi­lia­res en el pe­que­ño, aun­que la ver­dad es que ha­cer­lo en tal mo­men­to no sir­ve de mu­cho: ni pe­lo cla­ro, ni na­riz cha­ta… To­do pue­de cam­biar en cues­tión de días.

Por ejem­plo, mu­chos be­bés lle­gan al mun­do con to­do su di­mi­nu­to cuer­po re­cu­bier­to de ve­llo, mas es­to no sig­ni­fi­ca que el pe­que­ño va­ya a ser pe­lu­di­to por siem­pre. Se tra­ta de un ve­llo, lla­ma­do la­nu­go, que pro­te­ge a los be­bés den­tro del úte­ro y du­ran­te el parto. Al ca­bo de unos días des­apa­re­ce y es pro­ba­ble que tam­bién se les cai­ga la pe­lu­si­lla que re­cu­bre su ca­be­za.

In­clu­so, hay re­cién na­ci­dos que ape­nas tie­nen pes­ta­ñas y ce­jas, so­bre to­do si son pre­ma­tu­ros, pe­ro en­se­gui­da les cre­cen. ¡Y có­mo les cam­bia la ca­ri­ta en­ton­ces!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.