5 A 6 AÑOS

Dis­ci­pli­nar ad­quie­re otro sen­ti­do cuan­do lo ha­ce­mos des­de la em­pa­tía y res­pe­to.

Ser Padres (Chile) - - NEWS - POR KA­RI­NA RO­DRÍ­GUEZ CHIW ASESORÍA AL­MA RO­SA MAR­TÍ­NEZ, PSICÓLOGA EDU­CA­TI­VA Y PA­TRI­CIA A. MAGALLANES, PSICÓLOGA CLÍ­NI­CA DI­SE­ÑO SORAYA AVELAR TANUS FO­TO ISTOCK

Dis­ci­pli­nar siem­pre des­de la em­pa­tía y el res­pe­to.

Ellos so­lo quie­ren apren­der. No sa­ben de lí­mi­tes ¡ni de obs­tácu­los! Su na­tu­ra­le­za los lle­va a desear sa­ber qué ocu­rre si, có­mo es y qué se sien­te... Y en esa em­pre­sa, tal pa­re­ce que lo desafían to­do, ¡in­clu­so a ti!, por­que ¡tú los li­mi­tas! Pe­ro im­po­si­ble no ha­cer­lo; co­mo adul­tos sa­be­mos que los lí­mi­tes im­por­tan y hay que en­se­ñar­les a te­ner­los y res­pe­tar­los con dis­ci­pli­na. Aun­que, ¡no to­do es dis­ci­pli­na! Y jus­to ese te­ma va­mos a abor­dar­lo aquí.

Al de­ta­lle

La dis­ci­pli­na de­be en­ten­der­se co­mo la ma­ne­ra de “edu­car, ha­blar, fa­vo­re­cer há­bi­tos sa­lu­da­bles y es­ta­ble­cer lí­mi­tes que per­mi­tan re­gu­lar en for­ma po­si­ti­va el com­por­ta­mien­to de nues­tros hi­jos”, afir­ma Pa­tri­cia A. Magallanes Muñoz Le­do, psicóloga clí­ni­ca y terapeuta fa­mi­liar.

En es­te pro­ce­so de en­se­ñan­za, pa­pá y ma­má ne­ce­si­tan “rom­per con los pa­ra­dig­mas que con­si­de­ran que pa­ra ‘dis­ci­pli­nar a los ni­ños’ se re­quie­ren gri­tos y pal­ma­das, in­clu­so gol­pes. Pe­ro tam­bién de­ben evi­tar caer en el ex­tre­mo de la per­mi­si­vi­dad, en la que la fi­gu­ra de au­to­ri­dad se ve di­lui­da y los ni­ños cre­cen sin una cla­ra re­fe­ren­cia de lí­mi­tes con­cre­tos y sin las ba­ses pa­ra una éti­ca y mo­ra­li­dad en su con­duc­ta”, ad­vier­te Al­ma Ro­sa Mar­tí­nez, psicóloga edu­ca­ti­va y maes­tra en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca In­fan­til. Por­que gri­tar y gol­pear, o dar pal­ma­das, son for­mas de vio­len­cia que en­se­ñan que ge­ne­rar mie­do y do­lor es una vía pa­ra con­tro­lar la con­duc­ta.

La reali­dad

Du­ran­te sus pri­me­ros cin­co años de vi­da los ni­ños lu­chan por con­ver­tir­se en se­res hu­ma­nos in­de­pen­dien­tes y se

re­be­lan an­te el he­cho de ser cria­dos por gen­te ma­yor. Por eso, la adap­ta­ción a las nor­mas y lí­mi­tes es frus­tran­te pa­ra ellos; sien­ten re­cha­zo a obe­de­cer y se­guir de­ter­mi­na­das con­duc­tas por­que aún no las han in­terio­ri­za­do co­mo una re­gla, en­ton­ces for­ce­jean cons­tan­te­men­te con sus pa­dres pa­ra sa­lir­se con la su­ya.

