¿AL BOR­DE DE UN ATA­QUE DE CELOS?

Ser Padres (Chile) - - TEMAS DE HOY -

Sen­tir­los cuan­do lle­ga un her­mano nue­vo o cuan­do por al­gu­na ra­zón la aten­ción des­can­sa en él, es na­tu­ral, pe­ro de­bes es­tar aten­ta pa­ra iden­ti­fi­car de qué ti­po de celos se tra­ta. Los hay sa­lu­da­bles, que son los que ex­pe­ri­men­tan los chi­cos cuan­do se per­ca­tan de que al­guien más es el cen­tro de aten­ción, los sien­ten por­que sa­ben que las co­sas cam­bia­rán y que ten­drán que com­par­tir tam­bién el amor que an­tes te­nían en ex­clu­si­va, pe­ro no re­pre­sen­tan nin­gún ries­go. No obs­tan­te, exis­ten los celos pa­to­ló­gi­cos, que sí pue­den ser ame­na­zan­tes, ya que el chi­co ce­lo­so da­ña la in­te­gri­dad de su her­mano, de dis­tin­tas for­mas, se­gún ex­pli­ca Jo­seph Kno­bel Freud, au­tor del li­bro El re­to de ser pa­dres. ¿Qué hay que sa­ber?

• Con la llegada de un her­mano cual­quier ni­ño pue­de ex­pe­ri­men­tar celos, no se tra­ta de al­go anor­mal.

• Si tu hi­jo pe­lea, le ha­ce tra­ve­su­ras inofen­si­vas a su her­mano o di­ce co­sas co­mo “¿po­de­mos de­vol­ver­lo?, “hay que re­ga­lar­lo”, “se­ría me­jor te­ner un pe­rri­to en lu­gar de un her­mano”, no de­bes alar­mar­te, aun­que sí es im­por­tan­te que amo­ro­sa­men­te le ha­gas sa­ber que no es po­si­ble des­ha­cer­se de él, que for­ma par­te de la fa­mi­lia y que to­do se­rá me­jor si apren­de a amar­lo y res­pe­tar­lo.

• Los celos pa­to­ló­gi­cos se ca­rac­te­ri­zan por­que no pue­des de­jar a tus hi­jos so­los sin la preo­cu­pa­ción de que uno sal­ga las­ti­ma­do o que las pe­leas se sal­gan de con­trol. Si es­to lle­ga a pa­sar, con­vie­ne bus­car el apo­yo de un psicólogo.

• Sin im­por­tar la edad de tus hi­jos, tra­ta de in­vo­lu­crar­los en lo con­cer­nien­te con ca­da uno; por ejem­plo, ocú­pa­te de que se­pan los gus­tos del otro uno e in­cí­ta­los a te­ner aten­cio­nes mu­tua­men­te, co­mo lle­var­le una bo­te­lla de agua cuan­do sal­ga de un en­tre­na­mien­to o arro­par­lo con una man­ta mien­tras duer­me. In­cúl­ca­les el va­lor de cui­dar­se entre ellos.

• Pro­cu­ra que ten­gan opor­tu­ni­da­des, si bien es cier­to que no se les pue­de dar lo mis­mo por­que ca­da uno tie­ne dis­tin­tas ne­ce­si­da­des, tam­bién lo es que hay que evi­tar vol­car­se a aten­der los re­que­ri­mien­tos de uno so­lo.

• Ase­gú­ra­te de que tan­to tú co­mo tu pa­re­ja le de­di­quen a ca­da hi­jo tiem­po de ca­li­dad y en ex­clu­si­va, eso les ayu­da­rá a for­ta­le­cer su au­to­es­ti­ma y la co­mu­ni­ca­ción con ca­da uno de us­te­des.

• No permitas que ni los ami­gos ni la fa­mi­lia ex­ten­sa mues­tren pre­fe­ren­cia entre ellos ni ha­gan com­pa­ra­cio­nes, ya que es­to da­ña la se­gu­ri­dad de tus pe­que­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.