Dón­de que­da la fa­mi­lia cuan­do hay…

Ser Padres (Chile) - - 3 A 4 AÑOS -

HI­JOS ADOPTADOS

Es­ta edad en la que tan­to pre­gun­tan es la idó­nea pa­ra co­mu­ni­car a los ni­ños adoptados que lo son. Lo acep­ta­rán sin pro­ble­ma (ellos no tie­nen pre­jui­cios) si lo ha­ce­mos con na­tu­ra­li­dad y si se sien­ten que­ri­dos y se­gu­ros. Pe­ro a es­ta edad no hay por qué men­cio­nar ni di­ri­gir su aten­ción ha­cia sus pa­dres bio­ló­gi­cos (ni ellos sue­len in­tere­sar­se). A me­di­da que se va­yan ha­cien­do ma­yo­res y si mues­tran cu­rio­si­dad, se­rá el mo­men­to de dar­les la in­for­ma­ción de que dis­pon­ga­mos.

PA­DRES SE­PA­RA­DOS

El ni­ño de­be man­te­ner una bue­na re­la­ción con am­bos pa­dres y con sus res­pec­ti­vas fa­mi­lias. Es ne­ce­sa­rio que los dos pro­ge­ni­to­res ten­gan es­pe­cial cui­da­do en no ha­blar­le mal del otro, pues aun­que pue­dan te­ner sus di­fe­ren­cias, no ha­rían más que per­ju­di­car a su hi­jo si lo con­vier­ten en te­ma de con­flic­to.

AU­SEN­CIA DEL PA­DRE (O DE LA MA­DRE)

Por viu­dez, sol­te­ría, aban­dono, elec­ción pro­pia, un ni­ño pue­de cre­cer sin pa­dre o sin ma­dre. En es­tos ca­sos es me­jor ha­blar al hi­jo con cui­da­do de ese pa­dre au­sen­te, evi­tan­do la de­ni­gra­ción o idea­li­za­ción. Cuan­ta más in­for­ma­ción ten­ga, me­nos fan­tas­ma­gó­ri­ca se­rá la ima­gen que se ha­ga. Si hu­bo aban­dono o se­pa­ra­ción trau­má­ti­ca, con­vie­ne sa­ber que es du­ro y peligroso cre­cer con la ima­gen de un pa­dre des­pre­cia­ble; la pers­pec­ti­va de una re­la­ción amo­ro­sa, si la hu­bo, pue­de ayu­dar­le a asi­mi­lar su si­tua­ción. Por qué la ma­dre y el pa­dre no per­ma­ne­cie­ron jun­tos po­drá abor­dar­se con de­ta­lle en la ado­les­cen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.