“Es nor­mal sen­tir enojo, de­ses­pe­ra­ción y ago­ta­mien­to cuan­do nues­tros hi­jos no si­guen nues­tras ins­truc­cio­nes. Pe­ro es­to no es jus­ti­fi­ca­ción pa­ra gol­pes, gri­tos, ma­no­ta­zos... To­das esas ma­ni­fes­ta­cio­nes son vio­len­cia y en mu­chas oca­sio­nes pue­den traer ma­yo­res pro­ble­mas que so­lu­cio­nes a la ho­ra de pen­sar en dis­ci­pli­na”, ase­gu­ra la psicóloga y terapeuta Pa­tri­cia Magallanes.

Los ex­tre­mos

Las con­se­cuen­cias de en­se­ñar “una dis­ci­pli­na ba­sa­da en co­rrec­cio­nes vio­len­tas con gri­tos y pal­ma­das o gol­pes es tan da­ñi­na co­mo la fal­ta de lí­mi­tes claros. Am­bas pos­tu­ras o mé­to­dos se re­la­cio­nan con con­duc­tas de ma­yor re­bel­día y, mu­chas ve­ces, con he­ri­das psi­co­ló­gi­cas y re­sen­ti­mien­tos que en la ju­ven­tud y la adul­tez son di­fí­ci­les de sa­nar, ade­más de que ge­ne­ran la con­ti­nua­ción de una ca­de­na que in­flu­ye en las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes”, se­ña­la Al­ma Ro­sa Mar­tí­nez, psicóloga edu­ca­ti­va.

Es im­por­tan­te que pa­pá y ma­má com­pren­dan que, co­mo adul­tos, de­ben ac­tuar en un ni­vel di­fe­ren­te que el de sus hi­jos; asi­mis­mo, que la ha­bi­li­dad de ca­da ni­ño pa­ra apren­der es úni­ca. Su ta­rea más im­por­tan­te es co­no­cer a su hi­jo y en­se­ñar­le la con­duc­ta ade­cua­da de la for­ma en que so­lo él pue­de apren­der­la.

Lo ideal

La em­pa­tía, la con­fian­za y el res­pe­to son ac­ti­tu­des sa­lu­da­bles que los pa­pás de­ben uti­li­zar pa­ra crear una co­mu­ni­ca­ción sa­lu­da­ble entre la fa­mi­lia. Tam­bién “de­ben acep­tar que son los adul­tos en con­trol y que es­tán ayu­dan­do a sus hi­jos a en­ten­der las re­glas de fun­cio­na­mien­to so­cial y fa­mi­liar. Su pa­cien­cia y el es­tar cons­cien­tes de que es un pro­ce­so com­pli­ca­do tan­to pa­ra ellos co­mo pa­ra sus hi­jos, son cla­ves”, co­men­ta la psicóloga Magallanes.

En es­te sen­ti­do, re­sul­ta esen­cial que pa­pá y ma­má dia­lo­guen y es­ta­blez­can acuer­dos en cuan­to a los lí­mi­tes y re­glas en los que van a in­sis­tir y que am­bos con­si­de­ran esen­cia­les y ne­ce­sa­rios pa­ra el pre­sen­te y fu­tu­ro de sus hi­jos. De­ben “ser con­gruen­tes, en pri­mer lu­gar po­nien­do el ejem­plo, pues no es po­si­ble es­ta­ble­cer una re­gla de lim­pie­za y or­den si en ca­sa los adul­tos no se in­vo­lu­cran en es­te com­pro­mi­so. Por ello es im­por­tan­te que la lis­ta de re­glas o lí­mi­tes sea cor­ta y se cen­tre en lo que se con­si­de­ra tras­cen­den­tal pa­ra po­der ser cons­tan­tes al pe­dir a los pe­que­ños que las cum­plan siem­pre”, ad­vier­te la psicóloga in­fan­til Al­ma Mar­tí­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.