Los pies cre­cen

Ser Padres (Chile) - - EMBARAZO -

“Ten­go sie­te me­ses y he te­ni­do que com­prar­me za­pa­tos de un número ma­yor al mío”.

Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses del embarazo, la ma­yo­ría de las mu­je­res no­tan que tie­nen los pies más gran­des y al­gu­nas, in­clu­so, ne­ce­si­tan un cal­za­do de ma­yor ta­lla.

Ocu­rre por dos ra­zo­nes: 1. La re­ten­ción de lí­qui­dos

Du­ran­te el embarazo, el cuer­po re­tie­ne ma­yor can­ti­dad de agua pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des de hi­dra­ta­ción del be­bé que se es­tá for­man­do. Es­ta re­ten­ción so­bre­sa­le al fi­nal del embarazo, ha­ce que los pies y los to­bi­llos se hin­chen y por eso pa­re­ce que han cre­ci­do.

2. El au­men­to de pe­so y la re­la­ja­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes

La pla­cen­ta se­gre­ga una hor­mo­na lla­ma­da re­la­xi­na que dis­mi­nu­ye la ten­sión en las ar­ti­cu­la­cio­nes pa­ra fa­ci­li­tar la mo­vi­li­dad ósea y ar­ti­cu­lar. Es­ta re­la­ja­ción (la­xi­tud), uni­da al ma­yor pe­so que tie­nen que so­por­tar los pies, pue­de ge­ne­rar un ven­ci­mien­to del ar­co del pie, alar­gán­do­lo. En con­se­cuen­cia, es po­si­ble que des­pués del parto al­gu­nas mu­je­res ne­ce­si­ten usar una ta­lla más de cal­za­do. Con­for­me avan­za el embarazo es nor­mal ex­pe­ri­men­tar al­gu­nas con­se­cuen­cias de los cam­bios que ex­pe­ri­men­ta el cuer­po y del au­men­to de las hor­mo­nas fe­me­ni­nas (es­tró­ge­nos y pro­ges­te­ro­na), que vuel­ven un po­qui­to loco al or­ga­nis­mo. Pe­ro, a ve­ces, tam­bién se pro­du­cen otros cam­bios que pue­den sor­pren­der­te y de los que no sue­le ha­blar­se. No te asus­tes si te pa­san co­sas un po­qui­to ra­ras, to­do tie­ne una ex­pli­ca­ción mé­di­ca, ¡afor­tu­na­da­men­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.